Menús de sabiduría por doquier gracias a esta iniciativa

"Ciencia a la carta": Cómo hacer del saber algo divertido, macarra, en los bares, para mayores y niños

A gusto del "consumidor", en bares, restaurantes, centros y bibliotecas; desde charlas sobre planetas a otras sobre superalimentos... Para niños, para no tan niños, adultos, parejas... ¿Qué tendrá esta iniciativa que ha conseguido, incluso, meter un gol a la Selección... para hablar de ciencia?

Algunos integrantes de Ciencia a la carta Foto - Sara M. Trevejo

La ciencia puede ser de muchas maneras, puede tener muchos nombres y muchos adjetivos; diferentes formas de ser entendida y, sobre todo, de ser puesta en práctica. Desde Toledo y con las puertas abiertas a cualquier sitio de Castilla-La Mancha -también a aquellos entornos rurales donde escasean los libros, las escuelas y los centros médicos-, un grupo multidisciplinar de profesionales decidió cambiar la inercia con ‘Ciencia a la Carta’. Todas están ligadas y ligados al saber (no olvidemos que la palabra ‘ciencia’ proviene del ‘conocimiento’), y hace poco más de un año decidieron darle una patada con fuerza centrípeta a los esquemas tradicionales, a las charlas dentro de las aulas, al aburrimiento y a los clichés preestablecidos.

Enseñar ciencia en los bares… ¿Por qué no?

‘Ciencia a la carta’ puede generar diferentes reacciones, pero hasta el momento, la que más ha provocado ha sido la del gusto, un gusto no solo en boca, que también, sino un gusto producido por la conexión neuronal que nos genera ese placer cuando algo nos hace sentir bien. Han realizado diferentes “puestas en escena”, desde bares a bibliotecas, y han sido apoyadas por mucha gente que ha acudido, sin prejuicios, a una actividad que les permite saber más y nuevas cosas, para poder ser puestas en práctica en el día a día.

“Si eres propietario de un bar o restaurante, responsable de un centro social, sanitario, cultural o educativo, representante de una administración o colectivo, etc., que quiera en su sede una charla o taller de contenido científico, contacta con nosotros”, dicen abiertamente desde su web.

IMG_5403
Gabriel, María Jesús y Arantxa, de la UCLM, organizan ese particular tinglado

 

Femenino, plural, con diferentes ingredientes y para saber más

El equipo técnico y organizativo de Ciencia a la Carta está formado por dos mujeres y un hombre: María José Ruiz (Doctora en Química y profesora en la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímicas de la UCLM en Toledo) , Arantxa Castaño (Periodista, licenciada en Historia, responsable de Comunicación en el Campus de Toledo, investigadora y también aficcionada a la ciencia) y Gabriel Rodríguez (Doctor en Física y profesor en la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímicas en Toledo, además de investigador).

Ellas tienen muy claro que “entender la ciencia es comprender el entorno” y por eso se subieron a este barco donde cada componente tiene su nombre de la Tabla periódica y desde el que ponen ‘ojo avizor’ para extender unos conocimientos, de una forma diferente, para hablar de unos temas “que no son frecuentes”, tal y como nos explican momentos antes de la charla de Marián García en la Biblioteca Pública de Castilla-La Mancha.

IMG_5438
Así estaba la Biblioteca de CLM en una sesión de Ciencia a la Carta, con Marián García.

 

Con zapatillas de “andar por casa” y -como nos explican- desde una perspectiva centrada en “las olvidadas”, aquellas que no están presentes y reclaman su sitio en todos los ámbitos, también en el de la ciencia, esta iniciativa, Ciencia a la Carta, nace tras la puesta en práctica del programa ‘Pint of Science’, una propuesta internacional para llevar el conocimiento a los bares y a entornos más coloquiales. Así, decidieron continuar con esa idea para convertirla en un menú a gusto del consumidor.

En la primera puesta de largo de la ciencia 'alternativa' en Toledo tuvieron un duro competidor: el fútbol

“El ‘Pint of Science’ lo hicimos en Toledo y salió muy bien”, explica Gabriel durante la entrevista. “Competimos con el fútbol, porque jugaba la Selección, y al final conseguimos que viniera más gente de la esperada, completamos el aforo del Buca (bar toledano)”. “Lo hicimos de forma amena, con cosas que enganchaban y desde ahí, comenzaron a pedirlo más… Nos llegaron más propuestas y peticiones para seguir”, explica el profesor de la UCLM.

