Inauguración

Page en Farcama: "A veces lo avanzado no es cambiar, sino conservar"

Hasta el domingo 14 de octubre, 184 artesanos, talleres en vivo y conciertos se darán cita en la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha que se celebra en el edificio Toletum

Inauguración de Farcama 2018. Foto - Rebeca Arango

El presidente de Castilla-La Mancha ha puesto de manifiesto hoy que «a veces lo avanzado no es cambiar, sino conservar» y que, en este sentido, «afortunadamente ni España ni Castilla-La Mancha han puesto patas arriba lo esencial». Con estas palabras hacía referencia Emiliano García-Page a una de las señas de identidad de la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (Farcama): la tradición.

Durante la inauguración de la 38 edición de Farcama -que se podrá ver en el edificio Toletum de Toledo hasta el domingo 14 de octubre y al que acuden este año 184 artesanos, multiplicándose por cuatro el número de talleres-, el jefe del Ejecutivo regional destacaba igualmente el espíritu «nada conformista» de esta cita, invitando a combatir la rutina con iniciativas como Farcama Primavera, la cual -ha anunciado- se celebrará en Cuenca del 1 al 5 de mayo de 2019.

En una acto al que han asistido los consejeros de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, y de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina; el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez; la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón; el presidente regional de los artesanos, Roberto Perea; y el alcalde de Heraklion (Grecia) -la ciudad natal del Greco-, Vasilis Lambrinos, quien ha visitado Toledo tras el hermanamiento entre ambas localidades, Page ha recordado durante su intervención que hace cinco años esta feria, «no es que estuviese languideciendo, es que estaba amenazada de muerte». Hoy en día, ha subrayado, los artesanos de Castilla-La Mancha tienen en estos 10 días «una oportunidad real de hacer negocio».

Aquellos que vengan a la ciudad en estas fechas tendrán también la posibilidad -ha indicado- de disfrutar del espectáculo de luz y sonido que se ofrecerá en la puerta de Bisagra los días 11, 12 y 13 para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución Española, un evento que -como la feria- «es una demostración más de autoestima colectiva».

Sobre el sector de la artesanía -del que, ha apuntado, viven 6.000 familias en Castilla-La Mancha- ha señalado que es una de las cosas que se vio beneficiada cuando en el año 1978 el Estado «descentralizó la gestión de nuestras tradiciones».

Una feria con «deuda cero»

Por su parte, la consejera de Economía, Empresas y Empleo ha valorado la evolución que en estos últimos años -desde que el PSOE entró en el Gobierno regional- ha tenido Farcama, pasando de tener 750.000 euros de deuda, «cuando nosotros entramos», a estar actualmente con «deuda cero», un saneamiento económico al que Patricia Franco sumaba que es una feria «llena de vida y juventud y participativa» y que se enmarca dentro de una acción más general del Ejecutivo de Page en la defensa por la artesanía. No en vano, hacía referencia a otros logros como la recuperación del título de maestro artesano -con 32 nuevos maestros artesanos en este año- y de las placas y méritos a los artesanos; las ayudas económicas al sector; las actuaciones dirigidas a la venta y promoción de la artesanía a través del portal artesaniadecastillalamancha.es

Entre las novedades de este año, la consejera se ha referido a la exposición «10 años de Premios Nacionales de Artesanía», impulsada por la Escuela de Organización Industrial (EOI), la apuesta decidida por la participación de 140 talleres artesanos frente a los 30 del año pasado, así como las demostraciones que se llevarán a cabo en los propios stands y los conciertos de música en vivo de 19:00 a 21:00 horas (como las de María Aguado, Julián Maeso o Ana Alcaide), todos los días de la feria. Ha resaltado, además, el incremento en un 20 por 100 de las pernoctaciones y el número de viajeros que llega a Castilla-La Mancha.

«La artesanía goza de buena salud»

El presidente de la Federación Regional de Artesanos ha comenzado su intervención agradeciendo a Page la «buena sintonía» entre los artesanos y la administración regional, también los esfuerzos que ha hecho la Junta por mejorar el sector, con proyectos como el Centro Regional de Formación de la Cerámica y el Vidrio de Talavera, el Centro de Comercialización y Promoción de la Artesanía, la recuperación de los títulos de maestros artesanos, al exposición «aTempora»…

Del sector señala que goza de buena salud, «con oficios reconocidos mundialmente», y que para mejorar se necesita apostar por la creación de empleo, la llegada de nuevas empresas y por promover el turismo.

También ha habido espacio para las reivindicaciones. Perea ha demandado a Page que, aunque no son competencias de la Junta, contribuya a lograr estos tres objetivos: la exención de la obligatoriedad de cotizar si los rendimientos brutos anuales no superan el 50 por 100 del Salario Mínimo Interprofesional; equiparar los contratos de familiares de primer grado al régimen general de la Seguridad Social; y adecuar el IVA de los oficios en «peligro de extinción».

En la inauguración ha tomado la palabra el presidente de la Diputación de Toledo, quien ha resaltado que, del total de artesanos en Farcama, 47 son de la provincia, donde -ha aseverado- «la artesanía es un referente».

«Defender nuestra forma de ser y de sentir es apoyar nuestra artesanía y eso demuestra el talante de nuestra gente». Para él la artesanía es una seña de identidad que, «lejos de ser usada para separar, aquí la ponemos en valor para crecer y crear riqueza».

Farcama, «un antes y un después»

La alcaldesa de Toledo ha ahondado en la idea de que Farcama es una parte esencial de la identidad cultural de Castilla-La Mancha, «una feria consolidada que ha tenido momentos difíciles y que gracias a la Junta los ha superado». De hecho, Milagros Tolón hablaba de «un antes y un después».

«En Toledo nos sentimos orgullosos de nuestros artesanos, de nuestro patrimonio artesano, porque se ha forjado a lo largo de los siglos gracias a muchas generaciones que han sabido perpetuar el amor por el trabajo y la destreza con los materiales». En su opinión, es fundamental la contribución que hacen las políticas activas de empleo porque, «además de ayudar a la gente», apuestan por la formación de nuevos artesanos», lo cual favorece «la recuperación de las tradiciones y la creación de oportunidades laborales».