A apenas 15 días de su adiós

"Me planteé irme antes, pero no podía dejar a CC.OO. en la situación que teníamos con el Gobierno del PP"

A punto de dejar la Secretaría General de Comisiones Obreras, José Luis Gil cuenta que se planteó irse hace cuatro años, que lo más difícil fue cerrar heridas internas y que su vida ha estado marcada por el sindicato

José Luis Gil, secretario general de CCOO en Castilla-La Mancha. Foto - Rebeca Arango

 

 

A punto de decir adiós a 30 años como dirigente sindical, los últimos 13 al frente de Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha, la mayor organización de la región, José Luis Gil echa la vista atrás en esta entrevista y repasa con sinceridad -y a ratos con mucha prudencia- los capítulos más destacados de su vida sindical, que es sinónimo de su vida entera: “Mi vida siempre ha estado presidida por el sindicato. Todo ha sido el sindicado”.

La fuerte división interna con riesgo de ruptura cuando llegó, los años de vacas gordas, los de vacas flacas, la dura convivencia con el Gobierno del PP, las quinielas sobre su futuro… Lean y vean. No se deja nada sin contestar.

Dentro de unos días, cuando amanezca el 7 de abril será distinto, será el última día que se levante como secretario general de CC.OO. Al día siguiente podrá cumplir su mayor deseo en estos momentos: bajar la intensidad y ser feliz. Sin más.

 

“A mi hija la vi crecer los fines de semana y no todos. Y eso… Pues es una gran putada”

 

¿Hasta aquí hemos llegado?

¡Por fin! Pero hay que llegar… Y hemos llegado hasta aquí después de un recorrido intenso, largo, apasionante, comprometido, con mucha gente. Queda rematar los los días 6 y 7 de abril, lo haremos seguramente que bien, habrá un equipo sólido  en el sindicato y otros nos dedicaremos a otras cosas.

¿Mereció la pena? ¿Lo volverías a hacer?

Por supuesto, no me arrepiento de nada de mi paso por el sindicato, ni siquiera de cuando con 28 años accedí a a la Secretaría General de la Unión Provincial de Ciudad Real, porque me eligieron de manera insensata y yo accedí de manera irresponsable. Desde aquel momento cambió mi vida, que siempre ha estado presidida por el sindicato. Todo ha sido el sindicato. Decir esto después de 30 años no es fácil, pero es que toda mi vida ha sido el sindicato. Y hay veces que me reprocho esas carencias incluso en lo afectivo y en disfrutar como yo hubiera deseado, sobre todo de mis hijos, especialmente mi hija, que es más pequeña. Ahora creo que la gente es más normal que yo y puede conciliar más la vida sindical y familiar. Pero en aquellos años éramos muy pocos haciendo todo lo que tocaba, con jornadas larguísimas. A mi hija la vi crecer los fines de semana y no todos. Y eso, pues es una putada. Espero que a nadie le ocurra esté donde esté en el sindicato.

Mi vida siempre ha estado presidida por el sindicato. Todo ha sido el sindicato

Y, ¿ahora qué? ¿Qué cosas harás?

Pues no lo sé… Cuando me preguntan esto siempre digo que quiero ser feliz, parece una frase hecha, pero no es así. No es que no haya sido feliz en el sindicato, que lo he sido y mucho, sino que quiero hacer cosas que me permitan ser feliz con una intensidad menor. Después de tantos años en primera línea, es razonable que uno se aparte un poquito, que tome distancia y que otros con más ímpetu, más ganas, más juventud, puedan tomar el relevo. Como eso lo tenemos garantizado, estoy muy tranquilo al saber que hagas lo que hagas siempre hay gente que puede remediar tus errores.

¿Has sido feliz como secretario general de Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha?

Hombre… Es muy complicado. Estoy satisfecho de lo que hemos hecho todos estos 12 años, porque ha sido una época muy complicada tanto interna como externamente, hemos vivido unos años dificilísimos. Para la gente y para el sindicato, que somos la gente.

“Humillar no es bueno, ni dentro ni fuera”

¿Qué te ha hecho más feliz y más infeliz?

