Participa en el Plan de Retorno Joven para regresar a casa

Volver, volver… Javier Olivas, un castellano-manchego que se fue a Alemania porque en España no tenía experiencia

Tras finalizar su Grado de Formación las empresas no le ofrecían trabajo por carecer de experiencia, así que emprendió el camino hacia Alemania, donde ha pasado los últimos tres años y medio. Ahora podría volver a Castilla-La Mancha…

Javier Olivas se fue a Alemania porque en España le faltaba experiencia para trabajar. Ahora no le importaría volver.

Es una historia que se repite. Cada rincón de la geografía castellano-manchega tiene su ejemplo, cada uno con su protagonista, su escenario y su razón de ser. Jóvenes emigrados, no ya en busca de un futuro, sino de un presente: el de un puesto de trabajo. Y si algo es común a todas estas historias es que la mayoría empiezan sin una hoja de ruta.

Javier Olivas es uno de esos protagonistas. Albaceteño y mecánico, su indefinida hoja de ruta le llevó hasta Alemania. Su viaje comenzó de una manera sencilla: con las prácticas de su grado medio de formación finalizadas, las empresas requerían un currículo con más experiencia. A pesar de que la FP Dual ofrece formación en el lugar de trabajo con el objetivo de mejorar la empleabilidad, la experiencia era un espacio que no podía llenarse sino con el tiempo.

Las empresas no le contrataban por no tener experiencia

En vista de la poca disposición de las empresas a contratar a alguien recién salido del centro formativo, Olivas se apuntó, sin pensárselo dos veces, a la primera oportunidad que se puso a su alcance: un programa de empleo que facilitaba la salida de jóvenes al extranjero. “Vi la oferta, me apunté y me fui”, explica con decisión.

Si corta era su experiencia, corta fue también su noción de alemán: dos meses de cursillo intensivo en Albacete, su ciudad, tras lo cual hizo la maleta y en septiembre de 2014 aterrizó en el país germano. Ahora se cumplen tres años desde su marcha, y en este periodo no ha perdido el tiempo.

Emigrado con un Grado Medio y dos meses de alemán

La región de Baviera es una de las más industriales de Alemania. No es casualidad que Olivas terminara en la ciudad de Roding, en el sureste del país. La formación mecánica allí dura tres años. Olivas terminará la suya en enero: “Está muy bien porque aquí normalmente se empieza con 17 años y cuando terminas, con 21, ya tienes algo de experiencia, no es como salir sin nada”, cuenta a encastillalamancha.es.

Lo más dificil para Olivas no fue muy diferente de lo que se espera cuando uno llega a un país nuevo: el clima, los horarios, la gente… “Tienes que acostumbrarte a que los comercios cierren a las seis de la tarde, a las comidas y las cenas. Al principio cuesta un poco. Y también al carácter de la gente, que no es como el de los españoles. No es tan abierto”, comenta.

Con todo, no se arrepiente del tiempo invertido, convencido de que añade un precioso valor, no solo al papel, sino a sus habilidades profesionales y a su capacidad para desenvolverse en el mercado laboral. Asegura que es una experiencia que animaría a vivir a otros jóvenes en su misma situación.

Mi idea es encontrar una empresa de Castilla-La Mancha que me ofrezca unas buenas garantías

Sobre su vuelta a la región todavía no hay nada cerrado. De hecho, asegura que apuntarse al Plan de Retorno Juvenil fue una idea casi tan espontánea como la que le sacó de España: “Fue mi hermano el que me mandó la información. Y pensé ¿por qué no apuntarme? En enero habré terminado mi formación aquí. Mi idea ahora es encontrar una empresa que me ofrezca unas garantías: un buen horario, una remuneración decente…”.

Vuelta a Castilla-La Mancha… De momento por Navidad

Se estima que más de 3.400 jóvenes salieron de Castilla-La Mancha solo durante 2017. A principios de este mes de noviembre, ya son 131 los talentos que han comenzado los trámites para su vuelta a Castilla-La Mancha. Las dos primeras jóvenes en completar la vuelta fueron Estrella y Tania, que llegaron el mes pasado. Olivas ya ha realizado una entrevista con una empresa castellano-manchega. Y de momento, las cosas han ido bien.

Las Navidades figuran marcadas en el calendario de Olivas como fecha de su próxima visita a casa. Un tiempo para reflexionar, ya que en enero retomará las conversaciones con la empresa. Y también un tiempo para decidir si la aventura por Alemania termina aquí y se abre un nuevo capitulo en las tierras de la región, o si la historia continúa en la ciudad de Roding un poco más.