Anuario Enclm 2019 / Cultura

Así fue 2019… La carta inédita de Colón en Toledo y Fernando de Rojas resucita en Talavera

Ocurrió en los primeros meses del año. Una carta inédita de Cristóbal Colón apareció en el Archivo Histórico de la Nobleza, en Toledo, referida a sus viajes por las Indias; mientras que en el Ayuntamiento de Talavera encontraron la primera firma de Fernando de Rojas, quien fuera autor de "La Celestina" y alcalde de Talavera. Os contamos ambas historias…

Esta es la firma de Fernando de Rojas que apareció por vez primera en Talavera. Ocurrió en marzo. Nunca hasta entonces se había visto la rúbrica de quien fuera el autor de la famosa "La Celestina" y alcalde de la ciudad de la cerámica.

El 3 de agosto de 1492 Cristóbal Colón salió del puerto de Palos de la Frontera con destino a las Indias, un viaje del que regresó con éxito, como se informa en una carta inédita que, más de cinco siglos después, vio la luz en Toledo. Interesante historia que conocimos en junio, como contó Efe.

Se localizó en el Archivo Histórico de la Nobleza, acompañada de un segundo documento que aborda la necesidad de entendimiento entre los reinos de Castilla y Portugal para hacerse con el control de los territorios descubiertos.

Fechada el 3 de mayo de 1493, Colón ha vuelto con éxito de su viaje a las Indias

Dos cartas de carácter diplomático, escritas en portugués y dirigidas por el rey Juan II de Portugal a Fernando el Católico. Dos documentos «originales e inéditos» de los que, hasta el momento, se desconocía su existencia porque no estaban registrados en los inventarios, como contó la directora del Archivo Histórico de la Nobleza, Aranzazu Lafuente Urién.

Ambas cartas se consideran el inicio de las relaciones diplomáticas entre Portugal y Castilla, que posteriormente darían lugar a la firma del Tratado de Tordesillas, en virtud del cual ambos reinos se repartieron las zonas de navegación y conquista del océano Atlántico y del Nuevo Mundo.

La primera misiva hallada -fechada el 3 de mayo de 1493- es el primer documento oficial en el que se dice que Colón ha llegado a tierra tras volver «con éxito» de su viaje a las Indias y, en ella, el rey Juan II señala que enviará a un embajador a la Corte de Barcelona.

«Muy alto y muy excelente poderoso príncipe hermano (…) llegó aquí, con fortuna de mar, a nuestro porto de la ciudad de Lisboa, don Cristóbal, vuestro almirante, que holgamos mucho de ver y mandar tratar bien por ser cosa vostra», traduce Lafuente Urién.

El otro documento, fechado el 23 de mayo del mismo año, es la continuación de las relaciones entre ambos reinos y en él se habla de la llegada a Lisboa de un embajador por parte de Castilla.

No hay duda, es la firma de Fernando de Rojas, autor de «La Celestina»

La firma autógrafa de Fernando de Rojas, autor de la histórica obra «La Celestina», apareció en marzo por vez primera en el Archivo Municipal de Talavera, tal y como dieron a conocer el entonces alcalde, Jaime Ramos; y el archivero municipal, Rafael Gómez. Recuerden que Fernando de Rojas fue alcalde de Talavera, ciudad en la que vivió durante 32 años, entre 1509 y 1541.

"No hay dudas", afirma el archivero municipal

 

Y es que hasta ese día, en todos los documentos conocidos y en los que intervenía Fernando de Rojas como actuante oficial «no había aparecido jamás firma ni rúbrica alguna, ni siquiera como alcalde, responsabilidad que tuvo en diversas etapas históricas».

Firma que ha aparecido en la última documentación comprada por el ayuntamiento y que pertenece al Archivo Nobiliario de la casa Villatoya. «Estamos en condiciones de afirmar que Fernando de Rojas nos dejó su huella más personal: la firma con su nombre y rúbrica. Lo único, hasta la fecha, que personaliza a uno de los grandes escritores de la literatura castellana moderna. Un hecho de gran trascendencia que supera las fronteras nacionales».

El documento fue restaurado en el siglo XIX, cuando se pegó una tira de papel en la doblez medial del documento, que estaba roto y donde aparece la firma, con el fin de dar solidez y consistencia al mismo. Restauración que dejó desajustada la firma y rúbrica de Rojas por la rotura del soporte del papel. Un documento que consta de cinco páginas contenidas en tres folios. Es en el último de ellos donde está la firma.

Fechado el 18 de junio de 1511, trata sobre los heredamientos, montes, tierras y otros bienes que son en Bencachón, Aceituna y Sauquillo, para que sea protegido y amparado el derecho que Alonso Fernández Aceituno tiene sobre ellos.

rafael_gomez_archivero_jaime_ramos
Rafael Gómez, archivero municipal, con el documento histórico; y Jaime Ramos, entonces alcalde de Talavera, con la firma de Fernando de Rojas.

 

Texto que comienza de la siguiente forma:

«En la villa de Talavera a diez y ocho días del mes de junio, año del nascimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mil e quinientos e once años. Este dicho día ante el muy virtuoso señor bachiller Fernando de Rojas, alcalde mayor en la dicha villa por el noble señor licenciado Francisco de Barrionuevo…».

O, explicado de otra forma, Fernando de Rojas interviene, como bachiller en leyes, en un acto jurídico. Como recalca el propio Rafael Gómez, «por primera vez refrendando, actuando y dando oficialidad a lo contenido en dicho documento, con el aval de su firma y su rúbrica, y con la autenticación de la firma del notario o escribano público, Juan Castillo».

El archivero está seguro al 100 por 100 de que la firma es auténtica, «ya que una vez identificado el actuante como alcalde mayor faltaba concluir el documento con la firma del mismo y ante la presencia del notario o escribano público».

Se comprobó de forma exhaustiva que «tanto el papel como la tinta, así como la firma que suponemos ya manuscrita del propio Fernando de Rojas, cumplen con los parámetros documentales de la época y con los modismos y formalidaes coetáneos del siglo XVI. Por lo que no nos cabe ninguna duda de que estamos ante la primera firma manuscrita de tan insigne talaverano que muy pronto se naturalizaría en nuestra ciudad».

Pero faltaba una última sorpresa, «al revisar y leer el texto completo, sorpresivamente, Rojas nos da una alegría, aunque de manera indirecta, en una anotación marginal sin aparente relación con el asunto».

Mención que se hace en el folio 54 vuelto del mismo documento. Es el testamento de Inés Méndez, de la Casa Villatoya y fallecida en 1542, quien deja a su criado, Juan del Encina, «una viña que yo tengo al pago de Terrumbre, hasta dos o tres hoces, e alinda con una viña del bachiller Rojas…».

Pago de Terrumbres que se encuentra al noroeste de Talavera, muy próximo al pago de Pastera, en la zona conocida como La Tomatera. Aunque Fernando de Rojas había muerto el año anterior y su cuerpo sepultado en el convento de la Madre de Dios.