Atletismo

La toledana Irene Sánchez-Escribano bate su marca personal y logra la mínima para Tokio

La discípula de Antonio Serrano se clasificó décima y rebajó en cuatro segundos su marca hasta dejarla en 9:27.53, un crono que la sitúa en el cuarto lugar del ránking español de todos los tiempos

Imagen de archivo de Irene Sánchez-Escribano. Foto - Foto subida de @irenesef

La toledana Irene Sánchez-Escribano logró este domingo rebajar su marca personal en cuatro segundos en 3.000 obstáculos en la Diamond League de Birmingham, con lo que ha logrado la mínima para los Juegos Olímpicos de Tokio, con uno de los mejores cronos de todos los tiempos en España.

Tanto Irene Sánchez-Escribano como el burgalés Jesús Gómez consiguieron este domingo sendas marcas personales en 1.500 y 3.000 m obstáculos en la prueba inglesa, aunque el burgalés se quedó a 40 centésimas de la mínima para los Mundiales de Doha, para los que la toledana ya tenía marca.

La discípula de Antonio Serrano se clasificó décima y rebajó en cuatro segundos su marca hasta dejarla en 9:27.53, un crono que la sitúa en el cuarto lugar del ránking español de todos los tiempos. Por delante de ella sólo quedan Marta Domínguez (9:09.39), Eva Arias (9:25.14) y Rosa Morató (9:26.23).

La marca es, además, mínima olímpica para los Juegos de Tokio 2020 (estaba fijada en 9:30.00).

Gómez, medallista de bronce en 1.500 en los Europeos en sala de Glasgow, se quedó este domingo en Birmingham a 40 centésimas de la marca mínima para los Mundiales de Doha al clasificarse sexto con 3:36.40.

El burgalés, actual campeón de España, llegaba a la reunión inglesa con un registro de 3:38.03, el tercero peor entre los diecisiete contendientes en la carrera de la Diamond League en el Alexander Stadium.

Aguantó en el grupo de cabeza hasta la última vuelta y sólo cedió ligeramente en el último cien. Venció el ugandés Ronald Musagala con 3:35.12.

El pasado día 10 Gómez acreditó en Granada esa marca de 3:38.03 después de dos meses de inactividad por culpa de una lesión. No competía desde el 11 de junio pasado, cuando se clasificó segundo en la reunión de Montreuil (Francia) con una marca de 3:42.37, precisamente por detrás del ganador de hoy, Musagala (3:42.34).

Aquél día llovió sobre la pista y los corredores del 1.500 tuvieron que esperar 15 minutos para tomar la salida. En tales condiciones meteorológicas, Gómez no sólo quedó lejos de la mínima para los Mundiales de Doha (3:36.00), sino que sufrió una rotura de fibras en un gemelo que le ha tenido nueve semanas fuera de competición.

Hasta el momento sólo dos españoles cuentas con mínima mundialista en 1.500: Adel Mechaal, líder español con sus 3:33.91 del 7 de julio en Lausana, y Kevin López con 3:34.83 en esa misma carrera. En los Mundiales cada país puede alinear a tres atletas por prueba.