Campeona contra la diabetes

María Machuca: toledana y futbolera a prueba de la diabetes 1 y sus siete inyecciones diarias

La portero prebenjamín del Torpedo 66 ganó con su equipo, Las Águilas, la VI Diabetes Cup, un torneo nacional creado para concienciar de que los niños y niñas pueden hacer una vida normal aunque padezcan esta enfermedad

María Machuca, ganadora de la diabetes

María Machuca, ocho añitos, guardameta del Torpedo 66 (en la categoría prebenjamín del equipo de Cebolla, Toledo), es una loca por el fútbol que practica el deporte que le apasiona a pesar de que ella misma tiene que ponerse siete inyecciones diarias ya que padece diabetes tipo 1. Y lo ha demostrando ganando con su equipo, Las Águilas, la sexta Diabetes Cup, un torneo dirigido a niños y niñas con diabetes de todo el país, cuyo torneo se ha celebrado en la Ciudad de Fútbol de Las Rozas, en Madrid.

El tío de María Machuca es el portero del Talavera

El torneo, organizado por la farmacéutica Lilly, está concebido para demostrar que los niños y niñas con diabetes pueden llevar una vida completamente normal, como el resto de las personas. El tipo 1, el que tiene María, es de origen inmunológico, no como el 2 , al que llegan los adultos por llevar estilos de vida no saludables. El tipo 1 obliga a la persona que lo sufre a inyectarse insulina desde el primer momento, de por vida.

María se pone ella misma siete inyecciones diarias

María, cuenta su padre, empezó a jugar ya a los cinco años. No tiene problemas en medicarse ella misma diariamente: dos inyecciones lentas y cinco rápidas. El fútbol le viene vía sanguínea: su abuelo, Ángel Machuca, estuvo a punto de jugar en el Rayo Vallecano pero lo rechazó por motivos laborales; su padre, José Ángel Machuca Jerez, es el veterano (36 años) capitán del Torpedo 66, que lleva 20 años jugando en Tercera División y Primera Preferente; y su tío, Ernesto Machuca, es el actual portero del CF Talavera, que milita en la Segunda División B.

María Machuca, acompañada por sus padres, Paula y José Ángel, y su hermana
María Machuca, acompañada por sus padres, Paula y José Ángel, y su hermana.

Los padres de María cuentan que se enteraron de la Diabetes Cup a través de los grupos de whatsapp de personas afectadas por la diabetes. Tras mandar un vídeo de María, fue seleccionada. En el torneo jugaron 60 niños, seleccionados de toda España, encuadrados en seis equipos mixtos de diez jugadores cada uno: Las Águilas, Los Búfalos, Las Cebras, Los Osos, Los Tiburones y los Tigres, que estuvieron controlados por sanitarios y enfermeros.

La madre de María, Paula Ramírez, revela que su hija, en un principio, jugó de portera en Las Águilas, pero al ser tan pequeña en relación a sus compañeras, hicieron que fuera jugadora de campo, donde cuajó una actuación destacada, con varios goles en su haber.

Quise ser portera porque no me pasaban el balón

La propia María explica por qué se decantó por la portería: “Porque no me pasaban el balón”. Es fan del Real Madrid. “Le viene de familia”, dice el padre, José Ángel. Su jugador favorito es Marco Asensio. Y cuando se le pregunta a María si querría seguir jugando de mayor y en qué equipo, responde: Sí, en el Atlético de Madrid, porque el Real Madrid no tiene equipo”.

María es portera prebenjamín en el Torpedo 66
María es portera prebenjamín en el Torpedo 66.


El futuro de una saga futbolística está garantizado. La diabetes no puede con ella. Palabra de María Machuca
.

Imagen del torneo Diabetes Cup
Imagen del torneo Diabetes Cup