Datos dados a conocer por Patricia Franco

Los ERTE en CLM alcanzan a 4.842 empresas y a 22.683 trabajadores

Toledo es la más afectada con 1.260 solicitudes para 5.872 empleados; seguida de Ciudad Real, donde 1.281 empresas incurrirán en este proceso, mandando al paro de forma temporal a 5.521 empleados

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco.

El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en Castilla-La Mancha como consecuencia de la crisis del coronavirus sigue creciendo y los últimos datos señalan que se han solicitado 4.842 ERTE, 1.789 más que el anterior dato, que afectan a 22.683 trabajadores, 7.649 más.

Estas son las cifras que ha aportado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, durante su comparecencia para informar de la reunión mantenida por el Gobierno de Castilla-La Mancha con los responsables de los empresarios y los sindicatos CCOO y UGT, Ángel Nicolás, Paco de la Rosa y Amparo Burgueño, respectivamente.

Toledo es la más afectada con 1.260 solicitudes para 5.872 empleados; seguida de Ciudad Real, donde 1.281 empresas incurrirán en este proceso, mandando al paro de forma temporal a 5.521 empleados.

En Albacete, por su parte, hay 1.087 empresas que presentan ERTE para 5.057 trabajadores; en Guadalajara son 2.721 trabajadores los afectados a través de 548 empresas; y en Cuenca se acogen a esta opción 116 sociedades, afectando a 1.271 trabajadores.

Franco ha explicado que los datos de expedientes de regulación temporal de empleo no dejan de cambiar diariamente y los últimos de los que se dispone corresponden a las 20:00 horas de ayer, que afectan sobre todo a los sectores de la hostelería, hoteles, establecimientos de ocio, pero también a la industria, por la falta de suministros de países como China, lo que les ha dificultado mantener la cadena producción.
La consejera ha indicado que precisamente la tramitación telemática de los ERTE es una de las medidas que el ejecutivo ha tramitado con más celeridad después de las peticiones recibidas en ese sentido por empresas, autónomos y trabajadores, con el objetivo de evitar posibles despidos y romper la vinculación laboral.

Franco ha señalado también que el impacto turístico de esta crisis va a ser «tremendo», y aunque las previsiones van variando, la estimación actual es que se podría producir una caída del 46 por 100 de la facturación anual en el sector.