Costó 400.000 euros

La Diputación de Toledo venderá el barco que encargó Tizón para un río no navegable en Ciudad de Vascos

El barco se encargó para navegar por el río Huso y por el embalse de Azután y como única forma de acceder al yacimiento arqueológico, pero la propia CHT dijo en su momento que no eran navegables

El barco de Ciudad de Vascos, en el astillero.

La Diputación de Toledo ya ha tomado la decisión y pondrá a la venta en los próximos días, tal y como ha podido conocer encastillalamancha.es, el barco que la anterior corporación del PP encargó para botarlo en un río que, ojo, no es navegable en Ciudad de Vascos.

Un barco que se encargó durante la etapa de Arturo García-Tizón como presidente de la institución provincial para que navegara por el río Huso y el embalse de Azután, las únicas formas que contemplaba el proyecto del PP para acceder al yacimiento arqueológico de Ciudad de Vascos (en Navalmoralejo, cerca de Talavera), curiosamente en un río y un embalse en los que no es posible navegar según la propia Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).

Por lo tanto, el barco no tiene utilidad alguna y el Gobierno de Álvaro Gutiérrez ha decidido venderlo porque no se le puede sacar provecho alguno. De hecho, están ultimando el pliego de condiciones para publicarlo en el Boletín Oficial de la Provincia. El barco, que se encuentra todavía en el astillero de Ribadeo (Lugo), ha supuesto un desembolso de nada menos que 400.000 euros a la Diputación de Toledo, puesto que ya lo ha abonado totalmente. Ahora veremos cuánto dinero se va a recuperar con su venta.

El PSOE tachó de despropósito y disparate el proyecto de Ciudad de Vascos

Recordemos que el actual Gobierno de la Diputación, a través de su vicepresidente y de su portavoz, Fernando Muñoz y Santiago García Aranda, comunicaron en una rueda de prensa en junio de 2016 que el proyecto del PP, de llevarse a cabo, hubiera supuesto unas pérdidas anuales de entre 100.000 y 400.000 euros, como se especificaba en el estudio de viabilidad que encargaron. Un estudio de viabilidad, que, denunciaron, el PP nunca encargó antes de ponerse manos a la obra.

La conclusión de García Aranda, como señaló en esa rueda de prensa, es que «Tizón aprobó el proyecto incumpliendo la declaración de impacto medioambiental, se saltó la Ley de Contratos al no hacer un proyecto de viabilidad, no contempló ni un solo euro para el yacimiento arqueológico aunque el proyecto está tasado en seis millones y, además, mandaron construir un barco para navegar por un río que no es navegable. Si no fuera por lo serio que es todo esto, estaríamos hablando de la antología de un disparate».

Ahora habrá que decidir qué uso se le da a Ciudad de Vascos, pero el futuro no es halagüeño si tenemos en cuenta el citado estudio de viabilidad, que entre otras cuestiones destacaba que la orografía supone un peligro para las visitas de niños y de personas con edad avanzada, no había un itinerario…