Entrevista Irreverente a Antonio Luengo, director de la Agencia del Agua de CLM y alcalde de Villalba del Rey

"En el seminario había gente haciendo sacrificios con tonterías de esas como los cilicios…"

"¿La primera vez que hice el amor? ¡Pues que fue una situación de pánico! Porque estás entusiasmado, quieres hacerlo bien, piensas que es una cosa…"

Foto - Rebeca Arango

Antonio Luengo tiene 59 años “y vivo en la carretera, como Miguel Ríos”. En realidad, vive en Alcobendas (Madrid) y es alcalde de Villalba del Rey (Cuenca), al que va cada tres por dos y no cada dos por tres. Es director de la Agencia del Agua en Castilla-La Mancha y lo que leen es la Entrevista Irreverente de encastillalamancha.es.

Entre sus aficiones está, sobre todo, la lectura, “y quizás el golf, al que no juego nada. ¡A ver si hacemos un campo en Villalba… Ja, ja, ja…!”. Entró en el PSOE en 1983, aunque luego estuvo mucho tiempo inactivo. “Pero en mi pueblo tenían mi carné y hacían lo que querían con él. Todo el mundo sabía quién era yo y que les apoyaba en lo que quisiesen. Pero como tenían mi carné ahora me ponían en la lista, luego en no sé qué…”.

Hasta que le convencieron en 2011 para ser el candidato a la Alcaldía por el PSOE. “Sí, me convencieron… Me lo pusieron muy negro, yo no lo tengo tan claro a posteriori, y ellos erre que erre que no, que perdemos las elecciones, que te tienes que presentar, que tú ganas… Y me engañaron”. Quienes más le engañaron fueron… “Un poco todos. Pedro Romero me engañó mucho, quizás Pedro el que más… Ja, ja, ja… La persona a la que más valoro a nivel político y humano en mi pueblo es a Pedro; y también me engañaron mi teniente de alcalde, José Luis Moraleja; el antiguo alcalde, José Luis del Peral… ¡Todos me engañaron…!”. Aunque reconoce que le vino bien, “si querían que les echara una mano… Pues bien”.

Ah… Y va a repetir dentro de dos años como candidato “porque hacen lo que quieren conmigo… Ja, ja, ja…”.

Pasen y lean…

“En el seminario había mucha forma y poco contenido”

Iba para cura, incluso estuvo en el seminario…

Sí, estuve en el seminario siete años en total. Pero era lo normal en 1968, teniendo una familia sin ningún recurso económico las posibilidades de estudiar… Si el maestro le decía a tus padres que el chico servía pues la única posibilidad de estudiar era irse con los curas. Estuve en Uclés y luego en Cuenca. Hice todo el Bachillerato antiguo, hasta que pensé que había concluido ahí mi etapa y me fui a hacer COU al instituto.

Pero, ¿tuvo vocación? ¿Estuvo a punto de ser cura?

No, yo creo que era una cuestión de… Yo tenía un importante respeto por las personas, lo que pasa es que el tema religioso… En mi casa no era importante, muy marginal, y algunas veces fue hasta decepcionante.

¿Por qué?

Pues porque había mucha forma y poco contenido. El momento más decepcionante fue una vez, cuando te encontrabas a la gente haciendo sacrificios con tonterías de esas como los cilicios y dije que eso no podía ser la religión, pensé que la religión tenía que ser otra cosa más de solidaridad. Ahí se hablaba mucho de amor al prójimo pero la gente se amaba mucho a sí misma.

Antonio Luengo, director general de la Agencia del Agua

 

¿Quiénes se aplicaban el cilicio (faja de cerdas o de cadenillas de hierro con puntas, ceñida al cuerpo junto a la carne, que para mortificación usan algunas personas de forma deliberada)?

Los compañeros de allí hacían esas cosas.

Usted no llegó a aplicárselo…

No, no… Me pareció que hay cosas que entran dentro del morbo ya.

¿Usted es creyente?

No. A día de hoy no, me parece una cosa en la que yo no entro.

Creo que le comen los libros, que tiene una biblioteca particular que es espectacular y que incluso ha leído todo lo que se puede leer e incluso un poco más.

Sí. La verdad es que eso es… A alguien le gusta la heroína y a mí la lectura. Ha sido terriblemente satisfactorio, pero quizás también un poco una obsesión. Y sigue siéndolo, ¿eh?

