Tercer día de restricciones

"Una situación de angustia por los vecinos, por la ganadería..."; los pueblos del Torcón quieren agua

Con unas reservas que llegan a su mínimo, los ayuntamientos de la Mancomunidad Cabeza del Torcón intentan garantizar el abastecimiento para los más de 14.000 vecinos de la comarca en estos días en los que se ha levantado una limitación para el uso doméstico de agua, mientras que desde hace meses sufren una restricción en uso agrícola y ganadero. Alcaldes, trabajadores y vecinos buscan alternativas y futuros planes para que no deje de haber agua

Embalse del Torcón II, en Menasalbas Foto - Rebeca Arango

Se trata de una situación excepcional. Las mentes de los vecinos de la comarca del Torcón regresan a 2012. Ese año tuvieron restricciones de agua desde mayo hasta septiembre, en una situación que seguramente no querrían que se repitiera jamás. Pero ha sido así. Los vecinos de 11 municipios están viendo cómo el consumo de agua para uso doméstico se ha limitado. Ahora, la situación en los pueblos no deja de ser de preocupación.

¿Qué pasará? ¿Lloverá? ¿Cederá agua Toledo para el consumo y uso doméstico? ¿Será potable? ¿Y qué pasa con la ganadería? ¿Seguirá la restricción para uso agrícola mucho tiempo? ¿Debería plantearse otro método? ¿Deberían dejar de gastar agua de red para la ganadería? ¿Y las empresas? ¿Se irán? ¿Se quedarán…?

La situación de la comarca del Torcón: aguas, resoluciones y medidas.

El embalse del Torcón, poco a poco, se agota

Desde el pasado 6 de noviembre, los 11 municipios de la Mancomunidad Cabeza del Torcón han restringido el uso doméstico de agua a 200 litros por persona, una restricción que se ha hecho necesaria al haber una situación crítica en el embalse del Torcón II, que es el que sirve para abastecer -con agua depurada- a estos municipios de la comarca.

No son las primeras restricciones, ya que el uso agrícola y ganadero del agua en esta zona ya se prohibió a finales de agosto. En un momento se creía que no haría falta restringir el uso doméstico de agua, pero al final se ha tenido que llegar a esta situación, debido a la falta de lluvias, a la acuciante sequía y a la falta de reservas hídricas.

Medidas de urgencia

Ahora, los municipios siguen haciendo uso, con precaución, del agua del Torcón II, aunque hay consistorios como el de Pulgar, que ha decidido mezclar este agua con la de un pozo municipal, con lo que queda desaconsejado el uso de boca. Sin realizar una analítica de aguas y ante una situación excepcional, se pide a los vecinos del municipio que solo usen los grifos para higiene, limpieza y otros usos domésticos que no tengan que ver con el consumo potable. Esta medida se tomará desde hoy, 9 de noviembre.

Torcon2_10
Depuradora de aguas en el embalse del Torcón II, en Menasalbas.

“Aunque con esta medida se consiga que cada uno de nosotros podamos disfrutar del agua necesaria no debemos olvidarnos de que esto no ha hecho más que empezar y que que no sabemos cuál será su duración…”, explica el propio alcalde, Rubén Cano, en un Bando. Esta medida se ha tomado “dado que no es posible”, con el agua que llega, “mantener el suministro de agua a cada uno de los usuarios”. Es decir, que parece que con los 200 litros por persona que se ha decretado, no tienen suficiente.

El Ayuntamiento de Totanés también comunicó el pasado 3 de noviembre que se llevaría a cabo una medida similar: se conectarían los pozos a la red de saneamiento, “por lo cual el agua no será potable”, expresaban en un comunicado. Los vecinos de este pueblo si pueden conseguir agua potable en los depósitos municipales.

Vídeo sobre la situación del Torcón II.

En Cuerva aún no han tenido que realizar cortes en el suministro para asegurar el agua, aunque saben que el nivel sigue bajando. A la espera, la reunión con Milagros Tolón el próximo martes 14, a la que asistirán, además de miembros de la Mancomunidad Cabeza del Torcón, varias empresas ganaderas y cárnicas, entre ellas, Tello, la mayor empresa de la comarca, que actualmente es una de las que más agua potable necesita para el procesado de sus carnes.

Los municipios del Torcón esperan "generosidad" por parte del Ayuntamiento toledano. Necesitan 1,5 hectómetros cúbicos, estiman, para poder garantizar el suministro.

Víctor Cerezo, alcalde de Cuerva y presidente de la Mancomunidad, no habla de precios ni de costes de este agua que pretenden pedir a la alcaldesa de Toledo. Recordemos que el Torcón I es propiedad del Ayuntamiento de Toledo y que actualmente está al 13 por 100 de su capacidad. La Mancomunidad pedirá una cesión de, aproximadamente, 1,5 hectómetros cúbicos, para un acuerdo-marco que se extienda a los próximos años. Ahora mismo no hay ni siquiera 1 hectómetro cúbico en dicho embalse.

