Comisiones Obreras

"Lo que hace Page no tiene nada que ver con lo que hizo Cospedal… Le pondría dos marchas más"

Con Paco de la Rosa, secretario general de CC.OO. en Castilla-La Mancha hablamos de empresas, de los retos del mercado laboral 4.0, y de los Gobiernos de Page y Cospedal, entre otros asuntos

Foto - Rebeca Arango

Aún no ha cumplido seis meses al frente de Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha, la mayor organización sindical y social de la región, donde sustituyó al carismático José Luis Gil tras 12 años en la Secretaría General. Procedente del puesto de mando de CC.OO. en Albacete, la columna vertebral del sindicato en la región, Paco de la Rosa confiesa que su vida ha cambiado considerablemente tras aterrizar en la “corte” toledana.

La transición Gil-De la Rosa y viceversa ha dado para comentaros internos, pero las disciplinadas Comisiones siguen lavando los trapos en casa. “Yo soy un hombre de Gil y tuve el honor de presentar su candidatura hace 12 años”, afirma. Pero también reclama que la primera obligación de un nuevo líder es “sacudir”  la organización para renovar e impulsar.

Con Paco de la Rosa hablamos de empresas, Gobierno, sindicatos y los retos del mercado laboral que traerá la industria 4.0, en la que los nuevos trabajadores son robots.

Se declara de izquierdas, aplaude la incorporación de Podemos al Gobierno y tiene claro que, en contra de lo que proclaman otros, los Gobiernos de Emiliano García-Page y María Dolores de Cospedal no se parecen nada, aunque pide al presidente socialista ir más deprisa.

“Cuando alguien llega a una organización tiene la obligación de sacudirla”

Eres el cuatro secretario general de la organización social más poderosa en afiliados y capacidad de influencia de Castilla-La Mancha. ¿Te ha cambiado mucho la vida?

Sin duda. He sido secretario provincial de CC.OO. en Albacete durante los últimos 12 años, con una actividad también frenética, con muchos problemas. Hemos tenido años muy complicados y desgraciadamente nuestra actividad se multiplica cuando se multiplican los problemas. Eso ha hecho que nos tocara trabajar muchísimo e intentar parar los golpes que la crisis y la acción política han dado. Pero el escenario regional tiene más aristas y complicaciones. Mi vida ha cambiado mucho…

¿Mucho a mejor o a peor?

Yo diría que para bien, porque en lo personal siempre se pierden cosas, pero cuando uno tiene un sueño y consigue la meta de dirigir esta organización… Pues es un sueño hecho realidad y, en ese sentido, claro que ha cambiado para bien.

¿Qué ha cambiado en la organización bajo tu mandato en estos cinco meses?

Poco. Tampoco creo que haya que cambiar esencialmente muchas cosas. Seguramente sí las pequeñas, porque cuando alguien llega a una organización tiene, en primer lugar, la obligación de sacudirla, de hacerla moverse incluso desde sus cimientos para darla un nuevo impulso. Entre otras cosas, porque los retos que tenemos por delante son tan importantes y tan difíciles que necesitamos tener una organización fresca.

Entrevisté a tu predecesor, José Luis Gil, uno días antes de marcharse de la Secretaría General y me dijo que esperaba que el cambio no implicase ruptura. No se te considera un hombre de Gil, ¿cómo vas a gestionar las diferentes sensibilidades y almas de CC.OO.?

Bueno… Yo soy un hombre de Gil y tuve el honor de presentar su candidatura hace 12 años, que es verdad que fue uno de los momentos más amargos de esta organización. Lo peor eran dos mitades enfrentadas, que partieron al sindicato. Sí que soy un hombre de Gil y me alegraré tanto como el que más de que todo le vaya bien en Madrid. Se llevan a un gran sindicalista para el desempeño de la formación sindical. Creo que en este momento y en esta tierra no hay grandes diferencias ideológicas en cómo vemos el sindicato unos y otros. Somos una familia bien avenida, que hemos arropado la candidatura de Unai de manera unánime y sin fisuras.

