No tiene noticias de ningún avance en la situación

Pedro Cifuentes: "Esto es infrahumano, Jesús está grave, con un tobillo destrozado, podría perder el pie"

El alpinista conquense, que cuida a su compañero, el montañero de Illescas Jesús Gutiérrez Rey, está indignado porque no puedan retornarle aún a España y lanza un SOS ya que precisa de una operación urgente para que no pierda el pie

Rescate de Jesús Gutiérrez Rey en el que fue protagonista Pedro Cifuentes Foto - Gema Gutiérrez Rey

“Esto es infrahumano. No pasa en otro país. Jesús está en estado grave, con un tobillo destrozado, que se le podría necrosar, perdiendo el pie”. Quien esto decía a primera hora de la tarde era Pedro Cifuentes, el alpinista conquense que está acompañando a su compañero Jesús Gutiérrez Rey, de Illescas (Toledo), herido grave en la Patagonia argentina al caer a un lago desde una altura de 30 metros cuando intentaban rescatar a otros dos montañeros, brasileños (que acabaron muertos).

Pedro Cifuentes, al lado de Jesús

Hace ocho días que Cifuentes acompaña a Jesús, cuya familia aún aguarda a que se solucione la situación para repatriar al alpinista toledano. Este deportista conquense no da crédito a lo que están pasando. “Si fuéramos asesinos, ya estaríamos en España, pero como somos buenas personas…”, añade un muy indignado Cifuentes, quien avanza que hoy mismo por la tarde hablará con el cónsul.

Tiene mal el hombro, el codo infectado, el tobillo destrozado, el cual necesita una operación urgente

Cifuentes recuerda que Jesús está como está después de intentar el rescate de otros compañeros de la montaña. “Tiene mal el hombro, el codo infectado, el tobillo destrozado, el cual necesita una operación urgente”, destaca. Al tener cinco costillas rotas, al paciente se le ha practicado un neumotórax, un tubo que también hay que sustraer; la cicatrización de la herida llevaría entre dos y tres meses, y para hacer esta operación, avisa Cifuentes, el Hospital de Calafate, donde está internado Jesús, necesita material que le tendrían que traer de otro centro sanitario (en Argentina las distancias son siderales comparadas con las que hay en Europa).

Si el alpinista herido tuviera que quedarse más de dos meses en Argentina, sus familiares tendrían que desplazarse a aquel país para cuidarle, y Gema, la hermana, ha dicho que la familia, de clase media, no tiene medios para ello.

“No me lo creo que estemos así por culpa de la burocracia”, concluye Cifuentes, que atiende a encastillamancha.es en un bar, dejando solo a su compañero, quien necesita su ayuda hasta para comer.