Entrevista Irreverente a Paco Cubelos, piragüista olímpico

"Hubo sexo en un portal… ¿En una piragua? ¡No puedo, es muy inestable! Ja, ja…"

No sólo porque sea de Talavera, que eso ya de por sí imprime carácter, “soy talaverano de pura cepa”, recalca, sino porque además es una persona que derrocha amabilidad y educación, Paco Cubelos Sánchez está predestinado a “tener algo” con al menos las dos o tres próximas ediciones de los Juegos Olímpicos, ya que dada su juventud y progresión será uno de los referentes del piragüismo español en los próximos 10 años. Y él como si nada… Con tranquilidad y sosiego, con el punto de mira puesto en Río de Janeiro 2016 y con la misma ilusión que tenía cuando con apenas siete años se montó por primera vez en una piragua…
Por cierto, tiene sólo 21 años, ya ha sido una vez finalista olímpico (quedó en séptimo lugar en la prueba de K1 1.000 metros codeándose con auténticos monstruos de este deporte en Londres 2012) y lo que leen es la Entrevista Irreverente de encastillalamancha.es.
Si de aficiones hablamos, “tengo las de cualquier persona normal. Me gusta mucho el deporte, lo que sucede es que practico otros pero muy ocasionalmente, porque mi entrenamiento diario no me lo permite. Pero me gusta mucho el pádel. Además de salir a tomar algo con los amigos, el cine…”.
A los 15 años ya estaba en la selección española junior de piragüismo y se trasladó a vivir a Madrid, becado en la Residencia Joaquín Blume, “donde estoy muy contento. Ya hice el Bachillerato en Madrid y ahora estudio ADE (Administración y Dirección de Empresas), después de dos cursos de ‘teleco’ que tuve que dejar porque era imposible compatibilizar con el piragüismo”.
Un crack con presente y, seguro, con muchísimo futuro…
Lean…

SI NO PUEDE VER LAS FOTOGRAFÍAS, PINCHE AQUÍ

 

¿Recuerda el día que Teledeporte dijo que iba a emitir una prueba de piragüismo, luego no lo hizo y se montó la marimorena en las redes sociales?

Sí, sí, sí, sí… Lo recuerdo. Era el Campeonato de España de invierno, habían anunciado en su programación que lo iban a retransmitir pero luego, no sabemos por qué todavía, no lo hicieron. Entonces toda la comunidad del piragüismo nos molestamos un poco porque, claro, como tampoco es un deporte que esté todos los días en la televisión y para una vez que nos grababan un Campeonato de España… La gente se enfadó, no ya sólo gente del piragüismo, sino de otros deportes.

¿Qué ha significado David Cal para el piragüismo español?

En España… Gracias a él se conoce mucho más el piragüismo. Antes de Atenas, que fue donde él consiguió la primera medalla olímpica, el piragüismo era prácticamente un deporte desconocido. Pero gracias a sus dos medallas en Atenas, sus dos medallas en Pekín, su quinta medalla con la que se convirtió en el máximo medallista olímpico español, gracias a él al piragüismo se le conoce más. Ha hecho mucho y hay que agradecérselo.

Y a Paco Cubelos, ¿por qué le dio por el piragüismo en una ciudad como Talavera en la que el río Tajo es poco menos que mierda pura?

Sí, sí… Fue por mis hermanos, soy el menor de tres, el primero en empezar fue Héctor, a quien le inició mi tío José Ángel, que es el presidente del club Talak y de la Federación de Piragüismo de Castilla-La Mancha además. Y desde el día que empezó Héctor, pues mi otro hermano, Rodrigo, y yo quisimos empezar para estar los tres juntos. Empecé con siete años.

¿Cuándo se da cuenta uno de que el deporte que practica no sólo le sirve para pasar el rato sino que además le ha hecho ser olímpico? ¡Nada menos que olímpico!

La verdad es que desde muy pequeñito siempre he sido muy competitivo, iba a las competiciones regionales a ganar. Y cuando no ganaba no me gustaba un pelo y me mosqueaba mucho, me cogía unos rebotes… Salía del agua quejándome por algo, era muy peleón y muy cascarrabias. La primera vez que disputé un campeonato nacional fue con 13 años, que gané, y ya empecé a darme cuenta de que esto era muy importante para mí. Entrenaba todos los días y le dedicaba bastantes horas. Era algo muy importante para mí.

Volvamos a la final olímpica de Londres 2012 y situémonos en la línea de salida con siete monstruos del piragüismo a su alrededor. ¿Le dio tiempo a pensar en algo o…?

Siete monstruos que… ¡Algunos eran mis ídolos! Tenía claro que había mucho nivel y que algunos de ellos ya estaban compitiendo cuando yo empecé a practicar este deporte. Pero yo quería salir a ganarles a todo. Eso de poder vencer a uno de mis ídolos me ponía mucho. Conseguí ganar a uno pero estoy muy contento porque para mí el hecho de haber llegado ya fue muy importante.

Paco Cubelos, Álvaro Bautista, David Arroyo, Javier Casquero… ¿Qué tiene Talavera para sacar a tanto deportista de élite cuando en realidad no hay unas instalaciones espectaculares y, en algunos casos, no hay ni instalaciones?

No lo sé, pero es cierto que en los últimos años han salido deportistas de mucho nivel y cada vez están saliendo más. No hay muchos medios para practicar el piragüismo en concreto, yo hablo de lo que sé desde dentro, y el río es lo que es, todos sabemos lo que es, tenemos un gran río que desde fuera se ve bien pero realmente desde dentro está muy mal. Hay poco agua, mucha arena, muchas islas que hace unos años no había, y creo que habría que limpiarlo, no sólo para que yo pueda practicar piragüismo, evidentemente, que eso es lo de menos, sino para que la ciudad tenga el río saludable que se merece. Un río saludable que no existe porque está lleno de mierda y que tiene mucha menos agua de la que parece. Ha habido veces que nos teníamos que bajar en medio del río porque no podíamos continuar paleando, portear hasta otras zonas… Es un poco…

¿Alguna anécdota cuando ha paleado por el Tajo?

