Cebolla se recupera tras la catástrofe

La riada en Cebolla: "Si pasa 20 minutos antes habría sido tremendo con tantísima gente en la plaza"

Asegura la alcaldesa Silvia Díaz que ahora "no podemos quedarnos con los brazos cruzados" y tendrán que trabajar para que lo del pasado sábado no se vuelva a repetir. La alcaldesa narra cómo fueron esos duros momentos en los que una mujer desapareció en el agua y también ha informado de que la localidad va a solicitar la Declaración de Zona Gravemente Afectada

De izquierda a derecha, Fernando Muñoz, vicepresidente de la Diputación de Toledo; Sergio Gutiérrez, secretario general del PSOE de CLM, y Silvia Díaz, alcaldesa de Cebolla.

La localidad toledana de Cebolla trata de volver a la normalidad. Sus calles ya van quedando limpias aunque en ellas todavía hay esbozos de las  marcas de “guerra“. Esas marcas que dejó el barro el pasado sábado cuando auténticos ríos surcaron sus calles y arrasaron con todo lo que encontraron. Entre lo volteado como si fuesen plumas están los más de 50 coches afectados, junto con por ahora 48 viviendas, las atracciones, puestos y caravanas de 12 feriantes, y eso solo tras el primer día de evaluación de daños en la localidad, ya que todavía quedan vecinos que no han podido valorar las pérdidas. Porque así ha sido esta caprichosa y destructora tormenta, que llegó a la localidad justo en el día de la patrona, la Virgen de la Antigua, y que comenzó a azotar poco después de la procesión en su honor. “Si llega a pasar 20 minutos antes habría sido tremendo con tantísima gente en la plaza“, relata la alcaldesa de Cebolla, Silvia Díaz.

Sobre los datos y cómo se recupera el pueblo ha informado Díaz a encastillalamancha.es, quien explica que “más de 300 voluntarios del pueblo y del resto de la comarca” se han volcado para echar una mano para limpiar tras la riada. De hecho, justo cuando este medio conversaba con la alcaldesa, una joven de 12 años llegaba con su escoba dispuesta a echar un cable en lo que le pidieran. “Paula se ha venido a limpiar de voluntaria”, dice la alcaldesa, y acciones como esta son las que hacen a Díaz sentirse “orgullosa” de cómo se ha comportado la gente, un actitud que le reconforta viendo “como hay personas que colaboran con los demás”.

Por fortuna hoy “todos los servicios ya están restablecidos”, el centro de salud  comenzó a funcionar ayer y solo queda la biblioteca, que abrirá mañana porque hoy es festivo en Cebolla.

En lo que siguen los vecinos es en la evaluación de daños. Muchos de ellos todavía no se han cuantificados y los cebollanos siguen contabilizando hasta dónde alcanza lo perdido. “El sábado y ayer ha sido sobre todo sacar agua, pero hay mucha gente que tenía inundadas bodegas, garajes… y es muy difícil poder limpiar. Hoy es cuando ya están realizando una evaluación de daños, lo que les falta de enseres personales, mobiliario…”, explica Díaz.

La mujer que salvó la vida “de milagro”

Silvia Díaz narra los “peores” momentos que vivió cuando todo comenzó a salir del revés con el agua cayendo a cántaros. “Después del refresco que organiza la hermandad me acerqué al bar, empezó a llover y parecía una tormenta de verano, cuando llegué a casa de mi madre comenzaron a mandarme mensajes contando que había caminos anegados, y que además había otro punto que no es el habitual de las riadas, el arroyo Sangüesa. Era lo que aquí llaman “la colada” y en el momento que me fui a esta zona me avisan de que a una persona se la está llevando el agua”.

Esta mujer, a la que se puede ver agarrada a una verja en uno de los vídeos que se han vuelto virales tras la riada, salvó la vida “de milagro”, según cuenta Díaz.

“Fue un momento de muchísima tensión, no puedes acceder, las dos carreteras estaban cortadas y esos momentos son los peores, porque ha habido otros, pero lo importante era la vida de una persona que en un momento desaparece en el agua”.

Ella estaba agarrada a la reja pero “llegó un coche arrastrado por el agua, ella también se soltó, con la buena suerte de que el coche se empotra contra la farmacia, se lleva la fachada de aluminio y deja un espacio abierto donde se pudo quedar”, explica la alcaldesa. La vecina de la localidad contaba tras estar a salvo que hubo un momento en el que “cerró los ojos y pensó que ya era el final y de pronto tocó con los pies en el mármol de la farmacia”.

Pero antes se había temido por su vida. Cuando desapareció en el agua Díaz solicitó al 112 “todos los medio sanitarios para cuando apareciese” y “se actuó con muchísima rapidez, vino el helicóptero sanitario”, y cuando la encontraron fue trasladada con celeridad. Ahora se recupera de las contusiones y las magulladuras que sufrió y, aunque todavía se encuentra dolorida por fortuna su estado no es grave.

“Ahora no nos podemos quedar con los brazos cruzados”

Esta no es la primera vez que una riada hace mella en esta localidad toledana. Porque ha habido otras lluvias torrenciales que han provocado riadas por la vía principal del pueblo, “pero no ha sido como las otras, ni el origen ha sido el mismo”, asegura, por lo que no sabe si se podría haber evitado. Lo que sí asegura que le ha dejado “un mal sabor de boca” el pensar que si “hubiésemos hecho algo a lo mejor se habría evitado”. No sabe si “las soluciones que hemos planteado durante estos años son las correctas o no”, pero en lo que está convencida es lo que no pueden hacer es “quedarnos con los brazos cruzados sin hacer nada”, indica.

Cebolla tenían “un proyecto con posibles soluciones que elaboró la Diputación de Toledo” pero nunca se llegó a ejecutar. A la institución provincial le agradece el dispositivo de ayuda tanto material como humana que ha puesto a disposición del pueblo, pero agrace más que hoy haya ido el vicepresidente, Fernando Muñoz, con dos técnicos para comenzar a evaluar el problema. “Esto tiene que servir para que pongamos soluciones“, manifiesta la alcaldesa. Además, en las próximas semanas se van a reunir con la Confederación Hidrográfica del Tajo pare valorar como se puede solucionar el problema de las riadas en Cebolla.

edf
Cebolla tras la riada.

 

Cebolla solicitará la Declaración de Zona Gravemente Afectada 

Tras el desolador panorama en Cebolla, donde se vieron imágenes tan dantescas como varios coches amontonados como si fuesen piezas de Lego, ahora el Ayuntamiento va a solicitar la Declaración de Zona Gravemente Afectada. En ello está trabajando el Consistorio junto a la Delegación del Gobierno. Desde la institución que dirige Manuel González Ramos, quien estuvo el pueblo para ver cómo estaba la zona, también están hablando con los distintos ministerios para ver cómo proceder en este caso. Por su parte, desde la Junta se está valorando cómo se puede ayudar “a las personas que se han quedado sin nada”, porque aunque no a todo el mundo ha afectado igual, hay feriantes y vecinos que lo han perdido todo. “Es muy duro quedarte sin casa, pero también sin medio de vida”, como ha ocurrido en el caso de algunos feriantes.

Estas han sido una fiestas distintas y tristes en Cebolla, allí desde el sábado se han cancelado todos los eventos programados, aunque eso es lo menos, los cebollanos se esfuerzan en recuperar la normalidad tras unas “fiestas” que difícilmente olvidarán.