Publirreportaje

Cómo identificar y qué hacer ante situaciones de acoso y agresión sexual entre jóvenes

Las fiestas navideñas, con las salidas nocturnas que vienen aparejadas, pueden devenir en situaciones de acoso y agresión sexual. Aquí damos una serie de pautas de comportamiento tanto para chicos como para chicas para tratar de prevenir e identificar este tipo de situaciones

"Sin consentimiento es agresión", recuerda el Instituto de la Mujer.

Las fiestas navideñas y las salidas nocturnas son ocasiones donde potencialmente se pueden producir situaciones de acoso sexual e incluso agresiones sexuales. Fiestas nocturnas conjugadas con alcohol e incluso drogas pueden devenir en situaciones poco agradables y por ello aquí intentaremos esclarecer qué situaciones pueden considerarse acoso y qué hacer en el caso de que las estemos sufriendo o hayamos sufrido una agresión sexual, puesto que, tal y como recuerda el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha en sus múltiples campañas, «sin un sí, es no».

Tener claro que no eres culpable ya que nada justifica una agresión

Por eso en esta campaña de «Prevención de agresiones sexuales en población joven 2019» se quiere incidir en que «ligar no compromete a tener relaciones sexuales» y que «sin consentimiento es una agresión».

Las situaciones que pueden ser consideradas acoso sexual son aquellas donde existen comportamientos, tanto verbales como físicos, de naturaleza sexual que tengan propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea en un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo. Por este motivo, durante las fiestas navideñas, la ingesta de alcohol y drogas pueden potenciar todo este tipo de situaciones y hay varias cuestiones que los jóvenes, tanto chicas como chicos, deben tener claras.

¿Qué tienen que tener claro los jóvenes?

El Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha ofrece material divulgativo y expone conductas preventivas para el empoderamiento de las chicas y la proyección de nuevas masculinidades como ejes fundamentales. En este sentido, presenta una serie de recomendaciones sobre qué hacer si se ha sufrido una agresión sexual. En primer lugar, «tener claro que no eres culpable» ya que «nada justifica una agresión».

En esa proyección de nuevas masculinidades, se invita al chico a tener ocho cosas claras:

  • no ser pesado, que alguien no te siga el rollo forma parte de su derecho a decir no
  • que alguien te siga el rollo, que intente agradarte o atraerte no quiere decir que tenga la obligación de acostarse contigo
  • el consentimiento de una noche no es un sí para siempre
  • la otra persona tiene derecho a parar en cualquier momento
  • no te sientas con derecho a tener sexo
  • no tomes el silencio como un sí
  • si la otra persona está borracha o inconsciente no hay consentimiento
  • no te ofusques ni interpretes los deseos de la otra persona, si no hay un sí, es no

Por su parte, las pautas que se ofrecen a las chicas son las siguientes:

  • que te guste alguien y que estéis ligando no te compromete a tener relaciones sexuales si no te apetece
  • eres igual de libre para ‘seguir el rollo’ como para decir que no quieres ir más allá
  • no tienes la obligación de satisfacer sexualmente a otra persona si no te apetece
  • ligar no significa llegar hasta donde el otro quiera
  • absolutamente nada de lo que haya pasado con anterioridad te obliga a tener una relación sexual
  • desconfía de una persona que niega frecuentemente tus opiniones y sentimientos (‘tú no crees eso’, ‘en realidad no eres así’, ‘yo sé lo que quieres en realidad’…) o hace comentarios como ‘sois todas iguales’ o ‘las chicas decís no, cuando en realidad queréis decir sí’
  • no permitas que te afecten las comparaciones, quejas, chantajes o imposiciones
  • no te sientas obligada a complacer, no aceptes chantajes emocionales
  • un chico siempre puede controlar su deseo sexual, no aceptes argumentos como ‘es que no me puedo contener’
  • da igual en qué punto estéis, siempre puedes parar

¿Qué hacer si crees ser víctima de una agresión sexual?

Si crees que has sido víctima de algún tipo de agresión sexual, se puede llamar al 112, a la Guardia Civil (062), a la Policía Local (092), a la Policía Nacional (091). También se recomienda no lavarse ni cambiarse de ropa ya que esto podría comprometer o destruir evidencias de la violación; y denunciarlo.

Además, el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene siempre disponible el teléfono 900 100 114 en el que se pueden denunciar situaciones de violencia de género y de malos tratos, un servicio que presta información y asesoramiento homologado por profesionales especializados en violencia de género.