Durante el estado de alarma

Los farmacéuticos, en primera línea también contra la violencia de género

Más de 16.000 las farmacias de toda España se han sumado y participado en diferentes acciones de atención a las víctimas

Campaña publicitaria sobre la iniciativa "Mascarilla 19".

Fruto del compromiso con la lucha contra la violencia de género de la Organización Farmacéutica Colegial, el Consejo General de Farmacéuticos, a través de una red de 22.071 farmacias, se convirtió al decretarse el estado de alarma y las normas de confinamiento en una herramienta a disposición de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.

Al mismo tiempo, la profesión farmacéutica comenzó a desarrollar iniciativas propias para facilitar que las víctimas de la violencia de genero pudieran poner fin a su situación, puesto que, en estas circunstancias y en su condición de recurso sanitario esencial, la farmacia ha constituido el punto más cercano en el que una víctima podía solicitar ayuda.

Según la información recopilada por el Consejo General de Farmacéuticos entre 30 Colegios Oficiales de Farmacéuticos, en total más de 16.000 las farmacias de toda España se han sumado y participado en diferentes acciones de atención a las víctimas. Esto, junto con el carácter sanitario de la profesión farmacéutica y la implicación de los farmacéuticos en sus comunidades, hacen que la farmacia se haya consolidado ya como uno de los grandes aliados de las administraciones y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en la lucha contra esta lacra. Tanto es así, que la Organización Farmacéutica Colegial quiere desarrollar aún más esta línea de trabajo como una prioridad dentro de la acción social de la farmacia.

El 92 por 100 de los colegios formalizaron algún tipo de colaboración con una o varias administraciones. Así, el 88 por 100 lo hizo con los Servicios Sociales de las comunidades autónomas, un 12 por 100 con las Delegaciones del Gobierno o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y un 8 por 100 con entidades locales. En cuanto a la operativa, en el 81,5 por 100 de los casos se ha contado con un protocolo de actuación, casi siempre desarrollado específicamente para esta situación, y de los cuales más de la mitad un registro de actuaciones.

En lo que se refiere al teléfono de contacto habilitado, y puesto que podía ser más de uno, en el 78 por 100 era el de urgencias (112), en el 44 por 100 los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (091/062/092), y en el 19 por 100 el teléfono de atención a víctimas de violencia de género (016).

Por último, en lo que se refiere a la acciones de difusión, en el 92,6 por 100 incluía carteles en las propias farmacias participantes, en el 77,8 por 100 notas de prensa, en el 25,9 por 100 anuncios en medios de comunicación y en el 22,2 por 100 presencia en redes sociales.

Del mismo modo, consta (aunque en este caso, solo se dispone de información de 13 provincias) que durante estos 100 días han sido 25 las mujeres que solicitaron ayuda a través de la farmacia comunitaria.

Mascarilla-19, un modelo de éxito

De todas, la iniciativa que ha tenido una mayor repercusión ha sido Mascarilla-19, fruto de la colaboración entre el Instituto Canario de Igualdad y los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Las Palmas y Tenerife. Desde ahí se ha extendido prácticamente por toda España con el apoyo del propio Consejo General de Farmacéuticos. En poco más de 100 días, esta iniciativa ya está presente en cuatro continentes, pues se ha implantado en países como Italia, Francia, Alemania, Noruega, Reino Unido, Argentina, Colombia, México, Uganda, Cabo Verde y Australia.

Aunque el protocolo de actuación puede variar según comunidades autónomas o países, la mecánica y el objetivo es muy similar pues se trata de que toda mujer que se encuentre en una situación de riesgo o de peligro para su integridad física, psicológica y/o sexual, tanto en su entorno familiar más cercano como en la calle, pueda acercarse a la farmacia y solicitar una «Mascarilla 19». A partir de ese momento, el farmacéutico dará los pasos necesarios para activar a los servicios de ayuda. Así, durante los meses de confinamiento, las farmacias comunitarias españolas se han convertido en decenas de miles de «puntos seguros» para las víctimas de la violencia.

El valor social de la farmacia española, en auge

Durante el Estado de Alarma se ha puesto de manifiesto la eficacia de la farmacia como un recurso sanitario y social capaz de llegar a lugares y colectivos a los que otros servicios no llegan. Además de la labor en materia de violencia de género, también se ha colaborado con la Guardia Civil en la detección de personas mayores que no recogían su medicación habitual, seña de que podía necesitar ayuda. Además, recientemente se ha firmado un acuerdo con el Ministerio del Interior para colaborar con Policía Nacional y Guardia Civil en la protección a colectivos vulnerables, y se está trabajando con la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género en el desarrollo de nuevas iniciativas.

Consciente de ese potencial, una de las propuestas presentadas por la Organización Farmacéutica Colegial a la Comisión para Reconstrucción Económica y Social ha sido concertar servicios sociales y sanitarios a través de la farmacia comunitaria para colectivos vulnerables, para impulsar programas sanitarios y sociosanitarios que, en palabras de Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos, «multipliquen la eficacia y alcance de la asistencia a drogodependientes, inmigrantes en riesgo de exclusión, mujeres víctimas de violencia de género, o asociaciones de pacientes .Además, la capilaridad de la red de farmacias permitiría diseñar y adecuar estos servicios en función de las características de la población de cada pueblo o cada barrio».