lunes, 15 de julio de 2024
Tribunales 17/10/2016junio 7th, 2017

La Audiencia Provincial de Albacete juzgará este jueves, día 20, a tres hombres y una mujer acusados de conformar una trama que trajo a cinco mujeres de Rumanía con falsas ofertas de empleo y a quienes obligaron a prostituirse en un club de alterne del municipio albacetense de Tarazona de La Mancha.

La situación cesó cuando una de las víctimas pudo denunciar los hechos y la Guardia Civil arrestó a los procesados, en febrero de 2015.


El escrito de acusación de la Fiscalía indica que los procesados son un matrimonio de nacionalidad rumana, Gheorghe S.D. e I.M., además del hermano de Gheorghe, Marius C., y un hombre de nacionalidad polaca, Konstanty K..

Para cada uno de ellos pide penas de prisión que suman 50 años, 10 años por cada uno de los cinco delitos de «prostitución coactiva» de los que son acusados (uno por cada víctima).

Según el fiscal, los acusados «se agruparon para montar una trama» con la que traer mujeres jóvenes de Rumanía, a las que obligaban a trabajar como prostitutas y se quedaban con el dinero que cobraban a los clientes.

Cada acusado tenía «su misión» en el plan para engañar a las que ejercerían la prostitución, y así lo hicieron, contactando con mujeres a las que ofertaban venir a trabajar en tareas de limpieza, con «hospedaje y manutención gratuitos».

El viaje desde Rumanía a Albacete se hacía en autobús, y el acusado Gheorghe S.D. controlaba el traslado, recogiendo a las mujeres y trasladándolas a Tarazona.

Las acusadas pagaban los billetes, de forma que «ya desde el mismo inicio las viajeras se convertían en deudoras» de los acusados.

La Fiscalía explica con detalle que las mujeres permanecían confinadas en el club de Tarazona, con episodios en los que los acusados agredieron y golpearon a quien se negaba a mantener relaciones sexuales.

Las víctimas perdieron su documentación, que quedó custodiada por los procesados, para que «no se pudieran alejar».

La acusación pública también añade que cuando una mujer intentó salir del club fue «arrastrada» por los pelos y señala que una de las jóvenes amenazó a sus captores con «suicidarse con un cuchillo» si no la dejaban marcharse, de forma que la dejaron irse pero la advirtieron de que «sería mejor para ella si no contaba nada de lo que había pasado».

La acusación añade un año más de cárcel para Gheorghe S.D. por un delito de desobediencia, ya que el Ayuntamiento de Tarazona le hizo varios requerimientos para que cesara la actividad del club, que no tenía licencia.

(Visited 64 times, 1 visits today)