A mí no, pero una vez un compañero se encontró un cadáver. No sé hace cuántos años, pero… Estaba entrenando, iba a lo suyo, pero alguien desde la orilla le llamó y le dijo que si se podía acercar a ver qué era algo que había allí. Y se acercó y sí, sí… Era un cadáver.

¿Echa de menos Talavera?

Hombre, estar allí sí lo echo de menos. Porque me he pasado media vida en Talavera y a la mayoría de mis amigos los conocí en el club. Aunque la verdad es que llevo muchos años fuera, estoy en otra dinámica y bueno, sigo yendo por allí y, claro, añoro ese grupillo que teníamos.

¿Se ha caído alguna vez de la piragüa?

Sí, sí… ¡Muchas veces! Y sigo cayéndome. Me puedo pasar un año sin caerme, pero puede ocurrir, sí. Generalmente es por despiste o por hacer el vaina… Ja, ja, ja…

Y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, esa anécdota que…

Coincidí con los de baloncesto, con los Gasol y compañía, cenando en un McDonald’s, ¡el día antes de jugar ellos la final! Sí, sí… Me sorprendió que estuvieran allí un día antes de la final, pero sí, bien… Ellos iban a su rollo y tampoco quise molestarles. Impresionan mucho, son más altos de lo que parecen. Vi también a Tyson Gay, a Mo Farah… Y todo el mundo me pregunta si vi a Michael Phelps o a Usain Bolt, pero no, no los vi, por lo visto esos eran como fantasmas por allí… Ja, ja, ja…

Entiendo que su sueño es el oro olímpico…

Sí, es el objetivo que tengo marcado para Río de Janeiro. Se puede conseguir o no, pero si es un bronce sería también un grandísimo resultado. Pero no te firmaría ahora mismo un bronce, creo que hay posibilidades del oro, es cierto que está muy difícil y ahora mismo no soy el mejor en mi categoría, pero quedan dos años, llevo una mejoría y… Estoy ahí.

¿Casaría a dos personas del mismo sexo?

Sí, sí…

¿Messi o Cristiano Ronaldo?

Siempre he sido más de Messi, pero reconozco que este último año ha sido mucho mejor Cristiano.

¿Tiene algún parado en su familia o entre sus amigos? ¿Ha podido hacer algo por ellos?

Bueno, mi padre está en el paro, lleva tiempo buscando trabajo, estamos intentando ayudarle en la familia, pero es difícil. Mi padre se ha dedicado mucho tiempo a la construcción y a los transportes, ha sido camionero en estos últimos años.

Si fuera juez, policía, banquero, abogado, cerrajero, funcionario de Justicia… ¿Intervendría en un desahucio u objetaría?

Te diría que no, pero… Siempre es muy fácil verlo desde fuera, pero desde dentro… Me gustaría pensar que también lo haría, pero no sé si me arriesgaría a perder mi trabajo en una situación como la que tenemos ahora por no cumplir la ley.

¿Cuál ha sido su mayor locura por amor?

Está todavía por llegar.

¿Cuántos idiomas habla?

Español. Y en inglés digamos que me defiendo bien, pero tampoco perfecto.

Si mañana le tocara la lotería…

Lo invertiría en ayudar a mi familia, a la gente que lo está pasando mal y luego en algún negocio para mi padre que a su vez genere más puestos de trabajo.

Si fuera presidente del Gobierno de España, lo primero que haría sería…

Supongo que buscaría alguna solución para que se reduzca el número de personas que viven en la calle y el número de viviendas vacías, que cada vez hay más.

¿Existen los extraterrestres?

Sí, yo creo que sí, algo tiene que haber.

¿Por cuál de estas situaciones pasaría para ganarse la vida? Uno, hacer un desnudo integral para una revista; dos, posar para el calendario Pirelli en el caso de que hubiera uno para hombres; o tres, atender un teléfono erótico.

Hummmmm… ¡Las dos primeras! Creo que incluso más el calendario, pero las dos primeras. Y el teléfono erótico… ¡No sé si serviría yo para eso! Ja, ja, ja… Pero el resto no me importaría.

¿Actuaría en una película porno?

Si no fuese por necesidad, creo que no.

¿Debería abdicar el Rey ya en el Príncipe?

Sí. Es momento de cambio, el Príncipe creo que ahora está incluso más preparado que el Rey.

¿Se ha pegado con alguien alguna vez?

De chiquitito muchas veces. Sí, sí, sí… ¿De mayorcito? No. Gracias a Dios soy muy pacífico. De pequeño era muy revoltoso, pero de mayor no.

¿Ha recibido propuestas sexuales de una persona de su mismo sexo?

¡Alguna vez sí me han tirado los trastos, pero siempre he intentado…! ¡Me he hecho el loco! Tanto como propuesta sexual, algo definido, no, pero me he percatado y he salido rápido del tema.

¿Se atreve a decir el lugar más raro donde ha practicado sexo?

Hombre… Yo soy muy casero, tampoco hay… ¡En un portal! Ja, ja, ja… ¿Qué si nos escuchó alguien? ¡Que yo sepa no!

¿Y en una piragua?

No, no, no… Lo he pensado muchas veces y de hecho es una de las cosas que siempre se dice… ¡Buahhhh… En una piragua! ¡Pero no! Ja, ja, ja… En mi piragua no puedo, ¡es muy inestable!