Se trata de A.M., a quien "comanche" había responsabilizdado del crimen

Un testigo del crimen de El Casar señala al "comanche" como responsable de los hechos

"Comanche" en su declaración señaló a un compañero suyo, A.M., como autor del doble asesinato en El Casar de Escalona en 2012. El compañero ha declarado hoy, en un testimonio crucial para el desarrollo de la vista, para incriminar a J.M.M. en los hechos, tal como ya había declarado a la Guardia Civil en su momento, tras varias versiones.

A.M., uno de los testigos del doble crimen ocurrido en abril de 2012 en la localidad toledana de El Casar de Escalona, ha afirmado este miércoles que el día de los hechos vio al acusado –J.M.M., “comanche”- disparar dos veces con una escopeta a una de las víctimas, en concreto a D.F.V.

Así se ha pronunciado durante la tercera jornada del juicio con jurado popular que se está celebrando en la Audiencia Provincial de Toledo este testigo, que es la persona que al inicio de la vista el pasado lunes inculpó el procesado como autor de la muerte tanto de D.F.V. como de M.A.C.J.

“Sabía que iba a pasar algo porque estaban enfadados porque D.F.V. había cogido un moto sin permiso a J.M.M.“, ha apuntado este testigo, quien ha calificado al acusado y a la víctima como “peligrosos”. “Sé cómo era uno y cómo era otro”, ha agregado.

Escopeta y revolver en mano

Sobre la forma en que ocurrieron los hechos, ha explicado que él estaba cuidado del chiringuito de J.M.M. y que tras tomarse unas cervezas y unos refrescos llegó el acusado y aparcó su coche, del que bajó portando una escopeta en la mano y una revolver en una riñonera, dejando ambos encima de una mesa.

Poco después llegó David, quien -según las palabras de A.M.- se puso a retar a J.M.M. “para pegarse” y quien le dijo a este testigo: “perra chivata te voy a matar”. Unas amenazas que ha achacado a que le contó al acusado lo que D.F.V. iba diciendo en el pueblo sobre él.

En ese momento, y tras retirarse A.M. hacia zona del río pudo ver como el procesado le disparo a D.F.V. con la escopeta un primer tiro con el que todavía se mantuvo en pie, y acto seguido otro con el que cayó al suelo. “Me quedé escondido y paralizado y J.M.M. se quedó mirando a al D.F.V. un rato”, ha dicho.

Recibió amenazas de la familia para no testificar

Después huir hacia el río, el testigo ha relatado que vio a M.A.C.J. -la otra víctima-llegando al chiringuito y a J.M.M. coger el coche en esa dirección, tras lo que escuchó primero dos disparos y luego tres o cuatro disparos más.

Durante su declaración, A.M. -que estuvo casi 11 meses en prisión por estos hechos- ha señalado que cambió su declaración respecto a la que hizo a la Guardia Civil por haber recibido amenazas tanto a su persona como a su familia. “Tanto dentro como fuera de la cárcel me amenazaron para que no dijera nada porque iban a hacer daño a lo que más quería”, ha afirmado.

Con todo, el abogado de la defensa del acusado –Marcos García Montes– ha solicitado al Tribunal deducción de testimonio por “falta a la verdad” por parte de A.M., quien ha abandonado el estrado mientras el procesado le llamaba “cobarde” y “mala persona”.

Enfrentamiento entre presunto asesino y víctima los días anteriores

Durante la sesión de este miércoles también ha testificado la madre de D.F.V., que ha apuntado que su hijo y J.M.M. se habían enfadado porque tuvieron un “altercado” por una moto unos días antes, pero que antes de eso la relación entre ambos era buena. Además, ha rechazado que A.M. y su hijo hubieran discutido.

El día de los hechos ha afirmado que el acusado llegó con su coche e hizo un trompo en frente de su casa, en la que se encontraba con su hijo y M.A.C.J., tras lo que D.F.V. -que había estado bebiendo todo el día- se levantó de sofá y dijo por la ventana: “‘Comanche’, me cago en tus muertos, hijo de puta”.

Después de ello D.F.V. salió de la casa en dirección al chiringuito de J.M.M. y mientras ella llamaba a la Guardia Civil escuchó un disparo y luego otros dos más. Así que se dirigió hacía el lugar y se encontró a su hijo ensangrentado en el suelo, y llamó a la Policía Municipal y al 112 “muchas veces”.

“Medio pueblo sabía que ‘El Comanche’ llevaba tres o cuatro días paseando con el coche y una escopeta tapada con una manta diciendo que iba a matar a D.F.V.”, ha indicado, para concluir que el procesado era “muy buen tirador”. “Lo sabían todos”.

La madre de D.F.V. ha descartado que éste llevara un cuchillo que se encontró en el lugar -algo que el padre de esta víctima ha dicho que “siempre” llevaba encima- porque padecía depresión y se había intentado suicidar cortándose las venas, por lo que le había escondido todos los objetos con los que se podía hace daño.

“Han ido amenazando a la gente del pueblo”

También ha declarado en el juicio la madre de M.A.C.J. quien, ataviada con una camiseta con la foto de su hijo y en la que pide justicia -camiseta que también han llevado el resto de familiares de esta víctima-, ha apuntado que se enteró de todo por sus hijos y por la madre de D.F.V.

Ha asegurado que tanto el acusado como su familia “han ido amenazando a la gente del pueblo para que lo apoyen”. “Van siempre armados y la gente del pueblo les tiene miedo”, ha agregado.

Por último, ha señalado que regañaba “mucho a su hijo” por irse con D.F.V. porque “decían que había matado a un joyero” y “bebía mucho”, un extremo este último que ha negado sobre su hijo, al que ha dicho que mandó la madre de D.F.V. a buscarlo cuando fue a por el acusado al chiringuito para no volver.