Entrevista Irreverente a Sergio Gutiérrez, eurodiputado del PSOE

"Me robaron el DNI y no pude examinarme del coche, me pillé un rebote de cojones…"

¿Hubiera dado la orden de matar a Bin Laden? "Siendo imposible detenerlo, ante el autor intelectual confeso de la muerte de miles de personas, yo habría actuado igual"

Jugó bastante al fútbol y dice que era buen portero, “en realidad era lo suficientemente malo para no destacar en una posición determinada, pero lo suficientemente bueno para que me pusieran en cualquiera”, y también “me ha gustado correr, soy buen lector y me encanta el bricolaje”.
Por cierto, que él es Sergio Gutiérrez, eurodiputado del PSOE, llegó a ser secretario general de las Juventudes Socialistas de España desde 2007 a 2012 y recuerda, y no se le va a olvidar nunca, el miedo que pasó las horas posteriores al atentado en el aeropuerto de Bruselas, donde vive de lunes a jueves o viernes, cuando la ciudad se militarizó… Tiene 34 años y nació en Escalona (Toledo), “sí, soy escalonero puro y duro”.
Y lo que están leyendo, la Entrevista Irreverente de encastillalamancha.es.
Cuando fue secretario general de las JJ.SS. “me tocó la llegada de la crisis, los cambios de ciclo, la salida de Zapatero y la pelea entre Rubalcaba y Chacón”.
Ahora… “¿Que si mando mucho? Coordino mucho, en la vida y en la política somos de la misma manera y yo no soy mandón, sí soy de debatir mucho”. Admira las trayectorias, “no las flores de un día o los fichajes estrella”.
Es licenciado en Derecho “y estoy terminando la última asignatura de un Master en Gestión y Dirección de Empresas en la Universidad Carlos III”.

PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS, PINCHE EN LA IMAGEN O SOBRE ESTA LÍNEA

Oiga, que Pedro Sánchez ha vuelto a la carretera…

Eso nos han dicho, yo todavía no le he visto (la entrevista se realiza el viernes 25 de noviembre)… Sí… Está en su derecho. Lo que no tengo muy claro es si al final él va a querer liderar un proyecto o le va a entregar el legado, como dicen, a otra persona. Pero es verdad que está en su derecho de recorrer las agrupaciones. Llama la atención que lo haga cuando todavía no está convocado el congreso y cuando parece que entramos en una carrera congresual cuando todavía no…

Cuando habla de entregar el legado a otro, ¿a quién se refiere?

Obviamente… Yo es lo que leo en los medios de comunicación. Pero cuando dicen que él no tiene decidido si va a volver a intentar ser secretario general, obviamente lo que se está pensando es en que o se presenta él o apoyará a otra persona.

¿Cómo se vivió desde Europa el famoso sábado 1 de octubre? (El día que Pedro Sánchez dimitió después de una más que controvertida reunión del Comité Federal del PSOE).

Pues la familia socialista europea con mucho desazón. El 1 de octubre… Nadie entendía el debate que estábamos haciendo. Es verdad que el PSOE tenía tres opciones legítimas: o mantener el No y provocar terceras elecciones, favorecer un Gobierno de Mariano Rajoy con algún modo de abstención o provocar un Gobierno alternativo. Pero en este caso habría que presentar con quién o quiénes y en qué condiciones y proyecto político. Ninguna de estas tres cosas se presentó encima de la mesa, lo único que se presentó es quién quería ser de nuevo secretario general en mitad de un proceso de investidura. Y eso es lo que no se entendió. Se habló del cargo, pero no de qué hacer. Se echó en falta un diálogo compartido y una reflexión conjunta, sobre todo cuando tiene el ejercicio del poder. Ser el secretario general, es decir, tener la herramienta de convocar o no la democracia directa pasa por una regla fundamental, que es no hacer trampas con la pregunta. Y en octubre Pedro Sánchez intentó hacer trampas cambiando la pregunta.

Hay socialistas que piensan que el Congreso del que debe salir el nuevo secretario general debe ser ya, hay otros que afirman que lo ideal es que sea justo antes del verano. ¿Usted con qué opción se queda?

