En Letur (Albacete)

Dos muertos al derrumbarse una sauna-iglú de cañas y barro que construyeron para dormir

Un grupo de 15 personas había construido una sauna-iglú, utilizando como materiales cañas y barro en una finca de Letur (Albacete)

Imagen de satélite de Google Maps del término municipal de Letur

La noche iba a ser calurosa pero tranquila y en plena naturaleza. Pero algo salió muy mal. Un grupo de 15 personas había construido una sauna-iglú de cañas y barro, el lugar donde iban a dormir en la finca “La Longuera”, en el municipio albaceteño de Letur.

Pero la artesanal e improvisaba cabaña construida con cañas y barro como materiales se derrumbó y dos personas han resultado muertas y una tercera herida, al quedar atrapadas entre los restos del derrumbamiento de la sauna-iglú. Uno de los fallecidos es un varón de 33 años que responde a las iniciales A.G.A. La identidad se la segunda persona, así como su sexo no ha sido confirmada aún. En cuanto a la herida grave, se trata de una mujer de 35 años, con iniciales Y.F.M. El alcance de las lesiones no ha sido determinado, pero sí que ha sido trasladada hasta el hospital comarcal de Hellín (Albacete).

Son datos confirmados por el Servicio de Urgencias 112 de Castilla-La Mancha, que recibió el aviso de la tragedia a eso de la 01:05 de hoy.

El delegado del Gobierno ha confirmado esta mañana que la segunda persona fallecida tiene 36 años de edad, así como que las víctimas son vecinos de Hellín y Alicante.

Atrapados en la sauna-iglú de cañas y barro

Los bomberos de Hellín y de la vecina localidad de Molinicos han llevado a cabo las tareas de rescate de los dos atrapados dentro de la sauna-iglú de cañas y barro.

Asimismo, agentes de la Guardia Civil han acudido al lugar del suceso y, posteriormente, dado traslado al juzgado de los datos recogidos

Un médico de urgencias, una UVI Móvil y una Ambulancia de Soporte Vital han integrado el operativo sanitario que ha acudido al lugar de los hechos. Se han encargado de dar traslado a los heridos, así como certificado las muertes de las dos víctimas que ha dejado el derrumbamiento de la sauna-iglú construida como refugio nocturno con cañas y barro.

La finca (La Longuera) es conocida como un lugar de referencia de los movimientos ecologistas y pacifistas. Se extiende entre los términos municipales de Letur y Elche de la Sierra.