Sí que soy un hombre de Gil y me alegraré tanto como el que más de que todo le vaya bien en Madrid

Uno de los grandes objetivos que planteaste al ser elegido fue poner a las trabajadores en el centro del debate político. Pero los únicos trabajadores que hay en el debate político son los públicos, que no son los peor tratados por el mercado laboral precisamente…

Yo creo que los trabajadores públicos han sido de los más castigados en esta crisis. ¡No sé el día que podrán tener una buena prensa…! Hay muchos empleados públicos que no ganan 1.000 euros al mes… ¡Muchos! Y sus recortes han sido proporcionalmente más grandes que los que han podido tener los trabajadores de cualquier empresa privada. Es verdad que hasta ahora tenían el “privilegio” de tener blindada su salida, no podían ser despedidos, pero eso ha empezado a cambiar con las últimas reformas laborales y en Castilla-La Mancha han sido despedidos miles de empleados públicos.

Creo que hay que seguir hablando de ellos, pero también hay que hablar del resto. Pero las competencias sobre los trabajadores de la empresa privada tienen que ver mucho con la reforma laboral queremos propiciar para un nuevo Estatuto de los Trabajadores y eso es una competencia estatal. Se ha ido perdiendo el punto de equilibrio que existía entre empresarios y trabajadores.

No todos los trabajadores públicos tienen mala prensa. Solo algunos. Y, en cualquier caso, en general sus condiciones de trabajo son más ventajosas. ¿No es un fracaso sindical que el centro del debate no sean los que peor están? ¿O es premeditado insistir en ello porque les resulta más fácil conseguir avances en el sector público que en el privado? Oigo a muchos trabajadores de empresas preguntarse de qué se quejan sus homólogos del sector público…

A veces somos capaces entre todos de crear falsas realidades. Los empleados públicos son los que prestan los servicios públicos, son los médicos, las enfermeras…

Pero esos no tienen mala prensa…

También hay mucha gente que no tiene una bata blanca pero que trabaja en Sanidad. No es verdad que los empleados públicos sean unos grandes privilegiados ni tienen más salarios que en el empresa privada.

No es verdad que los empleados públicos sean unos grandes privilegiados ni tienen más salarios que en el empresa privada

¿Qué querías decir cuando dijiste que la democracia no había llegado a las empresas?

Que si una democracia se puede entender como la participación de todos en el gobierno de las cosas… En las empresas eso no ocurre, hay un mando único que decide y determina cuáles son las acciones, la línea de producción, la línea comercial, qué departamento va a potenciarse, cuál va a desaparecer… No hay, con carácter general, una participación activa de los trabajadores en la toma de decisiones en cómo queremos que sea la empresa.

Yo creo que eso es un error, además de una falta de democracia. No podemos entender una empresa sin trabajadores y unos trabajadores sin empresa; nos necesitamos. Pongo el ejemplo de Sada, porque estoy convencido de que no se tendría que haber despedido a los trabajadores que ha despedido, si no que se podía haber hecho una redistribución de la producción. Pero los trabajadores no opinan sobre eso, solo sufren las consecuencias.

Y para colmo tenemos un Estatuto de los Trabajadores que no contempla nadie que medie para poder evitar que un despido se produzca. También es cierto que no todas las empresas son antidemocráticas. Pero a medida que vamos bajando el listón nos encontramos empresas tan antidemocráticas que ni siquiera permiten elecciones sindicales y no hay un trabajador que se atreva a presentarse, por miedo.

“La situación de los trabajadores es peor que hace 10 años, hay millones de trabajadores que son pobres”

En España, ¿la situación mejora o empeora?

Yo creo que en cualquier país de Europa la situación de los trabajadores es peor que hace 10 años. Lo que pasa es que nosotros partíamos de una democracia y el mazado ha sido más duro. No estamos mejor, fundamentalmente porque no tenemos calidad en el empleo y, por lo tanto, nuestro futuro está hipotecado y crece el miedo entre los trabajadores, que están dispuestos a cualquier cosa.

Hoy hay millones de trabajadores que son pobres, con jornada que a veces superan las 10 horas diarias y no llegan a final de mes. Ser trabajador y pobre son conceptos que no deberían ir ligados; sin embargo… Si esto sigue así, dentro de 10 años el trabajador estándar será un trabajador precario que no estará vinculado a ninguna empresa ni siquiera cinco años de media y se tendrá que buscar la vida hasta casi el final de su carrera profesional y seguramente tendrá problemas para incorporarse al mercado de trabajo cuando tenga más de 45 años.

