Ocupan prácticamente toda la superficie de una estancia

Descubiertas unas pinturas únicas del siglo XIII en unas obras en el Casco de Toledo

Este descubrimiento se ha producido en la zona del Pozo Amargo, en una actuación en la que también se hallaron 12 tablas policromadas del mismo siglo y con los mismos temas que los frescos aparecidos

Foto cedida por el Consorcio de Toledo.

El pasado mes de diciembre se conocía el hallazgo de 12 tablas policromadas de época medieval localizadas durante las obras de construcción de un hotel de cinco estrellas en la zona del Pozo Amargo del Casco de Toledo. En la misma estancia en la que aparecieron estas piezas, el equipo arqueológico también ha dado con unas pinturas en las paredes que -tras los primeros análisis realizados- se presentan como un importante descubrimiento.

Así lo apuntaba la restauradora Eva Moreno, de 3A Restaura, quien ponía en valor tanto la antigüedad de estos frescos (creen que son del siglo XIII), como la extensión que ocupan (prácticamente toda la superficie de una habitación), aunque por el momento tan solo es visible el 15 por 100. El tema que tratan -con escudos nobiliarios, escenas de combate…- es un aspecto más que hace que sea una obra muy  singular, “posiblemente única en España”, comentaba la restauradora.

Estas pinturas se dividen en un bloque superior con diversas escenas. Entre ellas destaca la imagen de un león atacando a una gacela o la de una pareja en posición erótica. Una segunda fila muestra escudos y el nombre de la familia nobiliaria que ocupó la residencia, mientras que en un último nivel ha aparecido una especie de muralla o castillo.

Realizadas con pintura al temple de gran calidad, han llegado a nuestros días en un buen estado de conservación, al igual que ha ocurrido con la ornamentación de las tablas de madera -también procedentes del siglo XIII- encontradas encaladas y dispuestas en un forjado.

Las fotos de las impresionantes tablas medievales y las pinturas descubiertas en Toledo

Ambos elementos, tanto los frescos como las tablas, estarían estrechamente ligados ya que, además de compartir tema, para los dos se emplearon los mismos colores y pigmentación y el mismo tipo de letra.

En las tablas se distinguen diversos motivos decorativos con figuras humanas, en varios casos enmarcados por elementos arquitectónicos góticos. Figuras como representaciones de reyes con su cortejo, cortesanos, escenas de combates a caballo e incluso la representación de dos personajes, uno de los cuales se señala como el filósofo griego Platón. Esta última escena presenta una peculiaridad: que las figuras humanas están enmarcadas por una estantería en cuyos anaqueles se conservan los libros de una biblioteca, existiendo otra tabla en la que el motivo central son estos libros, encuadernados al gusto de la época, y con los encabezados liber fisio…, liber de col… en sus portadas.

Estas tablas -que se encuentran en en Museo de Santa Cruz de Toledo- ya han sido sometidas a un proceso de limpieza y están a la espera de ser restauradas, tras lo cual se verá si se exponen en el museo o bien vuelven al hotel para ser mostradas allí.

Un palacio árabe ocupado por una de las familias más nobles de la ciudad

El edificio en el que se está llevando a cabo esta actuación restauradora fue en el pasado un palacio árabe. Tras la Reconquista -como ocurrió con todas las casas cercanas a la Catedral- fue ocupada por una familia nobiliaria, una familia de armas que protagonizó batallas y que quiso dejar constancia de ellas a través de estas obras.

Se da la circunstancia de que en una segunda habitación han aparecido otras pinturas, en este caso, datadas en el siglo XVI.