Más feliz, sinceramente, al ver que cosas que haces todos los días que la gente no aprecia y que aún así hay que hacerlas todos los días, y ver que alguien con nombre y apellidos te agradece o te valora eso que el sindicato ha hecho y que tú, como responsable, has protagonizado. Eso te carga las pilas y te anima a continuar. Hay un ejemplo que me marcó y mucho. Hace no mucho tiempo hicimos una rueda de prensa para denunciar la situación injusta de los trabajadores del Museo del Ejército de Toledo y estuvo con nosotros el delegado, una persona que yo conocía poco, pero que dijo unas cosas que pensé: merece la pena esto. Lo más difícil, lo más duro, lo más complicado es cuando hemos tenido que restañar internamente las heridas que dejó el Congreso hace 12 años. Fue un Congreso de ruptura y cabían dos opciones, que alguna gente se planteó. Yo confieso hoy aquí, después de 12 años, que no me planteé nada en ese sentido. Pero había dos opciones. Una vez que ganas, y ganamos, que la otra parte lo notara e intentar laminar; grave error, creo que hay que ganar para unir. El que te habla apostó por convencer y por unir, por ser generoso con todo el mundo y huir de la posibilidad de laminar y acabar con la contraparte, que es gente de tu sindicato. De hecho, hoy nadie podrá diferenciar dónde estaba cada uno hace 12 años. Eso creo que es lo mejor que hemos hecho, porque hemos dado al sindicato una fuerza que se merece y que nadie se sienta excluido o extraño. Y no siempre es fácil. Pero humillar no es una buena cosa, ni dentro ni fuera.

¿A ti te han humillado?

Que yo tenga constancia no… Hombre… Ha habido comportamientos de algún Gobierno que podríamos calificar como tendenciosos o cercanos a la humillación hacia el sindicato. Pero respondimos con la cabeza fría, con inteligencia, humildemente lo digo y sabiendo el papel que teníamos que jugar con los gobiernos, sea cual sea el partido que los sustenta. Eso ha pasado, hemos salido todos de ese bucle, que era un bucle envenenado y muy malo para Castilla-La Mancha, también para el sindicato. Lo que es malo para Castilla-La Mancha es malo para el sindicato. Aquella situación era muy dura y muy complicada, cuando te buscan la espalda sin razón alguna, por el hecho de no compartir la mayor, pues eso dificulta el acercamiento. Grave error.

Lo más duro, lo más difícil fue restañar las heridas que dejó el Congreso hace 12 años; yo opté por unir

Si tuviera que hacer un video de despedida y de un minuto de duración, ¿qué imágenes pasarían por tu cabeza?

Alguna gente que ya no está no nosotros y que ha sido capital para que lleguemos aquí, gente que está hoy y que tiene mucho futuro y gente normal y corriente, a la que no se la conoce. Los dirigentes tenemos un plus de proyección pública, a veces excesivo, pero detrás hay un ejército inmenso de gente, más de 4.000 delegados y delegadas que todos los días hacen un trabajo no visible, que no sale en los medios, pero que resuelve problemas a la gente en su centro de trabajo todos los días, miles de problemas. Yo en ese video haría un homenaje a la gente que todos los días se la juega por defender los intereses del conjunto de los trabajadores y que nunca tienen ni medio segundo de gloria. Y también tendría muy presente a la gente que hace más de 50 años nos permitió estar hoy aquí en libertad defendiendo los derechos de todo el mundo. Aquella gente tiene mucho que ver con nosotros, no somos los mismos, pero sí somos lo mismo. No entender que esto es un proyecto colectivo es empezar a fracasar.

Teniendo en cuenta que parte de tu trabajo es organizar manifestaciones y protestas, ¿dejas más amigos o enemigos?

Lo que quiero llevarme es que hemos hecho lo que tocaba. Y que la gente juzgue. Hay que asumir desde el principio que hay gente a la que no le vas a gustar digas lo que digas y hagas lo que hagas y hay gente que sí le gustas… Espero que estos sean los más y los otros los menos. Lo importante es que la gente valore que lo que ha hecho el sindicato para el conjunto, eso será lo mejor.

Gif de José Luis Gil, secretario general de CCOO en CLM

¿Los sindicalistas también lloran? “Por supuesto”

¿Los sindicalistas también lloran?

