fbpx
martes, 29 de noviembre de 2022
Mar Álvarez y Noelia de la Cruz, concejala de Hacienda y portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento Toledo.
Mar Álvarez y Noelia de la Cruz, concejala de Hacienda y portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento Toledo.
Volvería a valores de 2007 - 23 septiembre 2019

Bajada del impuesto de circulación y congelación de otras dos tasas: la de la ORA y la de los billetes de autobuses. Eso es lo que pretende hacer el Ayuntamiento de Toledo, según ha informado este lunes el Gobierno municipal.

Sobre el proyecto de modificación de Ordenanzas Fiscales Reguladoras de Tributos y Ordenanzas Reguladoras de Precios Públicos para el ejercicio 2020 han informado hoy la portavoz municipal, Noelia de la Cruz, y la concejal de Hacienda, Mar Álvarez, en una rueda de prensa para dar cuenta de lo tratado en la Junta de Gobierno extraordinaria en el Ayuntamiento.


El equipo liderado por la alcaldesa, Milagros Tolón, ha propuesto, para 2020 y de forma general, una rebaja sustancial en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, que volvería a valores de 2007 y afectaría a prácticamente la totalidad de los vehículos matriculados en el municipio, así como el mantenimiento del resto de impuestos.

Con esta decisión se cumpliría uno de los compromisos mantenidos con los toledanos en el área de Hacienda en el programa con el concurrió el PSOE a las elecciones, tal y como ha recordado Álvarez, que ha cuantificado una merm para las arcas municipales de en torno a los 75.000 euros.

También se ha propuesto el mantenimiento de las tasas dentro de los márgenes de crecimiento del IPC interanual, a excepción de la ORA y los autobuses urbanos que mantendrán los valores de años anteriores.

Objetivo: «Bajar lo máximo posible»

El objetivo de la propuesta es, según un comunicado de prensa del Ayuntamiento, «llegar cada vez a un mayor número de ciudadanos con unos servicios modernos y en permanente actualización, que den respuesta a sus necesidades con la calidad demandada y a costes asumibles». «Hemos intentado bajar lo máximo posible y que afecte al mayor número de ciudadanos», ha asegurado Álvarez.

Preguntada por el proceso de tramitación, Álvarez ha detallado que habrá una consulta con los partidos políticos y asociaciones vecinales más representativas y que las ordenanzas deberán ser aprobadas por el Pleno municipal. Después, una vez publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), habrá un periodo de información pública y la previsión es que se pongan en marcha el 1 de enero de 2020.

(Visited 88 times, 1 visits today)