El embalse del Torcón II está en una situación extrema: se calcula que su reserva de agua se agotará en unos dos meses si esta climatología perdura en los meses venideros, aunque se espera que el otoño actual sea más lluvioso en las próximas semanas. Con la medida de ahorro, esperan que se pueda alargar más esa reserva de agua del embalse mancomunado.

alcalde_Cuerva_1
Víctor Cerezo, alcalde de Cuerva y presidente de la Mancomunidad del Torcón.

“Necesitamos agua”, dice el presidente de la Mancomunidad. La situación, nos cuenta, es “de angustia”. Los vecinos “sí están concienciados”, pero se teme también “por la ganadería de algunos municipios como Menasalbas”. Cerezo nos pone al día de la situación, y confirma que “no ha habido cortes de agua de momento” en los 11 municipios, aunque estima que los primeros pueblos en los que se pueden producir cortes son “sobre todo los tres pueblos que tenemos industria”: Menasalbas, Totanés y Pulgar, que acumulan unos 5.000 habitantes.

Con la reunión con el Ayuntamiento de Toledo de fondo, Víctor Cerezo explica que en esta situación “no podemos hacer uso del agua que queda en el Torcón I”, que es muy poca, pero para un futuro si queremos que se nos ceda el 50 por 100 del Torcón, unos 3 hectómetros, y únicamente en años de sequía”. El alcalde de Cuerva es claro: “Con nuestro pantano nos es suficiente en un año de lluvias”.

El embalse del Torcón II, puede acumular de máximo 1,7 hectómetros cúbicos. Ahora está entorno a los 0,4 hectómetros. “En un año se recupera y aguanta para otro año; se redistribuye y se divide a los pueblos”, explica.

Menasalbas: situación crítica para los ganaderos

Menasalbas es el municipio de la comarca en el que más ganadería hay, con diferencia. Después de la crisis económica, el negocio de los muebles cayó, mientras que las cabezas de ganado se han aumentado de 25.000 a más de 95.000 (tomando como referencia el censo agrario de 2009). En estos momentos, esa cifra actual sobre la ganadería no deja de ser una estimación. Hay quien dice que son el doble -muchas de ellas sin registrar-, hay quien por lo contrario estima que no se llega a tanto.

“Hemos sobrevivido a la crisis gracias a la ganadería”, nos cuenta Julio Sánchez. Él, con 27 años, junto a su padre, gestiona una explotación de ganado extensivo en la localidad. Tienen unas 500 piezas de vacuno, han disminuído bastante la explotación en los últimos años y no descartan que, con esta situación, tengan que disminuir más. Para las explotaciones han hecho uso de la red de agua hasta que se les cortó el grifo, en agosto de este año. Ahora tienen que usar el agua de los pozos, tanto de los privados propios como de uno municipal que existe para este menester.

Concienciación, uso del agua de red restringido y reservas de los pozos que no quieren agotar

“En Menasalbas estamos concienciados”, nos explica Julio. Llevan desde finales del verano haciendo planes para ver previsiones de agua. Ahora, en invierno, calculan que cada cabeza de ganado -bovino- necesita unos 20 litros de agua al día. En la actualidad hay quien no quiere que se derive agua para el ganado. Hay vecinos de estas localidades que piensan que el agua de red debería ir para las personas y por lo tanto ven bien la restricción de agua para uso ganadero en los municipios del Torcón.

En cambio, esta familia ganadera, incluso, no vería mal un trasvase de aguas del Tajo para el Torcón. “Si se hacen trasvases para el Segura… ¿Qué pasa con nosotros?”, cuenta Julio Sánchez padre. Su hijo relata que se han creado conflictos entre ganaderos con el ayuntamiento, entre ellos, con la Confederación Hidrográfica del Tajo… “Se está creando un problema social muy amplio”, explica y añade que “hay soluciones que no se están tomando”.

Ganadero_Torcon_
Julio Sánchez Dacuña, ganadero de Menasalbas.

“Hace falta que llueva bastante”. Tanto padre como hijo coinciden en ello, y además es una frase que se ha repetido mucho en estos pueblos desde hace semanas, cuando últimamente solo han caído 20 litros por metro cuadrado en la zona, aproximadamente. Ambos saben, como explica el hijo, que “cada vez llueve menos”. “La responsabilidad es del tiempo”, añade. Por ello creen que se pueden tomar medidas que tendrían que llegar “ya”, ante esta situación crítica.

En esta explotación se abastecen con dos pozos, pero el padre admite que no quiere “cargárselos”. Por ello traen agua de los pozos municipales que no están destinados para uso humano, también, para mantener a las cabezas de ganado. “De momento no hay ningún impuesto” sobre el agua, subrayan. Estos pozos, que llevan hechos desde hace años, se proyectaron desde aquella sequía que aún recuerdan: la de 1995.

“No hay red suficiente y hay muchos intereses entre medias”, explica el padre. En este pueblo el agua no llega de la misma forma a todos los sitios. “En casa, de momento llega el agua”. Afirma que “ha habido cortes, pero lo que dan de agua llega para el consumo” y añade que “el agua a las casas no llega de los pozos”, de momento. “Si no se gastan las derivaciones que se han hecho ahora… “a la parte baja no se le va a acabar pero a la alta sí”, estima Julio Sánchez.

