Especial vinos Castilla-La Mancha 2017

En tierra de vinos

Encastillalamancha.es analiza la campaña 2016 en el Especial Vinos Castilla-La Mancha 2017, más producción, menos exportaciones pero más precio... Poco consumo en una región que tiene tanto viñedo como las Islas Baleares en superficie

Muchas son las propiedades que se le atribuyen al vino, pero entre todas ellas destaca la felicidad que provoca cuando una copa se acerca a los labios de su catador. “Si bien la penicilina cura a los hombres, el vino les hace felices”, decía el descubridor de la medicina que cambiaría el mundo, Alexander Fleming. Mucha razón tenía, porque con una copa de esta bebida en la mano a todo el mundo se le olvidan sus males.

Y es que esa sonrisita y esos grandes momentos con familiares y amigos solo pueden ir acompañados de un buen vino. Bien sea en un chato o un botillo tan típico de Castilla-La Mancha, porque en nuestra tierra, donde abunda lo bueno, y entre lo bueno, el campo destaca. Las duras y largas jornadas en la viña con un trago de bota son más livianas.

En tierra de vinos, Don Quijote mediante, los molinos son gigantes, y no por ello menos culpables, son estos caldos, delirantes. Los hidalgos “no bebían” vino, pero quién diría que el amante al vino era Sancho y no don Alonso de Quijano.

ilustración_vino
Ilustracción de Andrés Collado Rodríguez

Castilla-La Mancha es el gran productor de vino. En ninguna región se produce tanto como en esta y en el proceso de comercializar más y mejor su marca y sus caldos anda inmersa.

Campaña 2016… 25,5 millones de hectolitros: 10,8 de vino blanco; 9 de vino tinto; y 5,63 de mosto

La región llegó tardía a la hora de proyectar fronteras afuera el potencial de sus caldos. Otras regiones de España y de Europa se encargaron de vender su marca años atrás, pero los vinos castellano-manchegos no tienen nada que envidiarles y cada año son más conocidos. Tratando de paliar el déficit de comercialización que padece están inmersas bodegas, cooperativas, viticultores, las nueve denominaciones de origen y también la administración.

El propio consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, señala en este mismo especial que la región todavía tiene deberes pendientes. El primero y más importante es precisamente la comercialización de sus caldos.

Además, Castilla-La Mancha afronta en los próximos años un gran reto, muy ligado a esta mercantilización de los productos. El reto pasa por aumentar la facturación en los próximos años hasta los 2.500 millones de euros, un 150 por 100 más de lo que ingresa en estos momentos el sector vitivinícola.

Una producción un 13,5 por 100 mayor que en 2015

La campaña 2016 se ha saldado con algo más de 3 millones de hectolitros más que su predecesora. 25.489.505 hectolitros, de los cuales 19.860.081 son de vino y 5.629.424 pertenecen a mostos sin concentrar.

Es la mayor cosecha de los últimos siete años, salvo “la gran cosecha” de 2013, donde hubo tanta producción que los precios se desplomaron. De esos casi 20 millones de hectolitros de vino, más de la mitad pertenecen a vino blanco, exactamente 10.833.180 hectolitros. La producción de vino tinto se situó en los 9.026.901 hectolitros. Según los datos de la Agencia de Información y Control Alimentarios (Infovi) y facilitados por la Dirección General de Industria de CLM.

De esta gran cantidad de vino, 2.468.939 hectolitros son vinos con denominación de origen protegida (DOG). Las denominaciones de origen agregan un valor añadido al vino y en la lucha por vender mejor estos caldos están las nueve denominaciones con las que cuenta Castilla-La Mancha.

3.211.052 hectolitros tienen indicación geográfica protegida, 5.970 son vinos varietales y 8.209.641 hectolitros son vinos sin indicación.

El vino de CLM salen fuera

El destino de los caldos que se producen en Castilla-La Mancha está fuera de la región y, sobre todo, fuera de España. En la campaña 2016 Castilla-La Mancha ha exportado menos vino que en la anterior, pero ha mejorado la facturación. Más de 11,4 millones de hectolitros de vino han traspasado las fronteras hasta situarse en Alemania, Francia o China.