María José subraya que la idea de llevar la ciencia a los bares “ya estaba inventada de forma internacional, pero dijimos que podría estar bien hacerlo aquí”. Desde la organización, se dieron cuenta de que la gente que acudía a estos eventos “estaba muy relajada y muy contenta, con su bebida, escuchando temas diferentes, sobre cosas de las que no se suele hablar”.

dsc_1476
Gabriel, en su última charla sobre cine, físicos y bares.

 

Por eso, se dieron cuenta de que esa idea era, precisamente, la que había que desarrollar, pero no solo en los bares… ¡También en la radio! Así comenzó ‘Ciencia3’, el programa dominical que este colectivo realiza, semanalmente, en la Cadena Ser de CLM, magazine desde el que también tratan de dar visibilidad a las mujeres científicas, hablando de ellas, divulgando sus actividades y poniendo frente al micrófono a investigadoras y expertas en la región.

“Solemos llevar a científicas que hayan tenido un papel importante en el tema del que hablamos y que, por lo general, la gente no sabe que sean mujeres por las actividades que han realizado. Muchas veces han sido borradas del mapa”, cuenta Gabriel.

“Para entender el mundo hace falta saber sobre ciencia”

“Nosotras estábamos acostumbradas a dar charlas de divulgación para los nuestros, en clase, en la Universidad…, pero no para un público general”, explica María José. Por eso, Arantxa dice que esta “iniciativa transversal” trata de implicar, además, a diferentes ramas del conocimiento, por lo que cuentan en el equipo de colaboradores con cerca de 30 personas de “diferentes disciplinas”.

“Hay un déficit de cultura científica”, continúa Arantxa, por lo que desde el equipo de Ciencia a la Carta tratan de hacer divulgación “precisamente para subsanar eso”. “Para entender el presente, hay que saber historia, política, física, química…”, sostiene María José, porque de lo contrario, “te puede engañar cualquier charlatán, no sabes qué coche comprarte, qué servicios tiene uno y otro, no entiendes por qué te cierran el centro de una ciudad en una determinada época del año, ni lo asumes”, explica la profesora.

Todo ello, porque “cultura hay una y lo que va adquiriendo una persona son conocimientos que le permiten entender el mundo en el que vive”, sostienen. Esta idea, este eslogan, también tiene mucho que ver -y lo dicen ellos- con el lema de la revista Principia, dirigida por el conquense Quique Royuela: “Una única ciencia”. Por lo tanto, tratan de difuminar esa (muchas veces) sólida frontera entre ‘ciencias’ y ‘letras’.

 

¿El gancho? Que el público elija lo que quiere

“Después del Pint of Science, nos dimos cuenta de que había mucha gente que quería contar sus cosas y que al público no le interesa escuchar charlas sobre cosas aburridas”, explica Gabriel sobre el origen del componente “a la carta” de esta iniciativa. Así, este colectivo se inclina más por el “pide lo que necesitas”, para seleccionar las charlas y los sitios donde darlas, dependiendo de la temática.

Como cuando llegas a un restaurante, en ‘Ciencia a la carta’ tienes el menú del día disponible, platos e ingredientes incluidos, para saber y orientarte sobre lo que vas a probar, para entender por dónde tiene que ir la degustación y, sobre todo, para intentar acabar con un buen sabor de boca.

Menús especiales, maridajes cuánticos, “platos combinados” para los más pequeños… Así, los organizadores de esta iniciativa se pone en contacto con la gente “para las charlas que queremos introducir”, explica María José. “Es a la carta de verdad y, como la gente se pone a trabajar, no estamos teniendo ningún problema”, admite la profesora de la UCLM.

IMG_5401
Los coordinadores de la iniciativa se sentaron a charlar con nosotros en la Biblioteca de CLM.

 

Sus próximas degustaciones, también tendrán en cuenta el cine, la magia y la contaminación en el día a día. Diferentes temáticas a abordar, desde muchas y variopintas perspectivas. Todo por hacer más ameno el conocimiento sobre temas científicos, y todo por divertirse, cada vez más. Eso sí, aprendiendo.

