fbpx
martes, 5 de marzo de 2024
Pedro Cifuentes
Pedro Cifuentes regresa al Fitz Roy.
El segundo intento del alpinista conquense - 10 enero 2018 - Cuenca

Una expedición a más de 12.000 kilómetros de distancia desde su «zona de confort», un reto a superar en cerca de 45 días, con unas condiciones verdaderamente extremas en pleno verano austral. Esta es la realidad a la que pretende enfrentarse el alpinista conquense Pedro Cifuentes en tan solo unos días. Desde Cuenca viajará en tan solo unas horas hasta el pueblo argentino de El Chaltén, a los pies de la montaña que lleva su nombre y también conocida como Fitz Roy, que supera los 3.400 metros de altitud.

Hace justo un año, Cifuentes también estaba allí. Con una mochila casi de su tamaño, con provisiones para aguantar 40 días y con una mentalidad puesta simple y llanamente en una idea: «La verdadera meta es regresar». Esa es su premisa y siempre lo ha sido. Ahora, el que fue nominado a ser Piolet de Oro hace tan solo unos años por su ascenso en solitario a las Torres del Paine en Chile, vuelve solo a probarse a sí mismo a la Patagonia argentina.


 

En solitario. Con todo lo que ello supone: llevar todo a sus espaldas, preparar su particular tienda de campaña de altura en una pared -con lo que conlleva el aguantar las condiciones climáticas-, alimentarse, avanzar, descansar… Para él y para todo su entorno, cada expedición es un viaje que nunca tiene cerrada la vuelta. Ahora intentará, de nuevo, enfrentarse al duro verano austral de la Patagonia que ya hace 12 meses le obligó a dar carpetazo a su anterior intento.

45 días en las paredes del Fitz Roy

Hace tan solo unas horas hablábamos con él para contarnos más detalles sobre su viaje. Ahora, centrado en una preparación tanto física como mental -como en cada uno de sus viajes-, tiene que afrontar esta nueva expedición. Para él es muy importante este paso previo al viaje. No deja de ser un procedimiento, un rito, para adecuarse mentalmente al reto que tiene en frente, para pensar milimétricamente en cada etapa, cada movimiento, cada intento.

«Alguna cosa falta», nos cuenta el propio Cifuentes, que ya ultima todos los detalles para la expedición. «Está todo en la cabeza», admite. En su casa, ya agrupados todos los elementos que tendrá que transportar, desde el más pequeño hasta el más importante.

[ze_summary text=»Se trata del reto más importante y más difícil para mí, hasta el momento»]

Se trata del reto más importante y más difícil para mí, hasta el momento[/ze_summary]

 

Pedro viajará desde Buenos Aires hasta Calafate y desde allí, montarse en un autobús hasta el pueblo de El Chaltén, donde empezará a organizar cada porteo, es decir, cada viaje que tiene que hacer desde el pueblo hasta el campo base para transportar todos los materiales. Cada uno de estos viajes le ocupa una media de tres días, conforme nos explica, por lo que tendrá que ocupar más o menos dos semanas tan solo en el porteo de los materiales.

45 días, 1.080 horas: eso es lo estimado, pero nunca se sabe.  Desde el campo base, su objetivo no es solo subir al cerro Fitz Roy, sino realizar una travesía integral a través de diferentes paredes. Ascensos, cruces, travesías por el hielo, escalada… Diferentes disciplinas en un solo reto.

[ze_image id=»220491″ caption=»Este es el recorrido que se plantea Pedro para su próxima expedición.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2018/01/14715489_658530777640769_3849274404605666052_o.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Pedro intentará el ascenso desde el pico Guillaumet para luego atravesar varias paredes y finalmente intentar subir al cerro ‘Chaltén’, en medio de todo el macizo y a una altura de 3.400 metros. Desde allí, y tras atravesar las diferentes peculiaridades y peligros del terreno a los que se enfrentará cada día, tendrá que descender por el otro lado de la cordillera, a través de varias agujas que tendrá que bajar de forma autónoma.

Y a sus «espaldas» -no literalmente-, cerca de 100 kilos de peso entre el petate, ropa de abrigo, botiquín, comida liofilizada así como barritas energéticas, decenas de cuerdas y aseguradores, mosquetones. En cada etapa de su expedición tendrá que hacer diferentes maniobras para mover todos los materiales y para ir subiéndolos cada vez a otra altura.

 

Para Pedro, este es «el reto más importante y más difícil» de toda su carrera como escalador y alpinista, carrera que compagina con su trabajo como bombero en el Ayuntamiento de Madrid desde hace años. Ahora, deja a un lado el trabajo de manera momentánea para enfrentarse a una nueva expedición que supone, como él mismo cuenta, «una media rosca más a mi carrera».