En mi opinión, el Congreso se tiene que hacer entre primavera y verano para tener el tiempo suficiente como para tener unas ponencias sólidas de las que discutir. Discutir solo de nombres es fácil y rápido. Preparar el debate de las ideas y de las posiciones estratégicas necesita su tiempo. Algunos compañeros quieren convertir innecesariamente la fecha del Congreso en un arma arrojadiza de unos frente a otros cuando, al final, las diferencias de fechas que manejan unos y otros es de apenas dos meses. No me cabe duda de que en el Comité Federal de enero se fijará la fecha pero creo que, mientras tanto, en el interés del PSOE está en que no perdamos mucho tiempo en discutir si es una semana antes o después y que nos dediquemos a pensar en la manera de recuperar la falta de credibilidad que nos hizo tener 90 diputados en diciembre de 2016 y 85 en junio de 2017.

90 diputados en las elecciones de diciembre de 2015 y 85 diputados en las de junio de 2016. ¿El PSOE va camino de convertirse en un partido residual o…?

No debería y no creo. De los 11 millones de Zapatero en 2008 a los 7,5 millones de Rubalcaba en 2011 y a los 5 millones… Siete millones de votos que se han ido perdiendo en un tiempo relativamente corto. La pregunta que tenemos que hacer es dónde se han ido. Ese debate no lo hemos hecho con seriedad y con el rigor que merece desde 2008. El PSOE tiene que pasar un tiempo dejando de debatir sobre qué personas y cómo las elegimos y empezar a debatir qué nos ha pasado y cuáles son los elementos del discurso que tenemos que cambiar. Y un dato más: la mayoría de los votantes que se nos ha ido desde Rubalcaba a esta parte lo han hecho a la abstención, por lo que son recuperables. Lo que tenemos que hacer es darlos una razón para volver.

Ese ya famoso sábado 1 de octubre… ¿Usted estaba al lado de Pedro Sánchez o en el de Susana Díaz, Emiliano García-Page…?

Yo pedí, unos días antes de que se convocara el Congreso, a gente muy cercana a Pedro, gente de la Ejecutiva Federal, cuando se rumoreaba la convocatoria de Primarias en vez de abrir el debate, les pedí por favor que no lo hicieran. Una cosa es promover un Gobierno alternativo con Ciudadanos y con Podemos como pivotes a promover un Gobierno alternativo con un conglomerado de fuerzas que entre ellas incluyen a los independentistas, que era la verdadera línea roja que compartía al 100 por 100 el conjunto del partido. Pero ese debate no se llegó a dar porque se camufló.

¿Usted se va a presentar como candidato a la Secretaría General?

Yo soy secretario general de Escalona (Toledo) y optaré a la reelección. Ja, ja, ja…

¿Se va a presentar a secretario general del PSOE de España?

No. Creo que tenemos que ser conscientes de que en el baile de nombres, y es lícito e incluso sano que todos los compañeros tengan derecho a presentarse, pero los bailes de nombres deben ir acompañados en este momento por al menos dos cosas: proyecto y equipos. Hay proyectos nominalistas, pero yo soy más de coros, hay que buscar un liderazgo, sí, pero sobre todo un equipo.

¿Emiliano García-Page podría ser el nuevo secretario general del PSOE en España?

Por poder, podría, claro. Ahora, la siguiente pregunta es: ¿querría? Yo creo que él no quiere. Está más… Hay una diferencia muy importante entre Page y Cospedal. Emiliano interviene mucho en las soluciones que se tienen que dar en Madrid, pero con la cabeza puesta continuamente en Castilla-La Mancha; y Cospedal fue al revés.

¿Qué tal se vive por Europa?

Pues ahora mismo, de susto en susto.

Usted vivió el atentado en el aeropuerto de Bruselas. ¿Cómo lo recuerda?

