Dice que "la niña seguirá escondida"

Susana Guerrero: "La Fiscalía protege a un depredador sexual"

La madre que se niega a entregar a su hija al padre ha declarado por una presunta denuncia falsa por abusos sexuales

Susana Guerrero, en una foto de archivo junto a su hija

Susana Guerrero, la madre que se niega a entregar a su hija al padre de esta, que está condenado por malos tratos y está siendo investigado por presuntos abusos a la menor, ha declarado hoy en los juzgados de Talavera acusada de una presunta denuncia falsa por abusos sexuales.

Susana Guerrero ha declarado hoy

En declaraciones antes de entrar al Palacio de Justicia, Guerrero ha explicado que los cargos que se le imputan “se amparan en el falso síndrome de alienación parental“.

Ha recordado que este mismo aspecto fue utilizado en su día para quitarle la custodia de su hija “y ahora lo usan para condenarme en la vía penal, pidiendo dos años de cárcel”, ha indicado.

Sobre este punto, ha comentado que con esta maniobra “la Fiscalía protege a un depredador sexual” y, al mismo tiempo, “considera que mi hija está manipulada, que su relato es falso y que imagina que ha recibido abusos sexuales de su padre”, ha apuntado.

También ha subrayado que esta argumentación “no es nueva” y le ha supuesto “mucho descrédito social”, por lo que ha aseverado que, hasta que la jueza que lleva el caso no se comprometa a salvaguardar los derechos de la menor, “la niña seguirá escondida”.

Susana Guerrero: El agresor es el que debería estar en la cárcel

De igual forma, ha comentado que “seguiré así hasta que me garantice que no tendrá visión con el agresor”, del que ha dicho que “es el que debería estar en la cárcel” por abusar de ella durante más de ocho años cuando era menor de edad.

Susana Guerrero ha ampliado que el hombre que ahora la sienta en el banquillo la dejó embarazada cuando tenía 17 años, ha negado que fuera su expareja sentimental y ha recalcado que “se aprovechó de mi condición de niña de familia desestructurada, tirada en la calle, para abusar sexualmente de mí”.

Sobre este punto, ha incidido igualmente en el hecho de que ella tuvo contacto con su presunto agresor debido a que este y su esposa intentaron acogerla legalmente cuando era menor de edad.

Siempre diré que soy inocente

“Siempre diré que soy inocente”, ha recalcado, precisando además que lleva “mucho años de tortura” debido a que “todo empezó cuando tenía 13 años y ahora tengo 30”, ha concluido.