fbpx
domingo, 26 de mayo de 2024
Policía Nacional
Evitando un fraude de 7.224 euros - 17 abril 2024 - Albacete

La Policía Nacional ha detenido en Albacete a tres presuntos integrantes de una organización dedicada a cometer estafas con los datos de tarjetas bancarias sustraídos que obtenían mediante la modalidad de «phising«. Los hechos se descubrieron cuando dos de los detenidos se personaron en un establecimiento comercial de Albacete para recoger un pedido que habían adquirido “on line”. El comercio había recibido anteriormente aviso del titular de la tarjeta con la que se había realizado el pedido, indicando que se trataba de una compra fraudulenta, por lo que paralizó la entrega y dio aviso a la Policía Nacional.

Los agentes procedieron a la detención de estas dos personas como presuntos responsables de un delito de estafa, iniciándose una investigación en torno a estos hechos, en la que se descubrieron vinculaciones con otro pedido valorado en 549.90 euros que había sido entregado el día anterior, así como con otros siete pedidos pendientes de entrega que fueron paralizados, evitando un fraude de 7.224 euros.


Posteriormente se procedió a la detención de otra tercera persona por delito de estafa, dando cuenta al Juzgado de Instrucción, que ya había abierto diligencias previas. Los tres arrestados actuaban presuntamente como mulas para una organización dedicada a cometer estafas con datos sustraídos de tarjetas de crédito.

En cuanto a los titulares de las tarjetas utilizadas para realizar los pedidos denunciaron las estafas en distintas localidades de España.

Una estafa organizada en dos escalones

En este tipo de organizaciones criminales existe un primer escalón que se dedica a la obtención de los datos de los titulares de tarjetas bancarias. Para hacerse con esta información, aprovechan las vulnerabilidades de las empresas o bancos, o bien la falta de precaución de los propios clientes, quienes clican en enlaces que reciben simulando ser su entidad bancaria u otro comercio, sin percatarse del engaño y facilitando así a los criminales el acceso a todos los datos de su ordenador o terminal telefónico, con los que posteriormente realizan compras fraudulentas.

Un segundo escalón son las “mulas” que recogen estos paquetes, los que contienen normalmente productos de fácil salida en el mercado negro y de segunda mano, quienes a cara descubierta recogen las entregas, consumando la estafa.

En este caso, la profesionalidad de los miembros del servicio de seguridad del establecimiento, así como la rápida actuación de la Policía Nacional, facilitaron la detención de estas tres personas que responderán ante la autoridad judicial como presuntos autores de un delito de estafa.

(Visited 32 times, 1 visits today)