Fue el primer equipo de CLM

El Fight Club Albacete logró una plata y un bronce en el Campeonato de España de boxeo por clubes

Mientras el júnior Nacho Guerrero debutaba en una competición nacional logrado la plata en el peso pesado, Kike García cerraba su año magnífico colgándose su tercera medalla en 2017, la de bronce en -52 kilos joven

Kike García y Nacho Guerrero, que llevaron al Fight Club Albacete a lo más alto en el Nacional

La primera participación de un club de la provincia de Albacete en el Campeonato de España de Boxeo por Clubes concluyó con un histórico resultado para el Fight Club Albacete, con la medalla de plata conseguida por Nacho Guerrero y el bronce de Kike García.

Este torneo, el equivalente a la Copa del Rey en fútbol o baloncesto, se celebró en el Centro de Alto Rendimiento Infanta Cristina de Los Alcázares (Murcia); participaron más de 150 boxeadores de toda España.

En su primera competición de carácter nacional, Nacho Guerrero dio la campanada en el peso pesado, en categoría junior, alzándose con la plata. En la final, la victoria se le escapó por un solo punto frente al leonés Rubén Castellanos, en uno de los combates más destacados de la categoría.

Kike García logró la tercera medalla del año

Por su parte, Kike García consiguió su tercera medalla del año, conquistando el bronce en los -52 kg joven, cayendo en semifinales ante el tricampeón de España Alberto Arroyo en un combate que se decidió por una discutida decisión. “El Patrón” volvió a dejar una gran imagen frente a un rival con mayor experiencia, cerrando un 2017 de ensueño, durante el que ha sido, por méritos propios, el púgil más destacado de Castilla-La Mancha.

Kike García ya conquistó en mayo el campeonato de Castilla-La Mancha al derrotar en el primer asalto al toledano José Manuel Pilar y cinco meses después accedió a semifinales del Campeonato de España disputado en Béjar (Salamanca), donde fue derrotado por el subcampeón continental, Ángel Amim, en un combate muy igualado que se decidió a los puntos.

Peor suerte corrieron Jordi Martínez y Juan Tovar ya que fueron eliminados ambos en cuartos de final contra el catalán Néstor Arabitarte y el onubense Juan Jesús Antúnez, respectivamente. El equipo dirigido por Jesús Coy firmó una actuación soberbia, no en vano fue el primer equipo castellanomanchego en el medallero.