Anuncios del consejero de Sanidad

Nuevo programa de detección de cáncer de cérvix y parches para acabar con los pinchazos de la diabetes

Junto con los test genéticos para saber si las mujeres operadas de cáncer de mama deberán recibir o no quimioterapia, el consejero de Sanidad ha anunciado tres programas sanitarios que afectarán a miles de castellano-manchegos

Los miembros de Podemos, en la primera foto del nuevo Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha. Foto - Rebeca Arango

El Gobierno de Castilla-La Mancha pondrá en marcha a partir del 15 de diciembre un programa de detección de cáncer de cérvix del que se podrán beneficiar unas 525.000 mujeres de entre 25 a 65 años en la comunidad autónoma, tal y como ha anunciado hoy al término de la reunión del Consejo de Gobierno el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz.

jesus_fernandez_sanz
Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad.

 

El cáncer de cérvix, una de las 3 enfermedades con mayor índice de muerte en la mujer

Mujeres que recibirán la notificación oportuna para que se puedan, si quieren, realizar la prueba. El consejero ha recordado que el cáncer de cérvix es una de las tres enfermedades con mayor índice de muerte en la mujer, “por lo que es tremendamente importante que, si una mujer lo tiene, se descubra lo más pronto posible. Por lo que vamos a buscar dónde está ese cáncer, de ahí esta campaña”.

El importe del programa se desconoce porque depende del número de mujeres que deseen someterse a él.

Un test genómico para saber si hay que recibir o no quimioterapia por el cáncer de mama

Además, Sanz también ha anunciado que pondrán en marcha el denominado “test genómico para determinar si una mujer operada de cáncer de mama debe recibir o no tratamiento de quimioterapia, un tratamiento agresivo que si se lo podemos evitar a la mujer, pues mucho mejor. Si el tumor tiene una serie de condiciones, el oncólogo y la paciente podrán decidir con esta prueba genética si pasa por la quimioterapia o no”.

Afectará a unas 700 mujeres al año en Castilla-La Mancha y se pondrá en marcha el 14 de septiembre. Cada test, ha señalado el consejero, supondrá un desembolso de 2.000 euros para las arcas regionales.

Un parche en el brazo acabará con los pinchazos y las tiras reactivas de la diabetes tipo 1

Por último, Sanz ha anunciado también que el 1 de octubre comenzará un tratamiento diferente a los actuales para paliar la diabetes de tipo 1. O, lo que es lo mismo, se procederá a colocar un parche en el brazo que acabará con los actuales y molestos pinchazos y con las tiras reactivas.

Un parche que servirá como sistema de monitorización continua de la glucosa y se empleará en pacientes con diabetes melitus tipo 1 de entre 4 y 17 años de edad. Si funcionara como se espera y diera los resultados apetecidos, se introduciría en los adultos en el próximo año.

En esta fase se pondrán parches a entre 300 y 350 niños y cada parche costará, al Sescam, 1.400 euros.