fbpx
viernes, 15 de octubre de 2021
A la derecha, Ángela, la socia de Cristina en Irlanda, junto con la propia de Torres / A la izquierda, algunos de los jóvenes que participan en los programas de BBAcademy.
A la derecha, Ángela, la socia de Cristina en Irlanda, junto con la propia de Torres / A la izquierda, algunos de los jóvenes que participan en los programas de BBAcademy.
Cristina de Torres nos cuenta cómo han salido adelante en tiempos de Covid-19 - 21 septiembre 2021

Que tu modelo de negocio sea trabajar con menores, en estancias internacionales para aprender idiomas, ya de por sí no es un entorno nada sencillo, porque hay que ponerle un toque humano especial. Más difícil todavía es si lo tienes que hacer en un contexto de pandemia, con medidas que han ido cambiando y adaptándose a las distintas situaciones, pero que hacía todavía más complicada la movilidad entre países.

Hay una empresa en Toledo que ha sabido capear el temporal y, a pesar de las dificultades de todo tipo (económicas, logísticas, organizativas, sanitarias…), BBAcademy, que lidera Cristina de Torres y tiene su sede en Toledo, puede decir que está superando esta crisis con éxito, pero no sin quebraderos de cabeza.


«Trabajar con menores no es trabajar con paquetes»

«Trabajar con menores no es trabajar con paquetes», no se cansa de repetir de Torres, el alma mater de este proyecto. «Trabajo con el corazón porque es algo muy mío. Primero porque trabajo con niños, no con paquetes, lo segundo es que un proyecto que he parido yo, lo he diseñado yo y se ejecuta a mi manera, el resultado es positivo y los niños me adoran», resume esta conquense, que vive a medio camino entre Toledo y Londres, puesto que también tiene la residencia británica.

Algunos de los jóvenes que participan en los programas de intercambio de BBAcademy.

Algunos de los jóvenes que participan en los programas de inmersión lingüística de BBAcademy.

 

El aval de la experiencia

15 años de experiencia con estudiantes aprendiendo inglés en estancias internacionales avalan la trayectoria de la empresaria, que tiene claro cuál es la manera de actuar en su negocio en el que chavales españoles van a aprender idiomas a Irlanda e Inglaterra, en estancias veraniegas o de curso completo, alojándose con familias de estos países. «Hacemos lo que haríamos con nuestros hijos«, indica, y es que su propia hija viaja con ella y participa en todos los programas.

«Te sientes acogido, yo tengo mi madre inglesa, allí nos sentimos como uno más de la familia, tengo la residencia por ella y sigo empadronada en Londres. Mi hija también tiene un gran vínculo con su familia irlandesa», relata Cristina de Torres.

Por eso le gusta diferenciar el trato humano que dan desde su empresa, con lo que hacen algunas de la competencia, donde los menores en ocasiones no son más que «un número y facturación», y tras vender la estancia no se preocupan por los menores, algo que contrasta con su cuidada selección de las familias y el acompañamiento que hacen de los alumnos cuando están en Irlanda e Inglaterra, donde su empresa tiene personal que atiende a los estudiantes.

«Selecciono a mis familias, conozco las casas, que encajen el carácter de su hijo, si hay un problema cambio de familia, respondo por él, se le ocurre algún problema de salud, me voy al hospital o les acompaño a sus visitas periódicas al médico», afirma.

Cristina de Torres en la oficina de BBAcademy en Irlanda.

Cristina de Torres en la oficina de BBAcademy en Irlanda.

 

Aunque lo único que pide ante tanta atención es que la «dejen trabajar». «El padre que lo quiere entender está genial, pero el que no…», lamenta, aunque ella, después de tantos años de experiencia, ya sabe cómo lidiar con esos casos. «Nadie va engañado, me llevo a tu hijo para devolverte un top 10, pero no des problemas», expresa.

Además, en BBAcademy buscan las casas «en función de las necesidades de los niños«, tal y como explica su fundadora. «Tengo niños vegetarianos, van a casas vegetarianas, si hay un niño celiaco va a una casa donde algún miembro sea celiaco…», explica.

Sorteando la pandemia

La pandemia ha puesto patas arriba la situación en muchos sectores. El del la inmersión lingüística también, puesto que con las dificultades que ha habido en este tiempo para la movilidad internacional, estos programas se han visto gravemente perjudicados.

Cuando en marzo de 2020 llegó el confinamiento en España, a los alumnos que estaban fuera se les ofreció la posibilidad de regresar aunque algunos se quedaron allí, siguieron con sus programas, aunque con las clases online, y sin confinamiento tan severo como en España, ya que en Irlanda se podía salir a pasear.

Llegó septiembre de 2020, en el nuevo curso y muchos de los estudiantes que tenían previsto viajar no lo hacen, pero hay 12 que emprenden esta aventura, que se saldó con éxito. «Son los que más han aprendido«, reconoce Cristina, quien indica que al principio tuvieron clases online pero luego volvieron a la presencialidad, pero lo que tuvieron todo el año es la inversión en una familia de habla inglesa.

Ahora en este curso 2021/22 las aguas van volviendo a su cauce y BBAcademy ya tiene a 50 alumnos estudiando fuera en sus programas académicos del curso completo.

Solo dos positivos en todo este tiempo

Los programas desarrollados por BBAcademy durante todo este tiempo se han saldado con un gran éxito en lo que ha sortear la Covid-19 se refiere. Entre los programas solo han tenido dos casos positivos, que se produjeron el verano pasado.

El momento más tenso fue cuando detectaron un caso entre los alumnos y tuvieron que reorganizar para evitar más contagios. Una niña dio positivo y comenzaron a rastrear y aislar a todas a las personas que estuvieron en contacto ella. Cuatro personas se pusieron en cuarentena y cuando repitieron las pruebas a los cinco días, salió otro positivo.

Comenzaron a impartir las clases online, crearon minigrupos burbuja, cancelaron las excursiones grupales… Se tuvieron que reinventar para prevenir más contagios, aunque por fortuna ahí se paró esta cadena, después de la intervención de la empresa, que se hizo cargo de todos los gastos sanitarios derivados de las pruebas.

En definitiva, todo un reto al que la empresa de Cristina de Torres ha sabido hacer frente y que ahora, por fortuna, vuelve a recobrar poco a poco la normalidad.

(Visited 716 times, 2 visits today)