Gif de Paco de la Rosa, secretario general de CCOO CLM

 

Hablan de los empresarios como de unos señores sin rostro, que viven en un mundo sin problemas, rodeados de dinero… Pero un empresario es el frutero o la peluquera de nuestro barrio, que ha contratado a uno o dos trabajadores y que ellos mismos han sido empleados por cuenta ajena… ¿Se convierten en explotadores por abrir una frutería o una peluquería? Porque en esta región ese perfil es el que predomina…

Sí ése es otro estereotipo que nos hemos inventado entre todos, ese señor orondo con el puro en la puerta…Y no es verdad. Casi el 95 por 100 de las empresas de Castilla-La Mancha tienen menos de 5 trabajadores, porque tenemos microempresas.

Pues eso no encaja en el perfil de gran explotador…

Yo nunca he dicho, y si lo ha dicho alguien de mi organización, se ha equivocado, que un empresario sea por definición un explotador o una entidad sin rostro ajenas a los problemas.

Yo creo que la mayoría de los empresarios no son ajenos a la crisis y sé que la han sufrido en sus carnes y lo han pasado muy mal y no han aprovechado la crisis para cebarse en los recortes… No, no digo eso. Es verdad que hay muchos empresarios pequeños que lo hacen muy bien y que le pagan a sus trabajadores su salario y su convenio, pero hay muchos que por ser pequeños tampoco son cándidos. Y utilizan la reforma laboral, incluso la retuercen, para hacer algo que por desgracia ahora es muy habitual, contratar a personas a media jornada…

No son grandes explotadores porque no tienen grandes trabajadores, pero lo que hacen está mal y estamos viendo que cada vez eso ocurre con mucho más frecuencia. Y la Inspección de Trabajo no tiene posibilidad de controlar todo, porque no hay inspectores suficientes.

Casi el 95 por 100 de las empresas de Castilla-La Mancha tienen menos de 5 trabajadores, pero hay muchos que por ser pequeños tampoco son cándidos

Y mientras estamos hablando de las cosas de siempre, ¿hay alguien en los sindicatos, en la administración o en la empresa, pensando cómo afrontar la industria 4.0; es decir, la llegada de robots, que acabarán con un montón de empleos? Porque está más a la vuelta de la esquina de lo que parece…

Ya hay mucha gente encima de esas cosas, pero es verdad que necesitamos más tiempo, más diálogo social y más inversión económica. Para no quedarnos detrás, una vez más, en esta nueva realidad, tenemos que invertir. Y no solo puede venir de la mano de la administración o de Europa… No podemos esperar que todo venga del Estado o de la UE… Los empresarios tienen que empezar a plantear que ellos también tienen que poner dinero encima de la mesa. Eso del I+D+i no solo tiene que venir de la mano de la subvención, si no de la voluntad decidida de los empresarios por apostar que eso cambie. El mercado no espera y las empresas o cambian o desaparecen.

Hace falta un gran pacto en esta tierra para saber dónde queremos llegar. Es importante traer grandes empresas y tecnificadas, pero también que den el salto las que están aquí y evitar que se fuguen talentos con grandes ideas, porque no pueden realizarlas aquí y a lo mejor sí en Gran Bretaña. La tendencia es que cada vez haya menos trabajadores en el mundo de la industria en general, pero yo creo que otro mundo es posible.

Espero que los trabajadores de la industria 4.0 tengan más derechos y mejores condiciones, porque las máquinas lo facilitarán y también que se apueste por sectores emergentes, como los servicios sociosanitarios.

No podemos esperar que todo venga del Estado o de la UE… Los empresarios tienen que empezar a plantear que ellos también tienen que poner dinero encima de la mesa en la industria 4.0
Paco de la Rosa, secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-La Mancha

 

Estamos en vendimia, donde CC.OO. denuncia cada año numerosos problemas laborales. ¿Sobre qué llaman la atención especialmente?

Sobre las condiciones laborales. Este año va a haber una buena cosecha y, por lo tanto, se va a contratar mucha mano de obra. Queremos saber cuánta se necesita y contrastarlo con la contratación efectiva realizada, para evitar que haya gente sin dar de alta o dada de alta por pocas horas para trabajar muchas horas al día. Eso también hay que hacerlo con los pequeños agricultores, que a veces también se juegan la vida sin ser conscientes de ello. Hay demasiados tractores circulando por ahí sin sistemas antivuelcos. Hay que velar por la salud y las condiciones de trabajo.

