El género como factor condicionante de la salud

El 33 por 100 de las mujeres cree que su salud es regular o mala, frente al 25 por 100 de los hombres

Idoia Ugarte Gurrutxaga, profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia de Toledo y vicepresidenta de Médicos del Mundo en Castilla-La Mancha, también plantea el impacto que la reforma sanitaria y los recortes han tenido en la salud de las mujeres

Idoia Ugarte durante la jornada "Soy mujer" organizada por encastillalamancha.es.

La brecha salarial y la violencia de género son dos de los principales exponentes que se emplean para retratar las desigualdades entre hombres y mujeres. Sin embargo, hay otros indicadores que también hablan por sí solos y que, no por ser menos conocidos, son menos importantes. Uno de ellos es la salud y cómo el género viene a ser un factor determinante de esta.

El trabajo de Idoia Ugarte: el género condiciona la salud

A partir de los 15 años las mujeres presentan peor salud percibida que los hombres. En concreto, el 33 por 100 de las mujeres tiene una percepción de su salud regular, mala o muy mala, frente al 25 por 100 de los varones. Además, la sintomatología depresiva es prácticamente el doble de frecuente en mujeres (20,36 por 100) que en hombres (10,63 por 100) en todos sus grados de severidad.

Estas cifras -aportadas por Idoia Ugarte Gurrutxaga, profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia de Toledo y vicepresidenta de Médicos del Mundo en Castilla-La Mancha- ponen en evidencia que, efectivamente, el género condiciona la salud, también entre la población de más de 65 años, con un 25,19 por 100 de mujeres que tiene dificultad para llevar a cabo alguna de las actividades básicas de la vida diaria, frente al 14,95 por 100 de los hombres.

A partir de los 15 años las mujeres presentan peor salud percibida que los hombres

Idoia Ugarte, una de las participantes en la jornada “Soy mujer” organizada por encastillalamancha.es a principios de mayo para dar visibilidad a la situación y al liderazgo de la mujer, también plantea el impacto que la reforma sanitaria y los recortes han tenido en la salud de las mujeres. En términos generales, con los recortes se ha producido una reducción de servicios de salud mental y una medicalización excesiva de la salud mental y del malestar de las mujeres, con un abuso de tranquilizantes, relajantes y pastillas para dormir, una realidad que afecta a las mujeres en un 21 por 100 y a los hombres en un 11,6 por 100.

 

El que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad haya reducido en un 21,6 por 100 el presupuesto para la prevención de la violencia machista y en un 18 por 100 el de políticas de igualdad no ayuda a combatir una situación que no deja de contribuir a ahondar la brecha.

Infecciones respiratorias, principal causa de muerte en mujeres de 10 a 14 años

En un contexto internacional, cada año fallecen 1,2 millones de jóvenes y adolescentes por causas evitables, siendo especialmente prevenibles las que matan a chicas jóvenes. Entre las niñas de 10 a 14 años, la principal causa de muerte son las infecciones respiratorias, como la neumonía, causadas por la mala combustión en las cocinas, un ámbito exclusivamente femenino en muchos países. Y entre los 15 y los 19 años, la mayor causa de muerte son las complicaciones del embarazo y parto y los abortos peligrosos en condiciones inseguras.

Desde Médicos del Mundo en Castilla-La Mancha también denuncian que en contextos de crisis humanas, como conflictos armados o catástrofes naturales, las mujeres, jóvenes y niñas son utilizadas como arma de guerra a través de la violencia sexual. Además, por su especial vulnerabilidad, son a menudo víctimas de redes de trata de personas, sobre todo con fines de explotación sexual.