En los Juzgados de Ciudad Real

Un policía salva la vida de un detenido al practicarle una reanimación cardiopulmonar

Le vio mal desde que bajó del autobús que le trajo desde la cárcel de Herrera de la Mancha y poco después comprobó que había entrado en parada cardiorespiratoria, por lo que decidió actuar

Un agente de la Policía Nacional salvó la vida de un detenido en los calabozos de los Juzgados de Ciudad Real cuando al percatarse de que había entrado en parada cardiorespiratoria le aplicó una reanimación cardiopulmonar justo antes de que llegaran los servicios sanitarios, tal y como ha informado la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha.

Los hechos ocurrieron de la siguiente forma: el agente, que está destinado en la Comisaría Provincial de Ciudad Real pero que en ese momento estaba de servicio en los citados calabozos, se percató de que uno de los presos, a quien habían trasladado desde la cárcel de Herrera de la Mancha junto a otros tres internos, se encontraba mareado y como ausente cuando le bajarón del autobús para ingresar en los calabozos y a la espera de juicio.

Por eso estuvo pendiente de él, realizando pasadas periódicas para conocer su estado de salud y si necesitaba asistencia, diciéndole el preso que no quería nada, que estaba cansado y que solo necesitaba dormir.

Pero una hora más tarde el policía regresó por allí y le vio reclinado hacia atrás en un banco, con la tez pálida y sin responder a sus preguntas. Incluso su compañero de celda le dijo que llevaba un rato así.

De ahí que, adoptando las medidas pertinentes de seguridad y autoprotección, intentó que respondiera a los estímulos mediante voces, palmadas en los brazos y en la cara, pero nada, por lo que le tumbó en el suelo y observó que su respiración era muy débil, prácticamente nula, y que cada vez se le notaba menos. Incluso tenía el cuerpo muy frío y pálido, por lo que de inmediato se activó el protocolo sanitario, solicitando una UVI móvil.

Pero mientras llegaban las asistencias, el agente valoró sus constantes vitales, tanto el pulso como la respiración, llegando a entrar en fase de parada cardiorespiratoria.

En cuanto llegaron los sanitarios se hicieron cargo del paciente, afirmando que la labor del policía había sido crucial para la recuperación de las constantes vitales y para mantenerlo con vida.

Un policía que salva la vida, una vez más…

Como dato curioso, este mismo agente, en 2012, cuando estaba destinado en Santa Cruz de Tenerife, sacó del mar a otra persona en estado semiinconsciente y también tuvo que realizarle reanimación, consiguiendo estabilizarlo hasta recuperar sus constantes vitales.