Llevan ya 10.300 euros

Daniel Pérez y "el viaje de Juani": 1.400 kilómetros en bici en memoria de su madre y contra el cáncer

Daniel es un joven de Palomeque (Toledo) que se ha dado esta "paliza" en 10 días, desde Benidorm a Finisterre, para recoger donaciones y concienciar a la gente de la necesidad de ayudar a la investigación contra el cáncer, la enfermedad que se llevó a su madre en 2018

Daniel Pérez Otero, en pleno "viaje de Juani"

Daniel Pérez Otero es un joven de Palomeque (Toledo) que ha cumplido un sueño y un reto: recorrer 1.400 kilómetros en bicicleta y en 10 días, de Benidorm a Finisterre, en memoria de su madre, fallecida de cáncer en octubre de 2018. Con “El viaje de Juani”, que así llamó al proyecto en memoria de su madre, también concienció a muchas personas que conoció en el camino sobre la necesidad y la conveniencia de ayudar económicamente a la investigación contra esta terrible enfermedad.

El joven toledano donará lo recaudado a la Fundación Cris contra el cáncer, organización que desde el principio creó una plataforma para recoger las donaciones, obteniendo 5.000 euros en poco tiempo. Tras el viaje, han llegado a los 10.300 euros, pero aún hay tiempo de recaudar más, ya que en septiembre será cuando proyecten en Carabanchel (Madrid) el documental -que ya está preparado- que contiene las 10 etapas del viaje.

Daniel ha contado con la ayuda de nueve personas -padre, novia y amigos- en su largo viaje

Daniel acaba de hacer el viaje acompañado por otras nueve personas -padre, novia y amigos- que iban en autocaravana para ayudarle. Asegura que la experiencia ha sido inolvidable, ya que ha encontrado mucha ayuda y comprensión en el camino. “La gente se volcó, incluso había quien ya nos conocía, porque el proyecto había sido presentado antes en medios muy conocidos, como Antena 3. Hablamos a la gente y les concienciamos de ayudar a la investigación”, afirma.

Un grupo de familiares y amigos ayudó a Daniel Pérez
Un grupo de familiares y amigos ayudó a Daniel Pérez.

Y es que, según Daniel, “la intención es recaudar la mayor cantidad posible de fondos para la investigación de esta enfermedad, que, estoy seguro, tiene los días contados. Con investigación y recursos podemos vencerlos y vivir en un mundo sin cáncer, merece la pena intentarlo”.

En cuanto al viaje en sí, el punto de partida fue Benidorm porque este fue el lugar donde veraneaba de niño con sus padres. Y Finisterre… porque representa míticamente el punto más lejano de Occidente (“Finis terrae”: “fin de la tierra”).

“El viaje de Juani” tuvo un desarrollo y un final feliz. Juana Otero estará orgullosa de su hijo.

Daniel Pérez Otero, descansando en el viaje de Juani
Daniel Pérez Otero, descansando en el viaje de Juani.