¿Cuántos libros lee a la semana?

Ahora puedo estar leyendo uno a la semana, pero antes uno diario. Mira, una anécdota, para que me comprendas: en un determinado momento me puse a leer “Antonio Pérez”, de Gregorio Marañón (un hombre que me encanta, una personalidad), un tocho impresionante, lo empecé por la tarde y lo terminé por la mañana. ¡Necesitaba leérmelo entero! Estuve toda la noche leyendo. No dormí ni un minuto.

¿Su libro preferido?

Quizás “Bomarzo”, de Múgica Láinez. “Cien años de soledad” también. Seguramente todo el mundo piensa que El Quijote, que es maravilloso, pero hay algunos otros que… El Siglo de las Luces me gusta mucho. O Muñoz Molina.

¿Cuántos libros tiene?

Unos 6.000. Los tengo en casa, distribuidos por todos los sitios, en estanterías dobles…

Es catedrático de Historia. ¿Cuál es la parte que más le atrae?

La Edad Moderna. Y en concreto el siglo XVI. Los comuneros, la crisis económica del 17…

¿Recomienda un libro a Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha?

“El Príncipe”, de Maquiavelo.

¿A María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, secretaria general del PP y presidenta del PP de CLM?

“Ética para Amador”, de Fernando Savater.

¿A José García Molina, secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha?

Quizás… Con la dinámica que llevan, “¿Qué hacer?”, de Lenin.

¿A José Luis Martínez Guijarro, vicepresidente de Castilla-La Mancha?

Cualquier libro de economía le va a encantar. Alguno de José Carlos Díez, que está haciendo muchas cosas interesantes.

¿A Mariano Rajoy?

“La Democracia”, de Tocqueville.

¿Por qué se hizo gasolinero? Quizás porque vio los aperos de pequeño en el campo y pensó: huy, cuanto más lejos de esto, mejor…

Fue una cosa accidental. En un determinado momento… En mi casa mi padre era albañil y siempre explico que estudié muy deprisa porque yo no quería saber nada de la albañilería. Y es verdad, soy muy malo y muy vago para los trabajos manuales, pero en cambio soy capaz de estar una noche entera leyendo. Además, yo tenía una deuda… Mis padres lo pasaron muy mal para que yo pudiera estudiar y tenía una deuda con ellos que seguramente no pagaré nunca. Pero creo que hoy están muy contentos conmigo, salvo en lo de ser alcalde…

¿No están contentos con que sea el alcalde de Villalba del Rey?

Pues porque lo pasaron mal antes, en la Dictadura, y esas situaciones dan un miedo atávico que se reproduce permanentemente… Además, eso de que hablen de mí, de que puedan criticarme, que es lo habitual y que a mí no me produce ninguna…

Mi padre es hijo póstumo, su padrastro estuvo en la cárcel por afecto a la República, mi abuelo materno estuvo en el Ejército republicano…

¿Por qué lo pasaron mal en la Dictadura?

Porque la Dictadura es un régimen que significó… Mi padre es hijo póstumo, su padrastro estuvo en la cárcel por afecto a la República, mi abuelo materno estuvo en el Ejército republicano, cosa normal porque si te tocaba zona republicana te movilizaba la República, pero claro esas cosas… Cuando los militares ocupan mi pueblo, fundamentalmente los requetés, eran muy duros. Ahí se produjo un miedo atávico del que nunca te recuperas. Siempre había problemas en casa…

A ver, que usted es director de la Agencia del Agua en Castilla-La Mancha y algo sabe de ríos… ¿Por qué no se acaba el trasvase Tajo-Segura?

Porque en realidad somos una nación cortoplacista. Si tuviésemos claro que la planificación del agua debe ser extensa a largo plazo sabríamos ya que están agotando una situación que realmente ya no da más de sí. Entonces habría alternativas.

Antonio Luengo, director general de la Agencia del Agua

 

Por el Gobierno de España han pasado Gobiernos del PP y del PSOE, pero ninguno ha acabado con el trasvase.

Claro. Si te has fijado yo no te he dicho que un partido u otro sea cortoplacista. He dicho que somos una nación cortoplacista. Tenemos ese defecto, seguramente yo mismo también.