La “selección” de ‘Ciencia a la Carta’

Detrás de esta iniciativa, como bien recordaba Arantxa, se encuentra la particular “selección” de científicos, casi todos ellos de la Universidad de Castilla-La Mancha, así como del Consejo Superior de Investigaciones Científicas: el CSIC, además de otros organismos y entidades relacionadas con la investigación.

En la “cocina” de este proyecto están María Teresa Baeza Romero, doctora en Química y profesora de la UCLM; Rocío Baquero Noriega, doctora en Ciencias Biológicas y profesora de la Facultad de Ciencias Ambientales de Toledo; Leonor Chico Gómez, doctora en Física y titular del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid del CSIC y Ángela Crespo, licenciada en Humanidades, con un máster de Patrimonio Histórico y miembro del grupo de arqueología Cota 667.

IMG_5423
Maridajes cuánticos, menús, ingredientes y 'chefs'.

 

También lo están Miguel Ángel Díaz Moreno, del mismo grupo de arqueología y patrimonio, Cota 667; Raquel Fernández Cézar, investigadora y miembro de la Sociedad de Profesores de Matemáticas de CLM; Enrique García Gómez, doctor en Medio Ambiente, ingeniero forestal y director del Centro Cultural San Clemente y del Sitio Histórico Santa María de Melque y Marc Gener, del CSIC, doctor en Química y experto en investigaciones metalúrgicas.

Una cocina grande, variopinta, con multitud de ingredientes, con muchos ayudantes y muchas recetas por hacer... Y por descubir

Pero esto no es todo. La “cocina” de ‘Ciencia a la Carta’ es muy grande y cabe mucha gente más, como Óscar Gómez Torres, doctor en Ciencias Biológicas y profesor de Bioquímica en la UCLM; Sergio Isabel Ludeña, graduado en Humanidades y Patrimonio, experto en investigación patrimonial y vinculado al grupo Cota 667; Carmen Mata Montes, doctora en Ingeniería Industrial y profesora en la Escuela de Ingeniería de Minas de Almadén y el archiconocido Josu Mezo (@malaprensa), sociólogo, profesor e investigador de muchas y variopintas líneas.

También colaboran en el proyecto Juan Pereira Sieso, profesor de Prehistoria en Humanidades de la UCLM, en Toledo, y divulgador de historia toledana; Antonio Pérez Verde, ingeniero de Telecomunicación, especialista en sistemas electrónicos y divulgador científico en Atresmedia y Principia.io; Cristina Pintado Losa, profesora en la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la UCLM y doctora en Farmacia, con diversas investigaciones sobre neurociencia y María Quejigo García, con un máster en Patrimonio Histórico y vinculada a investigaciones históricas y al grupo Cota 667.

Aunque parezca mentira, esto sigue; porque la base de hacer un buen proyecto es tener al mayor número de gente implicada como te sea posible. Ana María Rodríguez Cervantes, profesora de Ciencias Ambientales y Bioquímica en Toledo, también ha dejado su impronta en grupos de investigación, en las Semanas de la Ciencia realizadas en CLM y en diferentes charlas y conferencias; Jesús Rosado Linares, profesor de la Escuela de Ingeniería Industrial de Toledo; David Sánchez Fernández, investigador en Ciencias Ambientales y colaborador en webs de divulgación y César Sánchez Meléndez, profesor en la Escuela Politécnica de Cuenca y coordinación de varios proyectos relacionados con los más pequeños y la tecnología.

La cocina de 'Ciencia a la carta', bien copada de mujeres, científicas, investigadoras y profesoras

Enrique Sánchez Sánchez, doctor en Ciencias Físicas y profesor de la UCLM en Toledo, también está implicado en el proyecto, al igual que Juan José Sanz, investigador del CSIC y divulgador, o Mikel Sanz Monasterio, también del CSIC, que trabaja en varias líneas de investigación y con muchos láseres.

La convocatoria de esta selección de “cocineros”, aspirantes al ‘MasterChef’ de la ciencia, al menos en Castilla-La Mancha, la cierran Susana Seseña Prieto, profesora de la UCLM e investigadora del área de microbiología de los alimentos, además de habitual colaboradora en las actividades que salen de su Facultad de Ambientales y Bioquímica y Francisco Tapiadorque ha estado en los JJ.OO. de invierno, en Corea del Sur– y miembro del equípico científico GPM de la ¡¡NASA!!, decano de la Facultad de CCAA y Bioquímica de Toledo y coordinador de varios y diferentes proyectos.