fbpx
lunes, 15 de julio de 2024
El último día de invierno ha amanecido con nieve en muchos municipios de Cuenca y Guadalajara. Imagen de La Hinojosa (Cuenca). Foto - Asaja Cuenca
Balance de la Aemet - 20 marzo 2018 - Castilla-La Mancha

Un invierno frío, con temperaturas dentro de la normalidad, con lluvias «generosas», heladas y con varios días de nevadas ha dado paso a una primavera que se prevé con valores normales y en la que podría haber temperaturas por encima de la media en algunas zonas de Castilla-La Mancha.

Así lo ha señalado en rueda de prensa la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Castilla-La Mancha, Paloma Castro, que ha realizado un balance del invierno y ha avanzado la predicción para la primavera que ha arrancado hoy a las 16.15 hora peninsular.


Temperatura próxima a la normalidad en el invierno

La delegada territorial de la Aemet ha detallado que la temperatura media del invierno en la región ha estado «muy próxima a los valores normales», con un mes de diciembre frío, un enero cálido y un febrero muy frío.

El día más frío del invierno en Toledo y Ciudad Real fue el 7 de febrero con 2 grados centígrados de media y 1,3 grados, respectivamente, mientras que en el resto de provincias fue el 8 de febrero, con 1,2 grados bajo cero en Cuenca, y dos décimas de grado en la base aérea de Albacete así como en Guadalajara.

[ze_summary text=»La temperatura más baja se registró el 6 de febrero en Cañadas de Nerpio (Albacete): -16,8ºC»]La temperatura más baja se registró el 6 de febrero en Cañadas de Nerpio (Albacete): -16,8ºC[/ze_summary] 

No obstante, la temperatura mínima absoluta en invierno en Castilla-La Mancha tuvo lugar el 6 de febrero, con 14,8 grados centígrados bajo cero en las Cañadas de Nerpio (Albacete).

Por contra, la temperatura máxima absoluta, se produjo el día 23 de enero con 22 grados en Tobarra (Albacete), mientras que la temperatura media de la primera quincena del mes de marzo ha sido «muy fría», con valores entre 6 y 7 grados en el oeste de Toledo, Ciudad Real y sur de Albacete, y temperaturas más frías en la provincia de Cuenca y en Parameras (Molina de Aragón), en torno al grado o dos grados.

En cuanto a las heladas, Castro ha destacado que el número de días ha sido «llamativamente alto», de manera que Cuenca y Albacete han registrado 48 días de heladas cada una, 38 Guadalajara, 31 Ciudad Real y 28 días heló en Toledo.

Lluvias generosas en invierno

Sin embargo, ha subrayado que la temperatura no ha sido la protagonista de este invierno sino más bien la precipitación, y en este sentido Castilla-La Mancha ha registrado lluvias «generosas e incluso desbordadas».

En concreto, la parte oeste de Toledo ha recibido lluvias de manera «continua y persistente» en cantidades muy fuertes, y le sigue el oeste de Ciudad Real así como la zona de Parameras en la parte más oriental.

La delegada territorial de la Aemet ha afirmado que la entrada de las borrascas atlánticas en invierno ha dejado precipitaciones normales en Toledo, Cuenca y Molina de Aragón, pero han hecho entrar en «carácter húmedo» a Ciudad Real y «muy húmedo» a la base aérea de Albacete.

Las mayores precipitaciones del invierno se han registrado el día 11 de diciembre de 2017 en Castillo de Bayuela (Toledo) con 41,6 milímetros, y 32 litros por metro cuadrado en San Pablo de los Montes.

Marzo con mucha agua

En relación al mes de marzo, del 1 al 16 ya habían caído 286 litros por metro cuadrado en San Pablo y sumados a los últimos días de febrero con la borrasca «Enma», ha alcanzado los 327 milímetros el 16 de marzo.

«La buena noticia no es solo que hayan caído tantos litros, sino que haya sido de manera persistente y distribuida a lo largo de los días del mes», ha subrayado Castro.

Además, la última borrasca, «Gisele», ha dejado «todos los pantanos mucho más llenos», de modo que la cuenca del Tajo y del Guadiana ya están a más del 52 por ciento de su capacidad.

A este respecto, Castro ha explicado que se ha producido una mejoría con respecto a la sequía que existía, pero que hay que esperar al final de la primavera a que se derrita toda la nieve para ver cómo evolucionan los embalses, ha especificado.

También durante el invierno se han producido muchas nevadas en Castilla-La Mancha, ya que en Cuenca ha nevado 15 días, en Ciudad Real 4 días y en la base de Albacete se han registrado 6 días de nieve.

Por otro lado, el viento también ha tenido su protagonismo desde la borrasca «Ana», llegándose a registrar los días 10 y 11 de diciembre de 2017 rachas de hasta 93 kilómetros por hora en San Pablo de los Montes (Toledo).

Una primavera cálida y, probablemente, más seca

En cuanto a la primavera, las previsiones de la Aemet para los próximos meses dejan entrever que habrá unas temperaturas, por lo general, un poco por encima de lo normal, sobre todo en la mitad sur de la Península. Además, las precipitaciones estarían por debajo de lo habitual en la serie histórica, en el suroeste peninsular.

Hasta el mes de mayo hay más probabilidad de precipitaciones, sobre todo, en las provincias de Cuenca y Albacete; mientras que serán inferiores a la media sobre todo en la provincia de Ciudad Real.

(Visited 69 times, 1 visits today)