Un día llegué a mi pueblo de vacaciones y estaban muy preocupados, todo el mundo hablaba en los bares, en la plaza, de que…

Y usted, cuando va a su tierra y ve el embalse de Buendía, ¿no le entran ganas de llorar?

Sí. Tengo una situación esquizofrénica en ese sentido. En 1995 fue cuando más bajos estuvieron Entrepeñas y Buendía, nunca han estado más bajos. Ese año llegué a mi pueblo de vacaciones y estaban muy preocupados y todo el mundo hablaba en los bares, en la plaza, de que el Celta y el Sevilla habían bajado a Segunda División. Les daba igual que el pantano estuviera como estaba. Pensé: ¡esto no es posible, en algo no vamos bien! Eso me hizo que pensara en estudiar más del agua, por ver la inanición que había en mi pueblo por una situación que era real.

A este paso Entrepeñas y Buendía algún día dejarán de ser embalses…

Yo creo que no porque el Tajo necesita regulación de cabecera. Lo que van a dejar de ser es servibles para la función que tendrían que ser, de regulación de cabecera y de caudal ecológico del río. El problema es que pongamos en riesgo las necesidades propias del río, que yo creo que ya están puestas en riesgo. Y hay un tema fundamental: si Madrid no se pone a hacer los deberes el Tajo va a ser una mierda siempre. Porque Madrid tiene un problema importante: el Jarama tiene mucho más caudal que el Tajo y viene de Madrid lo suficientemente contaminado para que al Tajo le sea imposible realizar su labor de dilución. Y luego en Madrid hay un problema, que todo está centrado en un órgano tremendamente poderoso, que es el Canal de Isabel II.

¿La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) es ecuánime en sus decisiones?

No. La CHT se ve muy presionada por la Dirección General del Agua nacional. Se encuentra entre el problema de saber que el trasvase es una enorme presión y saben que cuando hacen los desembalses no lo hacen de acuerdo a las necesidades del río. Pero la fuerza económica, política y social que tiene el Scrats (Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura) murciano es capaz de presionar a la CHT para que ella no desarrolle su política.

¿Hay políticos del PP que en privado le cuentan que lo del trasvase es inaguantable pero que no lo pueden decir en público?

Sí. Hay gente que lo sabe de sobra. Gente que sabe que el trasvase no tiene futuro. Incluso lo saben en Murcia. El trasvase es inaguantable ya.

Deme nombres de esos políticos del PP…

No.

Yo creo que nunca se va a acabar el trasvase

¿Cuándo se va a acabar el trasvase?

Yo creo que nunca.

Vaya optimismo que nos transmite…

No es un problema de optimismo, es un problema de realidad. El trasvase no se va a acabar nunca porque la capacidad política, económica y social que generan Murcia y el Levante sobre el Gobierno de España no la genera el Gobierno de Castilla-La Mancha. Y la conciencia que hay en el Levante de forma casi unívoca a favor de que haya trasvase no la hay aquí en contra.

Aquí cada uno va por su lado, sobre todo los partidos políticos…

Sí, sí, sí… Como aquí vamos dos por tres calles nunca vamos a lograr… Pero el trasvase nunca se va a acabar, sí se acabará la capacidad para trasvasar.

Quizás, sentimentalmente, me encanta Patxi López, pero racionalmente me parece que Susana es la salida al partido

¿Usted es pedrista, patxista o susanista?

Te explico. Quizás, sentimentalmente, me encanta Patxi López, pero racionalmente me parece que Susana es la salida al partido.

Por lo tanto, usted votará a Susana Díaz…

Seguramente. Vamos, seguramente no, con toda seguridad.

¿Quién fue su primer amor y a qué edad?

Ufffffff… ¡Hace tanto, soy tan mayor! Mi primer amor sería una chica de mi pueblo a los 13 años… Yo creo que no vivía en mi pueblo y es posible que se llamara Ester.

¿Le han dado muchas calabazas amorosas?

Sí. Seguramente más de las que he dado yo.

¿Usted hubiera dado la orden de matar a Bin Laden?

No.

¿Alguna fobia confesable?

No, así que… Quizás la única fobia que tenga es a las batas blancas. Es una cosa curiosa. Yo tengo una enfermedad que se llama hemocromatosis, que es genética y que significa que tengo mucho hierro en la sangre. Entonces, para que te hagas una idea, eso se soluciona a base de sangrías. Cuando me lo descubrieron, ¡me hicieron 42 sangrías en un año! Sangrías de medio litro. Bueno, pues me siguen haciendo sangrías y me siguen poniendo histérico. Ahora me hacen dos o tres en un año, es una fobia brutal.

