Miembro de la Mesa por la Recuperación

Vivimos Talavera, tras el 11N: “Esto no ha hecho más que empezar”

De 5 personas en un despacho a 40.000 en la calle… Así valora la manifestación de Talavera este colectivo, creado hace un año con solo cinco integrantes que no se conocían

Fotografías: Rebeca Arango / Ángel Centellas

El colectivo Vivimos Talavera, uno de los que integra la Mesa por la Recuperación de Talavera y su comarca, organizadora de la gran manifestación de Talavera celebrada el 11 de noviembre ha sido la primera organización en comentar lo ocurrido el sábado.

En un comunicado público agradece a los talaveranos y a los vecinos de la comarca su respaldo masivo a la convocatoria, que los organizadores cifran que fue secundada por 40.000 personas, frente a los cálculos de 20.000 que hizo la Policía Local.

“La realidad está equivocada. Solo los sueños son reales”

En un artículo titulado “La realidad está equivocada. Solo los sueños son reales”, Vivimos Talavera advierte, también, que “esto no ha hecho más que empezar”.

El apasionado grito de una Talavera más unida que nunca, en imágenes

Reproducimos íntegro el comunicado de esta Vivimos Talavera:

“Decía Tupac Shakur, joven cantante de rap neoyorquino, que “La realidad está equivocada. Solo los sueños son reales”. Desde Vivimos Talavera siempre hemos creído que la realidad de nuestra ciudad está equivocada, que no nos podemos resignar a que no pueda cambiarse, y que debemos ser los ciudadanos los que alcemos la voz para expresar nuestra disconformidad con el estado de las cosas, los que exijamos a nuestros representantes que hagan bien su trabajo y aceleren los ritmos de materialización de los proyectos vitales para nuestra ciudad.

Y en esto hemos trabajado durante todo este año: en tratar, siempre desde el respeto, la moderación, la argumentación fundamentada y la crítica constructiva, de concienciar a nuestros vecinos de que los problemas que nos aquejan de forma colectiva tienen que solucionarse entre todos. Y que debíamos esforzarnos al máximo por visibilizar nuestra indignación pero también nuestra esperanza de mejorar.

En todo este año hemos recibido muchísimos apoyos que nos han dado el aliento necesario para seguir adelante; pero también hemos recibido infinidad de mensajes transmitiéndonos la idea de que todo lo que hacíamos era machacar en hierro frío, porque Talavera era una ciudad que no tenía remedio, desmotivada, apática, inmovilista, individualista, conformista, callada. Y que era un sueño pensar que la gente se iba a movilizar. Bueno, todos esos estaban equivocados, y los sueños son reales cuando de verdad se cree en ellos y, sobre todo, cuando se trabaja denodadamente para conseguirlos.

Era un sueño pensar que la gente se iba a movilizar, dicen en Vivimos Talavera
Y es por eso que hoy queremos dar las gracias a todos los que en estos meses han apostado por seguir en el empeño de que las cosas pueden cambiar si trabajamos juntos como ciudadanos que compartimos una tierra y un tiempo. Esas personas se han ido sumando muy poco a poco, silenciosamente, a nuestro sueño, en una dinámica inicial de círculos concéntricos y más tarde interseccionando con otros círculos. Y siempre desde la diversidad y el pluralismo que nos complementa y nos enriquece.

Y así, entre todos, hemos llegado a los 40.000 que fuimos ayer en la manifestación del 11 de noviembre de 2017, y que ya es parte esencial de nuestra historia. Naturalmente, esto ha sido posible gracias al trabajo de muchos: de todas las asociaciones que hemos participado en la Mesa por la Recuperación de Talavera y Comarca, así como de todas las personas, empresas, comercios, organizaciones y servicios públicos que la han apoyado en todos los ámbitos: financiero, organizativo, logístico, comunicativo y de seguridad. Y sobre todo de una ciudadanía que ha sido ejemplar en su comportamiento y en su saber estar. Ejemplar. A todos ellos GRACIAS, GRACIAS. Aprovechamos esta nota para transmitir nuestro especial agradecimiento por el respaldo y la gratitud que hemos recibido los miembros de Vivimos Talavera, un grupo heterogéneo y vivo que sigue abierto a todos, porque esto no ha hecho nada más que empezar.