“Era clave aprobar el Presupuestos de 2017”

Ha habido Presupuestos en vez de elecciones anticipadas, que era lo que Comisiones pedía. Se van a comenzar a elaborar los de 2018. ¿Cuáles son las prioridades de CC.OO. para esas cuentas de la Junta?

Para nosotros era clave aprobar el Presupuesto de 2017, porque situábamos un techo de gasto en condiciones más favorables. Queremos que los Presupuestos en Castilla-La Mancha sirvan para mejorar la vida de las personas y si no los hubiéramos tenido hubiera sido un fracaso. Y si hubiera habido elecciones, hubiera ganado quien hubiera ganado, no lo hubiera solucionado porque hay cosas que ya no tienen remedio.

¿Cuáles son las prioridades para el próximo Presupuesto?

Recuperar a un montón de familias que lo están pasando muy mal, que están pasando hambre literalmente, que viven de las pensiones de su padres. Queremos que la ley de dependencia vuelva a situarse en los niveles que tenía en los primeros años y tiene que haber una inversión importante en servicios públicos sociosanitarios, porque las personas con diferentes capacidades han sido muy maltratados en esta tierra.

Queremos hablar de un gran pacto educativo que nos lleve a acabar con las diferencias, por ejemplo entre estudiar en Albacete o en un pueblo de la sierra. Esperamos que la universidad se potencie, que no esté bajo mínimos como hasta ahora y que ha sufrido retrocesos importantes. Por supuesto, redondear una sanidad que se ha deteriorado demasiado. Y queremos hablar de inversiones que propicien la creación de empleo, políticas activas de empleo.

Queremos que se desarrolle una renta básica, que eso no es subvencionar a gandules, permíteme la expresión, pero sé que hay gente que opina de esa manera. Si no que cuando una persona busca empleo de manera activa y no lo encuentra, tiene que haber un Estado que garantice el bienestar de esas personas.

Paco de la Rosa, secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-La Mancha

 

Por cierto, ¿le parece que la UCLM debe firmar convenios de patrocinio como el firmado para patrocinar al CD Toledo?

No creo que sea la función de la Universidad patrocinar a ningún equipo profesional de ningún deporte, sinceramente. Ni de ninguna administración. Sí creo que cualquier administración tiene que potenciar el deporte base y aficionado. Esta Universidad tiene que pedir más dinero para ser una universidad pública y de excelencia, para poder hacer investigación que no se hace y se debería hacer.

“No es función de la Universidad patrocinar a ningún equipo profesional de ningún deporte” 

El Gobierno de CLM, en tu opinión, ¿mejora o empeora con Podemos dentro?

Yo creo que mejora… Somos el sindicato más grande, el que más nos gusta poder hacer cosas y tenemos vocación de gobierno. Me gusta ganar las elecciones sindicales en las empresas, me gusta ganar las elecciones generales con carácter general, sector a sector, porque quiero poderme sentar en las mesas de negociación y poder discutir las relaciones laborales. No quiero estar al lado discutiendo con el que tiene el gobierno de las cosas, yo quiero gobernar las cosas y, por lo tanto, me parece muy interesante que Podemos haya decidido salir dela oposición, de la crítica para meterse en el Gobierno para poder hacer cosas. Y, además, en una Consejería que es capital y ya hemos reclamado nuestra participación activa en el desarrollo de ese rescate ciudadano que se va a poner en marcha con esa Consejería.

Me parece muy interesante que Podemos haya decidido salir dela oposición, de la crítica para meterse en el Gobierno para poder hacer cosas

¿Cómo son las relaciones con UGT y qué petición les harías?

Mis relaciones son buenas. Además, Carlos (Pedrosa) y yo somos paisanos, nos conocemos desde hace mucho tiempo; pero también tengo buenas relaciones con Alberto (Sánchez) y en general con la dirección regional de UGT. La petición es que no perdamos la complicidad que mantenemos, porque el día que no vayamos juntos seguramente la clase obrera se resentirá de alguna manera.

¿Cómo son las relaciones con Cecam y qué petición les harías?

Las relaciones son buenas también en estos seis meses en los que llevo relacionándome con ellos. Hemos tenido el acierto de poder firmar ese protocolo de negociación colectiva regional que va a permitir que se puedan desatascar muchas situaciones que había de conflicto en las provincias. Les voy a pedir más compromiso y más valentía para abordar los grandes temas. Creo que sería muy saludable cerrar un puñado de convenios regionales que pudieran homogeneizar las condiciones de vida de un montón de trabajadores. La negociación colectiva regional debería dar un salto importante.

