Plataforma "Sí a la Tierra Viva"

Lamentan la falta de voluntad de la Junta para regular la minería de tierras raras

El colectivo se ha mostrado contrariado ante el criterio del Consejo de Gobierno, publicado este lunes en el Boletín Oficial de las Cortes regionales, por el que expresa su no conformidad a la tramitación parlamentaria de la proposición de ley de minería de tierras raras en Castilla-La Mancha

Manifestación en Torrenueva (Ciudad Real) contra la minería de tierras raras. Foto - @sialatierraviva

La Plataforma “Sí a la Tierra Viva” ha mostrado este miércoles su decepción ante la falta de voluntad política del Gobierno regional para regular por ley la minería de tierras raras en Castilla-La Mancha.

De esta forma, el colectivo se ha mostrado contrariado ante el criterio del Consejo de Gobierno, publicado este lunes en el Boletín Oficial de las Cortes regionales, por el que expresa su no conformidad a la tramitación parlamentaria de la proposición de ley de minería de tierras raras en Castilla-La Mancha.

La plataforma ha lamentado que al final de esta legislatura el Consejo se decante por desoír las peticiones ciudadanas y ha apuntado que el Ejecutivo regional “no sólo no cumple el mandato de las Cortes de Castilla-La Mancha de febrero de 2017, que por mayoría absoluta instaron al Gobierno regional a iniciar los trámites para legislar sobre minería de tierras raras, si no que, además, impide la iniciativa legislativa propia de la institución que representa a todos los castellano-manchegos en un amago de despotismo ilustrado”.

En un comunicado, ha advertido de que argumentar la falta de crédito presupuestario para el plan estratégico sectorial que requeriría la proposición de ley, evaluado en 120.000 euros por la Viceconsejería de Medio Ambiente, supone “desmerecer la preocupación mostrada por las comarcas que se han visto afectadas por proyectos mineros de tierras raras”.

“Sí a la Tierra Viva” ha pedido al Ejecutivo regional “valentía política para afrontar el reto que supone garantizar a la ciudadanía, mediante una ley autonómica, que la minería de tierras raras no producirá los perjuicios en la salud pública y el medio ambiente”.