Audiencia Provincial de Toledo

Los acusados de secuestrar y matar a un empresario en Illescas se declaran culpables

Al término de la primera sesión, José Luis -un amigo del empresario fallecido- ha lamentado, a preguntas de los periodistas, que las penas solicitadas para los acusados son "un poco escasas"

Tres de los acusados entrando en la Audiencia Provincial de Toledo. Foto - Rebeca Arango

Los ocho acusados por el secuestro y muerte de un empresario en Illescas (Toledo) en mayo de 2014, al que pidieron 80.000 euros por su libertad, se han declarado hoy culpables y han asumido su implicación como autores, coautores, cómplices y encubridores de los delitos que se les imputan.

En el juicio que ha comenzado hoy en la Audiencia Provincial de Toledo, dos horas después de la prevista porque las partes han negociado un acuerdo del que sobre todo se ha beneficiado la única mujer acusada, todos los acusados han reconocido su participación en los hechos y han aceptado la pena de prisión solicitada por el fiscal y las acusaciones particulares.

También han aceptado indemnizar a la familia de la víctima solidariamente con 80.000 euros, la misma cantidad que le pidieron al empresario secuestrado, José Luis Vázquez Escarpa, para su puesta en libertad.

El principal acusado, por ser el autor del disparo o disparos que acabó con la vida del secuestrado, Óscar Del P. G., ha declarado por videoconferencia a petición propia -aceptada por el tribunal- desde la cárcel de Estremera (Madrid), por una cuestión de seguridad, con el fin de evitar conflictos ante la presencia de los familiares y amigos de la víctima.

Óscar Del P. G., líder de una banda y vinculado con algunos miembros de Ultrasur, es conocido entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en el ámbito judicial por su amplio historial delictivo y los numerosos antecedentes que acumula.

Él fue el autor de la muerte de José Luis Vázquez, empresario de Illescas dedicado a la compraventa de chatarra, que fue secuestrado en el polígono industrial “San Gil” del municipio toledano, según ha reconocido hoy durante su declaración en el juicio, en la que ha admitido ser culpable y ha ratificado la declaración que en septiembre de 2017 prestó ante la Guardia Civil.

En la vista ha admitido que planificó con otros tres de los procesados la ejecución del secuestro, por el que percibieron 80.000 euros, y de acabar con la vida del empresario, según ha relatado, tras un forcejeo en el que le disparó.

También ha explicado que se deshizo del cuerpo en un puente del río Tajo, en un punto que comunicó al juzgado y señaló en un plano que proporcionó a los investigadores, aunque el cadáver de la víctima nunca apareció.

El fiscal pide para el principal acusado 10 años y seis meses de prisión, como autor de los delitos de secuestro y homicidio, y cinco años y tres meses de cárcel para los otros tres autores confesos del secuestro Alberto del V.D., Óscar L.Q. y Mario B.C., para el que pide además seis meses de prisión por un delito de receptación.

A su vez, a Rubén S. R., se le aplicará una pena de nueve meses de prisión por encubrir el secuestro, mientras que a Alberto M. V. y Francisco Javier P. M. se les imputa un delito de receptación y otro de falsedad documental, por los que serán condenados a seis meses de prisión cada uno.

Ninguno ha querido añadir nada en el turno de última palabra

Ante el reconocimiento de los acusados y la aceptación de los letrados de la defensa de las penas impuestas, el presidente del tribunal ha considerado que no era necesario continuar el juicio y ha explicado que dictará sentencia de conformidad. Ninguno ha querido añadir nada en el turno de última palabra.

Asimismo, ha comunicado a la procesada Beatriz G.C. que el delito que se le imputa es el de complicidad en el secuestro y no de secuestro como aparecía inicialmente en el escrito de la Fiscalía, por lo que la pena solicitada pasa de cuatro años y seis meses a dos años de prisión.

La acusada ha respondido de forma afirmativa a las preguntas de su defensa sobre su implicación en los hechos, pero ha dicho que facilitó la información sobre la víctima para que los secuestradores pudieran contactar con él y ejecutar el plan para que no le robasen a un primo suyo, y ha reconocido que no solo dio el nombre del empresario sino más nombres de posibles víctimas.

El juicio continuará mañana con las pruebas testificales y periciales solicitadas por las partes, pero solo comparecerá por videoconferencia Óscar del P.G., ya que el resto de los acusados ya han pactado un acuerdo y han sido condenados a las penas propuestas.

Un amigo de la víctima: “Nadie puede saber lo que se sufre, nadie”

Al término de la primera sesión y a las puertas de la Audiencia provincial de Toledo, José Luis, un amigo del empresario fallecido ha lamentado, a preguntas de los periodistas, que las penas solicitadas para los acusados son “un poco escasas” y que “la vida de una persona la valoran en nada”.

No obstante, ha señalado que la labor que han hecho los investigadores ha sido “buena pero corta”, y ha agregado que el fiscal ha ofrecido explicaciones a los amigos sobre las penas que se han acordado finalmente, aunque ha comentado que “nunca convencen porque no son penas que te devuelvan a Jose”, aunque sí ha agradecido que el fiscal haya hablado con ellos para darles algún tipo de explicación.

El amigo de la víctima ha afirmado que el proceso de cuatro años desde que ocurrieron los hechos lo han vivido como “una pena”, y ha manifestado que “nadie puede saber lo que se sufre, nadie”, ha sentenciado.