fbpx
miércoles, 24 de abril de 2024
Un operario trabajando en la eliminación de la procesionaria
Un operario trabajando en la eliminación de la procesionaria
Peligrosa para mascotas y niños - 14 marzo 2024 - Ciudad Real

La Concejalía de Servicios a la Ciudad del Ayuntamiento de Ciudad Real ha intensificado el programa de control de la oruga procesionaria en la ciudad ante el incremento notable debido a las temperaturas primaverales de las últimas semanas.

«La bajada de la oruga procesionaria desde las copas de los pinos hasta el suelo se acentúa a medida que aumentan las temperaturas. Es por este motivo que, en los últimos días, hayamos visto largas hileras de estas orugas en su marcha para buscar un lugar donde enterrarse y empezar su metamorfosis», ha explicado el concejal del ramo, Gregorio Oraá, sobre este asunto durante la visita que ha realizado este jueves a las inmediaciones del Hospital General Universitario de Ciudad Real para supervisar las labores que se están llevando a cabo.


Desde la Concejalía de Servicios a la Ciudad, a través de la sección de Parques y Jardines, ya se han puesto manos a la obra para realizar diferentes tratamientos que minimicen su impacto, ha apuntado.

1.200 pinos en Ciudad Real

Gregorio Oraá, acompañado de técnicos de la Concejalía, ha explicado que “el protocolo empieza en los meses de agosto y septiembre, que es cuando comienzan a ponerse trampas de feromonas para coger a los machos adultos evitando así su reproducción».

Se inyecta un producto en los troncos de estos árboles para que las orugas que intenten alimentarse de sus hojas se vean afectadas y en el mes de febrero, se colocan una especie de bolsas en las copas para que las larvas no puedan bajar de los pinos, bolsas que se van retirando periódicamente.

Gregorio Oraá ha asegurado que “todos estos medios de control son innocuos para la población y cumplen con la normativa vigente”.

José Arrieta, el jefe de sección de Parques y Jardines del Ayuntamiento, ha señalado que “la oruga procesionaria está cubierta de pelos urticantes que se desprenden y puede provocar reacciones alérgicas como irritación en oídos, nariz y garganta, y en mascotas, el contacto con la lengua o una picadura, conllevaría graves heridas o incluso la muerte”.

Desde el Servicio de Parques y Jardines señalan que en el caso de que se descubra alguna “procesión” de estas orugas, la forma de actuación es clara: no tocarlas, si hay niños alejarlos, y avisar a la Concejalía de Servicios a la ciudad (926 271 055) y al Área de Parques y Jardines (jardines@ayto-ciudadreal.es), que las retirará automáticamente.

 

(Visited 22 times, 1 visits today)