El fatídico domingo 17 de julio de 2005

13 años de la tragedia de Riba de Saelices, donde perdieron la vida 11 miembros de un retén

Tal día como hoy de hace trece años, un retén de extinción de incendios se vio sorprendido por el fuego y perdieron la vida las 11 personas que formaban parte de él, en uno de los episodios más negros de la historia de Castilla-La Mancha. Hoy el consejero Martínez Arroyo ha publicado un mensaje en recuerdo de las víctimas

Imagen de un homenaje sobre el terreno a las víctimas de la tragedia. Foto de @alvarokamino.

Hoy, 17 de junio, se cumplen 13 años del trágico suceso de Riba de Saelices (Guadalajara), donde murieron nueve miembros de un retén de extinción de incendios y dos agentes medioambientales de CLM. El fuego se inició un día antes, el 16 de julio, y ellos se vieron sorprendidos por un cambio del fuego en el Valle de los Milagros. Allí perdieron la vida Jesús Ángel, Mercedes, José, Manuel, Marcos, Luis, Julio, Jorge, Sergio, Alberto y Pedro.

Hoy el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, se ha acordado de las víctimas de este fuego. “Mi sentimiento hoy con las 11 familias de los héroes que perdieron su vida en acto de servicio hace 13 años en Riba de Saelices”, ha publicado el consejero.

En incendio de Riba de Saelices, una fecha negra para CLM

Sin duda, el incendio de Riba de Saelices, en la provincia de Guadalajara, es una de las fechas más tristes para la región. Una tragedia que tuvo todo lo malo que puede tener un incendio. Arrasó una superficie brutal, parte de ella protegida y, sobre todo, porque nueve miembros del retén y dos agentes medioambientales murieron cuando un cambio de viento hizo que su vehículo quedara atrapado por las llamas.

El fuego se originó por una barbacoa mal apagada por unos excursionistas. A partir de esa negligencia se desató la catástrofe. Era el sábado 16 de julio de 2005 y el incendio no estuvo controlado hasta el miércoles 20. Las condiciones de viento que tuvo el incendio hizo que rápidamente se extendiese y las hectáreas que se iba cobrando el incendio cada vez eran mayores.

Este incendio es el peor que ha sufrido la región desde el cambio de siglo. 12.732 hectáreas forestales se quemaron. De ellas, 10.352 era de monte arbolado con pinos resineros, sabinas y robles. Además, se vieron afectadas 2.380 de matorral y pastos, y 154 de superficie no forestal. El Parque Natural del Alto Tajo, que en años posteriores ha sufrido otros dos incendios de grandes magnitudes, en este sucumbieron bajo las llamas 2.400 hectáreas de sus bellos bosques. Las cifras de este incendio son del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.