Venga, se admiten apuestas

400, 400, 400… ¿Habrá zasca-trasvase en marzo o en abril?

400, 400, 400… Hay apuestas incluso entre quienes piensan que el primer trasvase de 2018 se va a aprobar este mismo mes de marzo o quienes piensan que no, que disimularán durante un par de semanas y en abril, ¡zasca!

Quizás la alegría dure lo que tardaron los embalses de Entrepeñas y Buendía en pasar de secarrales en peligro de extinción a charcas lo más parecidas a un vaso de agua. Quizás las lluvias de las dos últimas semanas, que nos han puesto una sonrisa en la cara aunque la emergencia sigue siendo casi la misma, sean el preludio de nuevos disgustos en forma de un trasvase un mes sí y otro también del agua del Tajo al Segura porque así lo apruebe el Gobierno de España. Y es que al final el agua en Castilla-La Mancha es como la brisa, igual que viene se va. Bueno, nos la quitan, para ser más preciso.

Digo esto porque los dos embalses que son cabecera del Tajo están a punto, si no lo han hecho ya, de llegar a almacenar los 400 hectómetros cúbicos de agua embalsada que es la cifra mínima legalmente establecida para poder trasvasar. Vamos, que en cuanto lleguen ya se puede. Y como en Murcia llevan ya varios días acechando las cifras y los números para reclamarlo, pues imaginen…

400, 400, 400…

Hay apuestas por saber cuándo será el primer trasvase

Hay apuestas incluso entre quienes piensan que el primer trasvase de 2018 se va a aprobar este mismo mes de marzo o quienes piensan que no, que disimularán durante un par de semanas y en abril, ¡zasca!, para que la semana de Pasión castellano-manchega sea más completa. Pero de lo que nadie tiene duda es de que, día antes o después, llegará.

Tengo la sensación de que no calculan las consecuencias sociales que puede deparar volver a la cansina rutina de los trasvases. Y, sobre todo, a ver cómo lo explican aquí, en Castilla-La Mancha, los políticos del PP, a quienes se les va a venir encima un compromiso de aúpa desde el minuto uno en el que el trasvase sea efectivo porque a ver cómo lo explican: o estamos a favor o estamos en contra del trasvase, las medias tintas no valen cuando sobre el agua que pasa por esta tierra decide prácticamente todo el mundo excepto nosotros.

Una ignominia que es legal y contra la que nada se puede hacer en los tribunales. Bueno, eso da igual, porque cuando hay menos de 400 y se ha trasvasado por las razones de Estado que fueren… ¿qué más da recurrir a la Justicia si el agua nunca va a volver?

400, 400, 400…

¡Agua va, Murcia!

@CesardelRioPolo

cesardelrio@encastillalamancha.es