Lo recuerdo como el día que más miedo tuve. Hacía pocos meses que había pasado lo de París… Recuerdo que salí de mi casa e iba camino del Parlamento cuando de repente empezamos a recibir mensajes para que, estuviéramos donde estuviéramos, que nos metiéramos dentro. ¡Y obviamente te metes dentro! Vives un poco la sicosis recordando lo que ha pasado en otras ciudades, sobre todo porque es muy fácil matar cuando se está dispuesto a morir en ello. El miedo es libre y yo lo reconozco, lo tuve.

Cuando le dijeron que se metieran dentro, ¿dónde fue usted?

Primero a una cafetería y luego a mi casa. De repente empiezas a ver helicópteros de los militares, camiones del Ejército, policías por todas partes cortando calles… Vamos, recuerdo vivir sitiado. Sacos de arena cortando las calles, cruzando camiones, prohibiendo el tráfico… ¡Estábamos sitiados!

¿En estos momentos, esa sicosis sigue existiendo?

No. Pero la ciudad sigue en estado de alerta, por las calles paseas y te cruzas con militares, pero la gente vive con total tranquilidad. Con mucha pena, el estado de shock duró varias semanas, pero ahora hay mucha normalidad.

Y del Tajo, el río, ¿qué me cuenta? Porque no se soluciona nada…

Creo que en estos próximos años, no sé medir en cuántos, le vamos a dar una vuelta. Estoy convencido.

¿Vamos a volver a ver un río?

Por lo menos vamos a cambiar la tendencia, que no puede ser peor: poca agua, llena de mierda… Hay muchas personas de alto rango en las instituciones europeas que saben que hay que cambiar la política de agua en España. Creo que la solución del agua del Tajo va a venir por Bruselas.

Y cuando habla con los eurodiputados del PP, que ven cómo está el Tajo, ¿no les pregunta por la continua política trasvasista del Gobierno de España y la sumisión de tales trasvases por parte de los políticos del PP, salvo una excepción, de Castilla-La Mancha?

No solo con los eurodiputados, sino con el Gobierno de allí… Yo no puedo contar las conversaciones privadas, lo que sí que me llama mucho la atención es que mientras en otras comunidades autónomas los partidos políticos tienen todos la misma posición, nosotros tenemos que ir racaneando el apoyo de algunos partidos políticos. Y eso es duro porque tenemos la razón, se están incumpliendo las directivas europeas de calidad del agua, del hábitat…

Es que el río no es un río…

Es un estercolero.

Se le llama río Tajo porque sigue apareciendo en los libros de Geografía, pero…

Ahora tenemos que ver… Porque la Comisión Europea se tiene que posicionar sobre los segundos planes de cuenca del Gobierno de España. Los primeros fueron criticados. En el Parlamento europeo ya nos hemos posicionado diciendo claramente que hay que hacer un cambio radical en la política de agua en España. Y estoy convencido de que la Comisión Europea va a pedir cambios en los planes de cuenca. En conversaciones privadas algunos Gobiernos del Levante nos han llegado a decir que tienen que ir pensando más en las desaladoras que en el trasvase. ¡Está clarísimo!

¿Cree que María Dolores de Cospedal va a ser en 2019 la candidata del PP en Castilla-La Mancha para la Presidencia de la Junta?

Yo es que… Me muevo entre dos lógicas: en la que ella realmente no quiso venir y “murió” por irse, como se ha visto; y en la lógica también de que no tienen a otro. Entre esas dos lógicas no sé cuál triunfará, aún es demasiado pronto. Lo que sí tengo claro es que si la decisión es que vuelva ella será más por necesidad del PP en Castilla-La Mancha que por virtud.

¿Qué piensa de Cospedal ministra?

Ahora, en el Ministerio de Defensa, tiene la oportunidad de demostrar que no es tan mala gestora como lo fue en Castilla-La Mancha. Creo que Rajoy lo tuvo muy complicado con Cospedal, pienso que era muy difícil encontrar un Ministerio donde no tuviera mancha. La deseamos suerte.

¿A quien ficharía del PP de Castilla-La Mancha para el PSOE?