«Lo importante, regresar al campo base»

«Las montañas de la Patagonia son sin duda las más bonitas del mundo». Cifuentes tiene sus preferencias, y cuenta con mucho ahínco cada detalle de su expedición. Él sabe que se va allí para un tiempo determinado… a la fuerza. No puede estar en la montaña más de 45 o 50 días, ya que las provisiones no pueden aguantar mucho más. Él sabe que toda preparación es necesaria, pero que lo más importante no es subir al pico; no es hacer la travesía, sino «regresar al campo base».

Es su máxima y siempre que puede la recuerda, siempre que tiene ocasión, en todas y cada una de las conferencias y charlas que da tanto en España como en el extranjero, para hablar de su trayectoria como escalador. Ha dado la vuelta al mundo, ha ascendido cientos de paredes, montañas, agujas, pero su regla principal no ha cambiado, así como todos y cada uno de sus lemas.

 

Cifuentes nos cuenta algunas de las claves para esta expedición, como son «la constancia y la perseverancia» en todo momento, así como algo muy importante para él: «no bajar la guardia, nunca». Así, recuerda que la anterior vez que estuvo en el Fitz Roy (hace un año), se ponía el despertador cada media hora en caso de que hubiera alguna tormenta, con el objetivo de vigilar y comprobar que todo estaba en su sitio.

[ze_summary text=»Es muy importante saber lo que vas a hacer en todo momento, estar vigilante y con máxima concentración»]

Es muy importante saber lo que vas a hacer en todo momento, estar vigilante y con máxima concentración[/ze_summary]

 

Allí arriba, Pedro duerme parapetado en una especie de hamaca que tiene que clavar en la piedra y que forma una especie de iglú pegado a la pared, donde coloca todo su material.

[ze_image id=»220494″ caption=»Cifuentes, con el macizo Fitz Roy al fondo.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2018/01/26170168_10159763284700156_7396311136135157468_o.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

«Cualquier error lo pagas con tu piel», explica, «por eso es muy importante saber bien lo que vas a hacer en todo momento». Así lo relata, el propio alpinista. Lleva meses y meses preparando esta expedición, haciendo sus «croquis» de cada etapa, preparando cada día. Le sirve, como precedente, la anterior expedición a la Patagonia argentina. Fue, como decimos, hace justo un año. No consiguió finalizar la travesía por las pésimas condiciones climáticas, pero regresó al campo base: lo más importante.

Su preparación también se centra en adaptarse a esas bajas temperaturas. Hace tan solo unos meses, Pedro Cifuentes ya viajó a la Patagonia para hacer un «reconocimiento» del terreno. Estuvo en el volcán Lautaro, en una zona muy cercana al Fitz Roy. Allí, durante varias semanas pudo entrenar in situ para este nuevo reto.

Además, ha preparado durante meses este viaje, tanto con escalada deportiva en España como con otras expediciones como la del Lautaro que acabamos de citar como en el monte Cervino, en la zona de los Alpes y situado en la frontera entre Suiza e Italia.

 

Una aventura, para encontrar «la esencia de la montaña»

«Busco la aventura, como siempre», relata el conquense. Pedro intenta no perder esa esencia de la que siempre habla, tanto de la escalada como de la naturaleza y de la montaña. Pretende descubrir nuevas cosas, nuevos lugares, pero también nuevas sensaciones. Así lo cuenta él mismo en cada una de sus presentaciones.

Por eso busca la relajación y la inspiración. La música le acompaña en cada viaje, en cada ascenso y en cada reto. Le inspira, le recuerda «momentos y personas» y le hace seguir para adelante. Dentro de unos días, su reproductor de música será su «único compañero», a su modo, para evadirse de todo.

[ze_image id=»220493″ caption=»Pedro Cifuentes en su anterior expedición al Fitz Roy.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2018/01/16143463_678367125657134_2893866209131971878_o.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Cuando le preguntamos sobre su faceta meditativa, entre risas, nos dice que no, ya que no consigue hacerlo «más de cinco minutos». «Tengo demasiadas cosas en la cabeza», explica, aunque también reconoce que lo ha intentado más de una vez. «Hay que tener máxima concentración, porque no se puede bajar la guardia en ningún momento», subraya el alpinista.

La aventura de Pedro Cifuentes en la frontera entre la Patagonia argentina y chilena llega en tan solo unos días. Su intento por ascender las paredes de «El Chaltén» y los cerros y agujas que se concentran alrededor estará lleno de diversidades, aunque el conquense tiene muy claro qué es lo que quiere y cómo quiere hacerlo.

Sin compañía, sin ayuda, y con mucha planificación y entrenamiento de por medio, esta nueva expedición se postula como su gran reto. Con la bandera del Museo de Paleontología regional en sus espaldas, y el emblema de la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha como «escudo» en su indumentaria, el bombero conquense procurará vivir, día a día, su sueño.

(Visited 47 times, 1 visits today)