Por supuesto.

¿Por qué llora un sindicalista?

No soy llorón, pero si algo me pone especialmente sensible es cuando veo cosas injustas con solución evidente, imposibilidad de que se ponga en marcha y gente que sufre las consecuencias de una manera brutal. Eso me enerva. Hay que llorar lo que tengas que llorar y una vez que lo has hecho, ponerte en marcha, intentar resolver el problema, dar alternativas, pelear… ¡Nunca resignarte! Y no tener miedo, que te paraliza y te anula como persona. Además, el miedo en algunas situaciones, como las que hemos vivido, te lleva a ser comprensivo con los verdugos y eso es letal. Hay gente que es responsable de lo que nos pasa y esa gente debe notarlo.

¿Alguna espina clavada?

Yo creo que no. Aunque esa pregunta es oportuna, pero de complicada respuesta. Siempre te queda algo que nos has hecho. Con la patronal, con el Gobierno, con otros sindicatos… Lo importante no es que queden pendientes algunas cosas, sino que las que has hecho sean verdaderamente importantes y merezcan la pena. El balance, en ese sentido, es bueno.

Me planteé irme hace 4 años, pero no podía dejar Comisiones Obreras en una situación como la que teníamos con el PP

 

No sería honesto no decir que hay momentos en los que uno se plantea todo. Pero en los momentos más complicados, a pesar del cansancio y de algunas reflexiones previas, precisamente como el tema estaba muy complicado y teníamos una situación interna en Castilla-La Mancha muy dura, muy difícil, ni me planteé la posibilidad de no continuar. Digo hace 4 años, aunque sigo pensando y defendiendo, ahora que me voy, que 8 años son suficientes. Sinceramente, lo creo honestamente. Pero no me lo planteé más allá de una reflexión inicial, porque no quería que se interpretase como lo que no era, una huida de nadie ni de nada y menos dejar al sindicato en una situación tan dura como la que teníamos con el Gobierno del PP. Por lo tanto, si que es verdad que hubo una reflexión de 5 minutos, igual de 10 o igual de más, pero tenía clarísimo que pare poder hacer eso tendría que haber estado esto de otra manera. Venía diciendo desde hacía tiempo que los mandatos tendría que ser máximo de 8 años, pero no pude cumplirlo.

“Fue una putada hacer un ERE. Y grande, pero no había otra opción”

¿Es una burla del destino que a un sindicato como Comisiones Obreras le toque despedir o está bien que todo el mundo pruebe de todo para que sepa lo que le puede pasar a cualquiera?

Un sindicalista no es algo extraño a la sociedad. Hace poco comentaba con algunos compañeros que son más jóvenes, que había que tener una vivencia en todos los aspectos de lo que es un sindicato: haber sido delegado, haber estado en una huelga, en un conflicto, con el empresario, que te amenacen, que te despidan, que negocies, que pactes… Es verdad que nosotros tenemos un rechazo brutal internamente a ejercer esa parte de organización interna a la que te obliga la propia ley, porque aquí hay gente trabajando y tienes la consideración de “empresario”… Cuando hay alguna dificultad y se pregunta, bueno, quién está en el otro lado de la mesa… No hay nadie… ¡Ni Dios quiere estar en el otro lado de la mesa! Alguien tendrá que ejercer como tal si tenemos la consideración legal de una empresa, pero hay peleas serias, porque nadie quiere ejercer de empresario como tal…

Cuando hay situaciones muy complicadas, y aquí las ha habido, y hay que hacer ajustes que permitan dar continuidad al proyecto, tiene un coste personal duro. Quizás lo que más nos ha costado en los últimos años ha sido eso, pero eso no pasaba por casualidad. Yo dije en su día que el Expediente que se planteaba en Comisiones lo había hecho el PP. Y lo mantengo. Porque era gente que estaba adscrita a un programa que el Gobierno del PP, de manera consciente, se negó a financiar. Lo hemos ganado hace poco en los tribunales, como otros muchos. El sindicato no tenía posibilidad de financiar esa actividad, lo hicimos tres meses con fondos propios, pero tuvimos que tomar la decisión de preservar al conjunto y hacer un ERE para ese programa de orientación. Perseguir al sindicato tiene estas consecuencias, gente que hacía muy bien un trabajo que hacía falta, antes y ahora. ¿Eso es una putada? Sin duda. Y grande, pero no había otra opción.