Para tomar unas cervezas, incluso para mantener cierta amistad, he fichado y ficharía a muchos. Pero para representar al PSOE… No lo veo. Es verdad que algunos ven a los partidos políticos como un equipo de fútbol con fichajes y transferencias pero, al igual que yo no me veo militando en otro sitio que no sea el PSOE, me cuesta imaginarme a dirigentes de otros partidos en partidos distintos a los suyos.

A usted la vena política le llegó por su abuelo…

A mí y a toda la familia. La historia de mi abuelo Mariano… En la época de la Dictadura, en la casa donde vivía se escuchaba la Radio Pirenaica y se hacían las pequeñas reuniones clandestinas de los socialistas de la comarca. Mi abuelo era muy respetado y querido, y cuando se recuperó la Democracia, él y otros muchos fundaron el PSOE de Escalona… Él era pastor de ovejas.

Y de escucharle y verle…

Mi madre dice siempre que yo iba en el carrito y que en unas de las primeras elecciones me preguntaban: ¿a quién hay que votar? Y yo decía: al Pechoe, al Pechoe… Ja, ja, ja… Sí, lo llevo en la sangre.

Como licenciado en Derecho que es, ¿defendería en juicio a un yihadista?

Creo que todo el mundo tiene derecho a una defensa, pero los abogados también tenemos derecho a decidir a quién defendemos. Y no, no lo haría.

¿Quién fue su primer amor y a qué edad?

Bufffff… ¿Cuenta como amor primera triunfada o no?

No.

Mi primer amor fue mi amiga Natalia con cinco o seis añitos. Sigue siendo mi amiga y de hecho la casé yo el otro día. Ja, ja, ja…

¿Y su primera triunfada?

Tardó bastante más en llegar… Digamos que se me ha dado bastante mejor la política que los amoríos.

¿Le han dado muchas calabazas amorosas?

No muchas porque no lo he intentado. Yo era cobarde. Hay una canción de Silvio Rodríguez que dice: “La cobardía no es asunto de los amantes”. En mi caso, es así. Fundamentalmente por timidez, cosa que no he mejorado en estos años. Ja, ja, ja…

¿Usted hubiera dado la orden de matar a Bin Laden?

Sí, en las circunstancias en las que transcurrió todo. No se pueden valorar las decisiones sin el contexto. Yo me creo la versión en la que la orden era detenerlo y que, siendo imposible, en el fuego cruzado murió Bin Laden. Y creo que si yo hubiera tenido que tomar esa decisión, insisto que siendo imposible detenerlo, ante el autor intelectual confeso de la muerte de miles de personas habría actuado igual.

¿Alguna fobia confesable?

No, no, no, no, no… Lo único que realmente he heredado de mi abuelo, que dicen que me parezco mucho, es la tolerancia. Fobias, por supuesto, ninguna. Cuando murió mi abuelo, el escritor Pablo Pombo le escribió un artículo que decía: “Mariano Prieto, la tolerancia humana”. Y me quedé con que yo quería ser eso. Soy un tipo muy tolerante y no tengo fobias.

¿Es partidario de que las parejas de homosexuales adopten niños?

Sí.

¿Alguna anécdota en un viaje?

Pues algo que me impactó. Cuando apenas tenía 16 ó 17 años organizamos un viaje con gente de otros pueblos para conocer el Parlamento Europeo. Subimos al autobús e hicimos paradas en París, Bruselas y Amsterdam. Cuando llegamos precisamente a Amsterdam perdimos a un chaval durante los dos días que estuvimos allí, hasta que se presentó en el momento del regreso del autobús, con la misma ropa. Cuando le preguntamos que dónde había estado nos contesto, con una gran castaña que llevaba, que en el paraíso. El hombre, que ya tenía sus 30 añazos, nos traía una carta firmada, o algo parecido, para sus padres diciendo que se quedaba allí voluntariamente. Le metimos en el autobús y se despertó cuando llegamos a España. Desde entonces, el modelo de ciudad de Amsterdam, que tanto adoran algunos, a mí me produce muchas dudas.

¿Algo desconocido de Sergio Gutiérrez que nos sorprendería?