¿Es partidario de que las parejas de homosexuales adopten niños?

Sí.

¿Alguna anécdota en un viaje?

Este año estuve en Argentina unos días, y en una excursión íbamos en un todoterreno, dando botes, en Ushuaia, una situación preciosa, me encontré con una pareja navarra y él era profesor de instituto, le dije que yo conocía a un profeor de Matemáticas que estuvo conmigo dando clases en Elche de la Sierra (Albacete), que se llama Manuel tal… Y dice: ¡Coño, mi compañero de departamento en el instituto! ¡En el fin del mundo! Manuel y yo nos fuimos a Italia de jóvenes y algunas liamos, sí…

El día que se despertaron y vieron que habían dormido… ¡En un cementerio!

¿Qué liaron?

Pues mira, te voy a contar dos anécdotas. Una, estábamos sentados en un pueblo precioso de Italia, con un grupo de jóvenes chicos y chicas, y pensamos: ¡Esta noche triunfamos! Ja, ja, ja… Y de pronto nos quedamos los dos solos porque los italianos salieron corriendo. ¡Venían los Carabinieri, como estábamos fumando canutos…! Nos quedamos allí solos, como dos pavos, diciéndoles a los Carabinieri que nosotros no sabíamos nada… Ja, ja, ja… Y la segunda, cuando fuimos a Bolonia a ver a unos amigos y nos liamos toda la noche. A las cuatro de la madrugada nos pusimos a buscar un cámping y no encontrábamos. De pronto vimos un sitio, las puertas abiertas, montamos la tienda, dormimos plácidamente, no vino nadie… A la mañana siguiente nos despertamos ¡y vimos que habíamos dormido en el cementerio!

Antonio Luengo, director general de la Agencia del Agua

 

¿Algo desconocido de Antonio Luengo que nos sorprendería?

Creo que soy muy transparente, no tengo así nada…

Sea sincero, ¿qué piensa de los periodistas?

Que muchos hacen una labor importantísima, hay gente a la que admiro muchísimo, pero que otros no tienen ni puta idea de lo que hacen.

¿Cuál fue su primer sueldo?

De celador en La Paz, pero no me acuerdo. Debía cobrar 50.000 ó 60.000 pesetas.

Antonio Luengo: “Nunca he cobrado en B”

¿Alguna vez ha cobrado en B?

No.

¿Tiene algún tatuaje o piercing?

No. Tampoco me lo he planteado nunca.

En caso de necesidad, ¿qué estaría dispuesto a hacer? Uno, robar para comer; dos, prostituirse para comer; o tres, engañar a Hacienda.

Robar.

¿Le gusta bailar?

Poco, porque no sé.

¿Con quién le gustaría echarse un bailecito?

Con mi mujer.

Venga, ya ha quedado bien su mujer, ahora dígame con quién le gustaría echarse ese bailecito…

Tampco así tengo mucha… Pero quizás con algunas de las chicas que me ayudan en Villalba del Rey, con algunas de mis concejalas. No por el baile, sino por una manifestación de gratitud.

¿Pena de muerte sí o no?

No.

¿Ha robado alguna vez?

Seguro. De niño y cuando era joven, cuando te ibas a El Corte Inglés o a algún sitio de esos y podías coger un disco… Algún libro también tengo que no es mío. Ja, ja, ja… Nunca me pillaron. Había mucha necesidad además.

¿A usted le han robado o atracado?

Sí, pero por negligencia mía. En mi departamento, en el instituto, siempre dejaba la cartera con el dinero y alguien entró y me lo quitó.

¿La famosa que más me atrae físicamente? Quizás Marilyn Monroe

¿La famosa que más le atrae físicamente?

Quizás Marilyn Monroe.

¿Qué nos puede contar de la primera vez que hice el amor?

¡Pues que fue una situación de pánico! Porque estás entusiasmado, quieres hacerlo bien, piensas que es una cosa… Además yo para eso siempre he sido un poco tonto… Y casi es una situación de pánico, hasta que te das cuenta de que es una situación en la que el aprendizaje también influye y que se va mejorando… ¡La primera fue más de pánico que de satisfacción!