Elección de presidente

Cospedal y Medina: el día 10 medirán sus fuerzas desiguales en las primeras Primarias en la historia del PP CLM

Las elecciones se celebrarán entre las seis de la tarde y las nueve de la noche del viernes 10 de marzo; y quizás ni haga falta que Cospedal se baje del autobús

Foto - Rebeca Arango

El día 10 es una fecha clave para el PP de Castilla-La Mancha, porque por primera vez en su historia dos candidatos optarán a la Presidencia del partido y se decidirá en unas Primarias que, aunque no son tales, lo van a parecer. Eso sí, las fuerzas de los dos son absolutamente dispares, la noche y el día, la luz y la oscuridad… Cospedal y Medina. Porque salvo que haya un sorpresón mayúsculo, que no se va a dar, la candidata y actual máximo exponente del partido, María Dolores de Cospedal, barrerá en votos, literalmente, al candidato sorpresa y “aceptado” a última hora, Tomás Medina.

El censo de inscritos para el Congreso, que se celebrará el sábado 18 de marzo en Cuenca y que solo servirá para inyectar moral a la tropa y proclamar al presidente elegido, en este caso será presidenta, es de 3.336 afiliados, a los que hay que sumar los 65 de Puebla del Príncipe (Ciudad Real) que se incorporaron a última hora y que son del pueblo de Medina. La composición de las mesas electorales se confeccionarán en los comités ejecutivos provinciales que se reunirán el martes 7 de marzo.

Porque en la historia del PP de Castilla-La Mancha jamás un presidente del partido ha sido elegido mediante votación, sino que solo había una candidatura que correspondía al líder de turno según el momento, como los casos de Arturo García-Tizón, José Manuel Molina, Agustín Conde o la propia Cospedal.

Al aparato le ha salido un contrincante

Ahora al aparato le ha salido un contrincante, que aunque se va a quedar en mera anécdota, sí es cierto que ha hecho remover el pensamiento de los “populares”. Aunque en principio se lo quitaron de enmedio porque algunos de sus avales no eran válidos y no llegaba a los 90 mínimos exigidos (frente a los 2.683 válidos de la ministra de Defensa), al final el Comité Organizador del XIII Congreso autonómico decidió realizar lo que ellos han llamado “la interpretación más favorable a la participación de todos y cada uno de los afiliados del PP de Castilla-La Mancha, como siempre hemos hecho”, en palabras del secretario de ese Comité Organizador, el toledano Jesús Labrador.

“La buena fe de los afiliados” a la que se refirió Labrador es que el aparato, después de decir que no a su candidatura, ha sido “amable” con Medina y le ha dejado participar, aunque en privado le han puesto, literalmente, a parir. Buena fe gracias a la que le dieron 24 horas más para que pudiera corregir “errores” y se convirtiera en historia del PP de Castilla-La Mancha porque será la primera vez que habrá un rival alternativo.

Aunque bese la lona incluso antes de subir al ring.

Las elecciones, por cierto, se celebrarán entre las seis de la tarde y las nueve de la noche del viernes 10 de marzo. Y quizás ni haga falta que Cospedal se baje del autobús. Pero sea como fuere, el “derrotado” de antemano Medina ya ha hecho historia en el PP de Castilla-La Mancha.

Medina ya ha hecho historia en el PP de CLM, aunque bese la lona antes de subir al ring