“Los empresarios que lo hacen bien son un porcentaje cada vez más alto”

¿Te vas pensando que los empresarios son siempre los malos de la película? Porque hoy ha cambiado mucho el perfil del empresario… Una persona puede ser trabajador, autónomo o empresario en épocas alternas de su vida…

Por supuesto. El empresario que tiene un proyecto a medio o largo plazo y tiene un plantilla estable, cualificada y motivada… Esa empresa va a funcionar. Cuando un empresario piratea continuamente, esa empresa va a ir mal. Y ese empresario, que todavía existe, hay que intentar erradicarlo. Los que lo hacen bien es un porcentaje cada vez más alto. El Pacto por Castilla-La Mancha tiene mucho que ver con esto y ahí estamos los sindicatos, los empresarios y el Gobierno, porque el objetivo es común.

¿Una cifra? Las tasas de paro del 7 por 100. ¿Una fecha? La huelga general del 14-N. ¿Un hecho? La reunificación del sindicato
Jose Luis Gil, secretario general de CCOO CLM

 

A modo de resumen, ¿qué cifra, qué fecha y qué hecho representan tus 12 años al frente de Comisiones Obreras en CLM?

¿Una cifra? Añoro las tasas de desempleo de hace unos años, del 7 o del 8 por 100 e incluso menos. Que nos costó mucho trabajo conseguir en CLM, hoy la cifra es del 25 por 100, hemos retrocedido mucho.

¿Una fecha o un día?

El 14-N, la huelga general de 2012, porque era una huelga general de rebeldía y por la dignidad de las personas, que alguna gente no entendió. Tenía razones de mucho peso que hoy estamos sufriendo, porque la reforma laboral de 2012 ha triturado el mercado de trabajo y ha machacado a la gente. Esta semana daba unos datos de un informe que hemos hecho sobre el incremento de los contratos temporales en CLM. En 2007, se hicieron hasta 94.000 contratos de menos de 7 días, una cifra alta y preocupante. En el año 2016 se hicieron 227.000 contratos de menos de 7 días, un 97 por 100 más. Este dato demuestra que tenemos una sociedad enferma, un mercado de trabajo muy precario y así este país no despega en la puta vida. Este dato encierra que hay personas detrás, con nombre y apellidos que no ven luz al final del túnel, ni el túnel ni ven nada, más que un pozo sin fondo.

¿Un hecho a destacar en estos 12 años al frente de Comisiones Obreras?

Para mí el hecho más importante fue reunificar y volver a ser todos lo mismo internamente. Un Congreso que se salda con el 53 y el 47 por 100; o sea, que estábamos partidos por la mitad en el año 2004 y que se llegó a 2008 con una lista única y sin aristas… Es fácil decirlo, pero vivirlo y trabajarlo era un reto importante y es una gran satisfacción que hayamos sido capaces de unificar nuevamente el sindicato en Castilla-La Mancha. No es solo cosa mía, a mí me tocó pilotar, pero hay otra mucha más gente.

“Gracias al Plan de Empleo hay 20.000 personas que pueden comer con cierta dignidad y antes no podían”

A modo de balance, ¿cuál ha sido el mejor presidente o presidenta de CLM, a tus ojos?

No es fácil dar una respuesta categórica, porque cada uno ha tenido momentos distintos y por lo tanto su valoración también lo es.

Está claro que no había región hasta que llegó el PSOE en el año 83 y en el Gobierno estaba Pepe Bono, esto es indiscutible. Yo creo que todo el mundo se lo reconoce y la región también. Hizo región.

Después estuvo José María Barreda, que tuvo una situación muy compleja al final, pero inicialmente dimos un gran tirón, también lo necesitábamos porque estábamos muy atrasados, y se fue consolidando la idea de región.

Hay una época oscura, una época de plomo, que significa el Gobierno del PP, 4 años de parón en todos los sentidos y para alguna gente de retroceso acusado. Ahí están los datos y los hechos.