Soy demasiado normal, me estoy dando cuenta… Soy muy casero, me gusta ser el anfitrión, cocinar, hacer mis cositas de fontanería… De puertas para adentro puedo hacer cualquier cosa que se te ocurra… Me gusta entretenerme.

Sea sincero, ¿qué piensa de los periodistas?

¿De los de verdad?

Por ejemplo.

Pues te voy a ser sincero. A un buen periodista yo le admiro mucho. Debemos mucho a los periodistas, muchos casos de corrupción, muchas verdades ocultas, muchos cambios de… Incluso muchas decisiones políticas. Un buen periodista es un factor fundamental en una Democracia. Democracia y periodistas van de la mano. Por ejemplo, ahora en Hungría hay un debate abierto sobre los medios de comunicación, están limitando mucho la capacidad de influir de manera libre en el debate público y político. Creo que por esa ley hoy deberíamos estar hablando de sanciones importantes a Hungría. Incluso con amenazar con la permanencia de Hungría en la Unión Europea.

¿Y de los periodistas que no son de verdad?

¿Del intrusismo? Esto es como todo. Cuando digo… Los buenos periodistas son aquellos que son conscientes del papel que tienen que jugar. Como en todas las profesiones.

¿Cuál fue su primer sueldo?

Por decir sueldo, sueldo… Siempre hemos trabajado en mi casa, teníamos una tienda y desde pequeños ayudábamos. Repartíamos propaganda, colocábamos estanterías… Mi primer sueldo, con 16 años, fue en nómina, en el servicio de mantenimiento, un verano, en el Ayuntamiento de Escalona. Todos los veranos, desde los 16 años, comenzamos a trabajar porque la tienda empezó a ir mal y teníamos que echar una mano en casa y conseguir algunos ingresos para luego vivir durante todo el año en la Universidad. Con ese primer sueldo, creo que fueron 90.000 pesetas, compré un microondas a mi madre, que no tenía, y yo me compré una máquina de taladrar.

¿Alguna vez ha cobrado en B?

No. Tenía mis dudas sobre cómo me habían pagado en mi primera año de Universidad cuando, durante un año y por 300 euros al mes, fui becario en una gestoría. Pero hace poco encontré los recibos y, aunque el dinero me lo daban en mano, firmaba un recibí en concepto de beca.

¿Tiene algún tatuaje o piercing?

No. Nunca me han gustado.

En caso de necesidad, ¿qué estaría dispuesto a hacer? Uno, robar para comer; dos, prostituirse para comer; o tres, engañar a Hacienda.

Como hacen muchas personas, pedir.

¿Le gusta bailar?

Sí, pero no sé.

¿Con quién le gustaría echarse un bailecito?

Con la persona que más ilusión me hace bailar es con mi madre, cosa que también comparto con mi hermano Álvaro.

¿Pena de muerte sí o no?

No.

¿Ha robado alguna vez?

Ja, ja, ja… Lo único que hice, de pequeño, cuando tenía 9 ó 10 años, era coger todas las tardes tres chicles de la tienda de mi padre, sin decírselo, uno para mí y dos para dos amigos. Cuando se dio cuenta mi padre me echó tal bronca que te aseguro que nunca más he querido volver a coger nada. Ja, ja, ja…

Y a usted, ¿le han robado?

Sí, me robaron el día que me sacaba el carné de conducir… En la estación de Atocha, en Madrid, me robaron la cartera sin darme cuenta. No fue con violencia, pero llegué a la autoescuela y no tenía carné de identidad, claro, no me pude identificar.

¿No se pudo examinar entonces?

Claro que no, no pude hacer el teórico. Imagínate…

Se pillaría un rebote…

¡Pero de cojones! Sobre todo porque días después, cuando me examiné, suspendí. Ja, ja, ja…

¿La famosa que más le atrae físicamente?

Desde que era niño, Jennifer Aniston. Tengo todas las temporadas de “Friends”.

¿Qué nos puede contar de la primera vez que hizo el amor?

Que no fue mi mejor día… Ja, ja, ja… Y de hecho, lo aseguro, que lo que pensé se ha cumplido: ¡No fue mi mejor día!