Muy mala pinta

3-0: Al Conquense le sorprendió un Peralada muy superior de principio a fin

El equipo local fue muy superior al Conquense durante todo el encuentro a pesar del toque y toque infructuoso de los visitantes, que lo tienen muy duro para la vuelta

Los capitanes del Peralada y el Conquense, posando antes del inicio del partido Foto - Peralada

3-0: El Conquense no tiene más remedio que apelar a la heroica, a la muy heroica, si quiere seguir vivo en la fase de ascenso a 2ªB, tras el varapalo, incuestionable, que sufrió en los dominios del Peralada, que con una gran verticalidad, rapidez en las transiciones, juego por las bandas y eficacia en la definición, tumbó a los visitantes con todas las de la ley, de principio al fin.

Ya en el minuto ocho, un córner de los locales acabó en el palo. Más tarde, Corominas obligó a Álex Ruiz a enviar a córner.

Hasta que llegó el primer gol local obra de Forgas en el minuto 18, en una buena combinación ofensiva ayudada por un fallo en la marca; el goleador ajustó al palo sin que Álex Ruiz pudiese hacer otra cosa que tocar el balón.

Estaba claro que las tornas pintaban locales, ya que muy poco después, un tremendo boquete en el centro de la zaga visitante dejó el camino expedito a David Corominas para que lograse un inquietante ya 2-0. Corría el minuto 29.

Llegaron más ocasiones de los catalanes, como la de Forgas. El Conquense tocaba y tocaba, parecía que dominaba el juego pero sin mordiente en ataque. Con ese 2-0 se llegó al descanso.

La cosa no cambió en el segundo tiempo, aunque bien es verdad que el cuadro visitante al menos lo intentó y se acercó algo más a la meta local, pero sin resultados.

Por su parte, el plan del Peralada no variaba: rapidez, precisión, juego vertical, el camino más corto, mordiente ofensiva. Así, de nuevo Corominas tuvo una ocasión cuando mandó el balón al palo después de un robo de balón en el medio campo (minuto 61).

Eso sí, el conquense Gerika la tuvo tras una buena jugada pero su disparo fue muy centrado (minuto65).

Por último, la jugada del 3-0 ejemplificó que la fatalidad no estaba con el Conquense, ayudada por sus fallos defensivos: un error acabó en el pase de la muerte de Boniquet que Javi Soria enviaba a bocajarro al fondo de su propia portería: 3-0 y se consumó el desastre conquense, no sin que la expulsión de Adighibe dejara a su equipo con diez en el minuto 84.

Por el Peralada jugaron Richi, Vallho, Estellés, Marc Carbó, Ernest Forgas (Javi Sánchez), Coro (c), Cesc Clotet (Sergì Álamo), Pablo Carbonell, Djak Traoré, Chele e Higón (Boniquet).

El Conquense jugó con Álex Ruiz, Adrián, Javi Soria, Pablo, Sendoa (t/a), Dani Gerika, Vicky (t/a), Fran Simón (t/a), Álvaro (Manu Monteagudo, t/a), Tajamata (Alonso) y Nacho Martínez (Adighibe, minuto 46).