El Gobierno actual, de Emiliano García-Page, es de cierta ilusión, con muchas expectativas puestas en el Gobierno y en el presidente, tras una época tan dura como la que vivimos. Expectativas que no siempre se ven satisfechas. Soy consciente de que no todo se puede hacer ya, podemos compartir los objetivos finales pero sí que hay dificultades en el ritmo que se le da, que creo que es muy lento y hay gente que no tiene margen para esperar. Siempre digo que la medida más importante que se ha tomado por este Gobierno es el Plan de Empleo, porque para lo que no tenían nada que comer ahora hay 20.000 personas que lo pueden hacer con cierta dignidad y antes no podían. ¡Es muy importante! Creo que hemos llegado a la gente que lo tenía más crudo, a la gente en exclusión social pura y dura.

Compartimos los objetivos del Gobierno Page, pero creemos que el ritmo es muy lento; con Cospedal estábamos en fase de destrucción

Define los años de Cospedal como los del plomo. Ella en el Congreso del PP se preguntaba dónde estaban ahora los de las camisetas, en clara alusión a los sindicatos.

Que piense por qué había camisetas cuando gobernaba ella. Ahora quizás se vaya más despacio de lo deseable en la reconstrucción y nosotros lo hemos hecho notar al Gobierno, pero estamos en fase de construcción o reconstrucción y hace 4 años estábamos en la fase de destrucción masiva e insensata. Ella se dedicó a destruir y ahí están las consecuencias. Ahora la gente se queja y se moviliza con una intensidad menor porque estamos avanzando.

¿Cree que volverá a ser candidata y presidenta de CLM?

Todo apunta a que sí. Lo segundo, depende de los votos de la gente. Lo fue y puede volver a serlo.

“No me planteo volver a dirigir Comisiones Obreras en ninguna circunstancia”

¿Hay alguna circunstancia en la que te plantearas volver a dirigir Comisiones Obreras?

Ninguna. Uno se va, se debe de ir y ha de notarse. Los que se van a medias no me parece razonable.

¿Te ha tentado la política alguna vez?

Toda mi vida.

“Si algún partido ha intentado ficharme no me he dado cuenta”

¿Algún partido te ha intentado fichar?

Si lo han hecho han sido sutiles, porque no me he dado cuenta.

¿Y si te tiendan en adelante?

Si llegamos a ese río, antes de cruzarlo lo veremos. Pero ahora no me lo planteo.

Si yo de digo política, tú no me contestas “de éste agua no beberé”…

Por supuesto que no. El sindicato hace política y la ha hecho siempre. Pero política no partidaria.

 

¿Sabes que estás en quinielas?

No, no lo sé. Sinceramente.

¿Te las cuento?

Bueno.

Por ejemplo, se dice que vas a ser el próximo presidente del resucitado CES, por acuerdo del PSOE y Podemos.

Te digo que no.

¡Jamas me han propuesto ser presidente del CES! No me he planteado eso ni medio segundo
Jose Luis Gil, secretario general de CCOO CLM

 

¿Nadie te ha puesto esa propuesta sobre la mesa?

¡Jamás!

¿No está en tu interés tomar ese camino, si llegara?

No me he planteado eso ni medio segundo. Habrá quinielas, pero he de decir que a mí nadie, nadie, me ha planteado nunca nada.

¿No está en tu interés tomar ese camino, si llegara ese planteamiento?

Soy una persona educada y cuando alguien tiene el detalle de plantearte algo, siempre lo considero, siempre; aunque no lo comparta y aunque nunca vaya a hacerlo.

¿Qué vas a hacer al día siguiente?

Al día siguiente no voy a hacer nada.

¿Has meditado el siguiente paso inmediato?

Sinceramente, no.

¿Nos vas a sorprender?

No lo creo. No tengo todavía decidido lo que voy a hacer.

Ahora que ya te vas, si te pregunto a quién votaste en las generales, ¿me contestas?

Te contestaré en la siguiente entrevista.

En algunos círculos políticos se interpretan algunas de tus posiciones como próximas a Podemos, se mira con lupa lo que dices porque uno de tus hijos es un destacado miembro de este partido.