Torcon2_3
Presa del Torcón II.

¿Trasvase de aguas desde Castrejón hasta el Torcón?

“Que quede claro, necesitamos agua”, explican y una de las soluciones en las que piensan desde el colectivo es un futuro trasvase de agua entre el embalse de Castrejón y el Torcón. Claro que para eso se necesita dotar una infraestructura y construir una red de derivación de aguas como la tubería manchega para derivar agua a las Tablas de Daimiel, que sigue en construcción. Desde Asaja, también contemplan esta posibilidad: una canalización “intracuencas”, como explicaba a encastillalamancha.es la presidenta de la organización en Toledo, Blanca Corroto.

En la organización de jóvenes agricultores de Toledo creen que lo necesario es que se optimicen los recursos, algo que debe incluirse en los Presupuestos Generales del Estado, dentro de la asignación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente, y a su vez, en la asignación que vaya a la Confederación Hidrográfica del Tajo. Tampoco ven mal que se ceda agua del Torcón I a los municipios de la mancomunidad, ya que “Toledo se puede abastecer de otros sistemas”, explicaba a este periódico la propia Corroto.

Como soluciones, plantean que se limpie el embalse e incluso que se amplíe su capacidad. El agua del Tajo, para los castellano-manchegos y para el Torcón

Asaja se reunió hace unos días con el presidente de la CHT, Juan Carlos de Cea, a quién también trasladaron la situación de la Mancomunidad y de las explotaciones de la comarca. Creen que la problemática que existe se puede solucionar con una inversión económica “ya sea en obras o canalizaciones”. “Es prioritario el consumo humano al ganadero”, explica Corroto. Admiten que el comisario “no se comprometió a nada” tras la reunión; solo traspasaría las peticiones al Mapama.

Preguntado por esta cuestión, Víctor Cerezo, presidente de la Mancomunidad nos cuenta que “no es necesario para esta zona hacer un trasvase”. Explica que el Torcón I está conectado con el II, por lo que no haría falta -si se diera la cesión de aguas por parte del Consistorio toledano- “hacer trasvases, con los gastos económicos que acarrean”.

Torcon2_8
Depuradora de aguas.

Desde la Mancomunidad creen que decisiones como pedir un cambio de titularidad para el Torcón I “son cosas que hay que estudiar”, pero subraya que la dotación que quieren de aguas de este embalse es “para tiempos de sequía”, por lo que ese cambio de titularidad “tampoco sería necesario”. “Tampoco necesitamos tanta agua”, explica el alcalde de Cuerva: “la capacidad del Torcón II es lo que venimos consumiendo”, por lo cual estima que es “poco” lo que hace falta.

Hablar de trasvases puede acarrear una “guerra del agua” como la que se vive hoy en España. La polémica de los trasvases está muy presente también en la región. Es común la frase de “si se llevan el agua a Murcia, ¿por qué no la repartimos aquí?”. Cerezo espera que esta necesidad, que las ideas que se plantean sobre la mesa y los debates que vendrán, no supongan una guerra entre partidos. En esta zona, nos cuenta “están a medias” en los ayuntamientos, pero confirma que “los colores políticos no se anteponen”. En su opinión son cosas que se deben descartar, porque “hay que mirar por el futuro del agua para vecinos y empresas”.

Restricciones hasta próximo aviso

Por lo tanto, no hay fecha para poner fin a las restricciones que se han marcado en los 11 municipios del Torcón. Aqualia, empresa que gestiona el agua en estos pueblos, no ha hecho estimaciones de hasta cuando pueden seguir las restricciones, con las que se alargarán los 86 días que se preveían en los que se gastaría el agua del Torcón II y la razón fundamental por la que se establecieron las limitaciones.

No se descartan cortes en los próximos días, aunque los ayuntamientos intentan asegurar el suministro para todos los vecinos y las empresas. “La restricción se levantará cuando se recupere un poco el pantano”, explica el propio Víctor Cerezo. “Tiene que subir el nivel con las lluvias y tenemos que dejar que se recupere para que no estemos en dos meses igual”, nos cuenta.

Torcon1_5
Puente del Torcón I, en Menasalbas. Esta parte, está completamente seca.

La agonía que hoy viven los municipios toledanos, seguirá alargándose hasta que lleguen las esperadas lluvias. Aunque haya agua en estos municipios, queda claro que lo que se necesita es un planteamiento de ahorro para que no se llegue a esta situación. “No podemos vivir sin agua”, cuentan los ganaderos. “Nos hace falta”, cuentan desde los municipios.

Las diferentes visiones, los diferentes usos, determinarán un debate en el que el futuro de estos pueblos tiene mucho que ver. Los pozos se gastan, al igual que el agua de los embalses. La economía tiene unos pilares que han de sustentarse y la búsqueda del equilibrio es una cuestión a la que tendrán que enfrentarse todos estos municipios para encontrar soluciones a una sequía que quizá se convierta en una norma y no en novedad, durante los años venideros.