Región productora, pero no bebedora

Uno de los datos más preocupantes del sector de vino son los de consumo por habitante tanto en España como en Castilla-La Mancha. Según un estudio de Constanza Business & Protocol School, el consumo en CLM en el año 2015 fue de 15,33 litros por personas y año. En España se sitúa en los 17,25 litros.

Pero la cifra más alarmante es el descenso que se ha producido en estas estadísticas. En el año 2010, el consumo se establecía en 18,7 litros por persona en Castilla-La Mancha. Se ha producido un descenso cercano al 18 por 100. Pero los números tampoco son mejores a nivel estatal, donde la ingesta por persona ha bajado desde los 20,98 litros.

El consumo en CLM es casi tres veces menor que en Italia

Las regiones en las que más vino se bebe son Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana y Canarias, todas ellas comunidades autónomas donde el consumo se ve incentivado por la gran afluencia de turistas.

Aun así, los 17,25 litros de media de España están muy lejos de los grandes consumidores de vino. Por ejemplo, en Italia se ingieren 43 litros por persona y año, y en Francia son 42.

Estas cifras hacen comprender por qué Castilla-La Mancha y España son los grandes exportadores de caldos a nivel mundial. El sector se encuentra en la pelea constante de incentivar el consumo entre los ciudadanos. Pero eso, como cuenta el consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha (ver página 30) es un reto de todos.

Un viñedo como baleares

Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera, Cabrera y Conejera forman el archipiélago de las Islas Baleares. Pues bien, Castilla-La Mancha tiene una superficie de viñedo casi tan grande como todas estas islas juntas.

Todo el archipiélago de las Islas Baleares suma 4.992 kilómetro cuadrados y en CLM hay 457.893 hectáreas de viñedo, es decir, 4.578,9 kilómetros cuadrados, y si sumamos las más de 20.000 hectáreas en derechos que no están plantadas da la impresionante cifra de 4.781,4 kilómetros cuadrados.

Con 4.578,9 kilómetros cuadrados, el viñedo de CLM ocupa una superficie tan grande como las Baleares

La región con más superficie de viñedo del mundo tiene un 37 por 100 de la viña en espaldera y el 63 por 100 en vaso. Pero no siempre ha sido así. Hasta que comenzaran las reestructuraciones a principios de siglo (más información en la página 42), solo el 10 por 100 de la superficie estaba sobre postes y alambres.

Airén, la uva reina en CLM

Entre tantos kilómetros cuadrados de viñedo en Castilla-La Mancha hay una variedad que eclipsa en tamaño al resto. La airén, la uva blanca por experiencia en Castilla-La Mancha, ocupa casi 211.986 hectáreas, un 46 por 100 del total. Esta cifra sería superior (un 70 por 100 en el año 2000) de no ser por los más de 1.000 millones gastados en ayudas a la reestructuración que han servido para cambiar y modernizar 174.000 hectáreas.

copa_vino

 

La uva tinta más común y también autóctona en la zona es la cencibel o tempranillo. Tiene un 15,7 por 100 de la superficie total, con 71.818 hectáreas. Bobal, garnacha, macabeo, monastrell, syrah, cabernet sauvignon y verdejo también soy muy comunes en CLM.

Más en el Especial Vinos Castilla-La Mancha 2017:

En tierra de vinos

El viñedo del futuro, así será la próxima reestructuración en Castilla-La Mancha

Menos litros, pero mayor precio en las exportaciones de CLM en 2016

El reto de los 2.500 millones

Francisco Martínez Arroyo: “Me gusta mucho el vino, como al consejero de Sanidad”

¿A qué famosos invitarían a un vino los personajes públicos de Castilla-La Mancha?

Los bodegueros sí saben de vino

Vinos con sabor a DO

Una jornada con la cuadrilla Saltón