No soy consciente de eso, pero si alguien lo hace me parece que confundir estos planos es poco inteligente. La gente que dice esto, que no sé quién es, me ofrece pocas garantías. Confundir un vínculo familiar con mi función en el sindicato y, en todo caso, la de mi hijo como miembro de Podemos, no merece que le dedique muchos mensajes.

Un tercio de los ciudadanos en CLM están en el umbral de la pobreza y el 40 por 100 de las empresas dan pérdidas… ¡Vaya panorama!

Es verdad el dato que da el presidente de la Cecam, incluso quizás sean más; pero también es verdad que como no cambien de actitud en relación con el tema salarial el próximo año quizás haya más empresas con pérdidas. Los salarios son el mayor instrumento que tenemos hoy patronal y sindicatos para que se recupere la demanda interna.

¿Es un fracaso del sindicalismo que ya no sea suficiente trabajar para poder comer?

Es un fracaso de la sociedad, que tendría que remediar por todos los medios que esto ocurra. Si en el año 2012 la huelga general hubiera sido total, que no le quepa a nadie ninguna duda de que el PP no hubiera puesto en marcha la reforma laboral.

¿No hay nada en los sindicatos que por acción o por omisión o por ambas cosas explique el descrédito de los últimos años?

Por supuesto. Aquel colectivo que diga que lo hace todo bien ya puede apartarse de la vida, porque son unos imbéciles. Hay cosas que haremos mal o no haremos de manera adecuada, pero no era para tanto, para esa campaña de acoso y derribo al sindicalismo. Y si la hubo es porque eran conscientes de que lo único que podía frenar que se pusiera en marcha lo que pretendían éramos los sindicatos de clase, fundamentalmente UGT y CC.OO.. Ahora el tema está más tranquilo, ha bajado la presión sobre el sindicato, esperemos que podamos rehacernos. Pero más allá de eso la gente tiene que ser consciente que de manera individual es incapaz, en general, de resolver sus problemas; de manera colectiva podemos tener alguna opción.

Para terminar le pido tres consejos a tres personas que de una forma y otra tienen o han tenido que ver mucho contigo.

Un consejo a tu sucesor, Paco de la Rosa.

Que escuche y que hable con la gente, dentro y fuera.

Él dijo de ti: “Se me antoja complicado ni siquiera poder alcanzar el nivel y el tono que José Luis Gil ha podido alcanzar en estos años”…

La gente siempre es muy amable. Creo que es una frase exageradamente amable, que agradezco, en todo caso.

“¿Un consejo a Pedrosa? Que intente ser feliz dentro de UGT”

Un consejo para tu “rival” sindical estos años, Carlos Pedrosa, secretario general de UGT.

Carlos es amigo, no es rival. Es cierto que Carlos quiere que la UGT sea más y tenga más delegados y yo hago o propio en Comisiones. Dicho esto, Carlos y yo hemos estado espalda con espalda en momentos muy complicados y eso lo valoro de manera muy positiva. Nunca he notado en Carlos una actitud retorcida ni rebuscada, sino sincera y de leal colaboración. Eso es lo mejor que me llevo de la relación con UGT y con Carlos Pedrosa, que era, es y seguirá siendo amigo. ¿Un consejo? Que intente ser feliz dentro de UGT… Yo lo voy a ser fuera.

¿Un consejo para Ángel Nicolás, presidente de los empresarios?

Ángel ha tenido intervenciones públicas muy desafortunadas. Hemos tenido momentos de fricción pública muy acusada; y privada, difícil; esto es así… Dicho todo esto, con Ángel Nicolás tengo una relación de respeto, porque él hace lo que cree que tiene que hacer como presidente de la Cecam, aunque yo creo que se equivoca y se lo he dicho muchas veces; y yo hago lo que tengo que hacer como secretario general de Comisiones y seguramente él también cree que me equivoco. Tenemos una relación un poco tormentosa, a veces hasta convulsa, con broncas públicas a veces poco afortunadas… bien… Pero, ¿en qué parte podemos estar de acuerdo? Lo hemos intentado y lo hemos conseguido. Por ejemplo en el Pacto por la Recuperación de Castilla-La Mancha. Le tengo cierto afecto en lo personal.