“Pido a UGT complicidad y a Cecam más compromiso”

¿Cómo son las relaciones con el Gobierno de CLM? ¿Una petición?

La relación también ha sido fluida. La petición que le hago a este Gobierno y a cualquier otro es que no se olvide de la gente. Cuando uno está arriba tiene que pensar que tiene una mayor responsabilidad, que es que el diálogo tiene que ser la primera premisa que tenga Emiliano cuando se levante. Y seguramente la tendrá. Pero no está de menos recordárselo todos los día.

¿Cómo son las relaciones con el PP? ¿Una petición al principal partido de la oposición?

Tengo que reconocer que mis relaciones con el PP han sido siempre muy complicadas, muy complicadas. Lo hemos pasado mal. Ellos han jugado un papel absolutamente contrario a la dirección del sindicato y, por lo tanto, hemos tenido relaciones muy tensas. Los últimos procesos electorales yo creo que les han situado en una nueva dimensión y es posible que hayan cambiado algo. No sé si porque al no gobernar ven las cosas de otra manera… Nos hemos empezado a relacionar con cierta normalidad, en el ámbito regional.

¿No fue posible esa relación cuando el PP gobernaba en Castilla-La Mancha?

No. Hubo una política de acoso y derribo hacia Comisiones Obreras, con carácter general y también particular. El Gobierno regional tuvo una obsesión hacia Comisiones Obreras. No sé si porque, efectivamente, nos consideraban el gran enemigo a batir o el último valladar para imponer las políticas que finalmente impusieron. ¿Petición? En ayuntamientos como Albacete, que gobierna un alcalde del PP, ha descubierto que para gobernar hay que apoyarse en el conjunto de fuerzas políticas y la elaboración de los Presupuestos los dos últimos años ha recogido propuestas de otros partidos y eso ha provocado que apenas haya votos en contra. De esa necesidad se ha hecho la virtud y deberíamos aprender en cualquier escenario. Y que la vida parlamentaria tenga ser algo más que el “y tú más”. No pasaría nada porque que el PSOE y el PP se pudieran poner de acuerdo en aprobar unos Presupuestos…

Pudo pasar…

Bueno, yo creo que no hubiera pasado, pero parecía que iba a pasar.

No pasaría nada porque que el PSOE y el PP se pudieran poner de acuerdo en aprobar unos Presupuestos…

¿Cómo son tus relaciones con Podemos? ¿Una petición?

Con Podemos tenemos un montón de puntos en común, su política social y económica podría estar integrada perfectamente en nuestros estatutos. Las relaciones no han sido malas, es verdad que partíamos de un momento complicado, yo salí públicamente diciendo que no entendía la posición de Podemos… Seguramente ellos tampoco entenderían la mía. Entendí que ellos tenían sus razones, pero a veces con tener razón no es suficiente, porque podemos sacrificar la vida de mucha gente y estar sin Presupuestos en esta tierra podía condenar la vida de mucha gente. Lo que les pido es que, efectivamente, le den ese valor añadido al PSOE, que necesitará ese contrapeso un poco más escorado a la izquierda.

¿Coincides con quienes opinan desde posiciones de izquierda que Page gobierna igual que Cospedal, que no se nota apenas el cambio?

No, no tiene nada que ver. Lo que se está haciendo en esta tierra en los últimos dos años no tiene nada que ver con lo que la señora Cospedal hizo en los suyos. Yo solo le achaco una cosa al Gobierno regional, la velocidad. Creo que vamos demasiado despacio en la conformación de las nuevas políticas y derechos. Seguramente hay cosas que se justifican y que no dependen solo de la acción de Gobierno, pero yo le hubiera puesto un par de marchas más.

Es verdad que es más fácil destruir que construir y si Emiliano estuviera sentado a nuestro lado discreparía de mí. Y diría que una cosa es decirlo y otra es hacerlo. Yo creo que hay asuntos en los que podríamos haber ido más deprisa, pero nunca es tarde. Espero que este segundo tramo de legislatura, con el soporte de un Gobierno sólido con Podemos, alcancemos esa velocidad de crucero que los ciudadanos necesitan como agua de mayo.