miércoles, 5 de octubre de 2022
Usman Garuba, segundo por la izquierda, junto a su padre, su hermano Uki y David Serrano, coordinador de la Escuela de Azuqueca. Foto - Álvaro Díaz Villamil
Tiene 15 años, mide 2.01, pesa 101 kilos y tiene un tremendo futuro - 04 noviembre 2017 - Guadalajara

La historia de Usman Garuba es especial. Porque con tan solo 15 años a punto estuvo de debutar, el sábado 28, en un partido de la liga Endesa, la máxima categoría del baloncesto español, con el Real Madrid ante el San Pablo de Burgos. Sí, como lo leen, con apenas 15 años. Es en estos momentos la perla de la cantera del equipo de Pablo Laso (si consideramos a Luka Doncic como una realidad). Y lo curioso es que Usman se formó en la cantera del Azuqueca de Henares (Guadalajara), ciudad donde llegó junto a sus padres hace ya unos cuantos años…

Otra de tantas familias africanas muy humildes que buscan llegar a Europa

«La historia de la familia de Usman es la de tantas otras familias africanas muy humildes que buscan llegar a Europa para conseguir una vida mejor», como ha contado José Luis Escudero, exconcejal de Deportes de Azuqueca y actual diputado del PSOE en las Cortes regionales, a encastillalamancha.es.


«Salieron de Nigeria y su primer destino fue Bélgica, aunque a finales de los años 90 del siglo XX llegaron a España, sin permiso de trabajo, en concreto a Madrid, donde nació Usman, en marzo de 2002″. Su infancia transcurrió en Villaverde Alto hasta que su familia, con su padre Mustapha y su madre Betty a la cabeza, se trasladó a Azuqueca por motivos laborales. De hecho, Betty ha trabajado en el Plan de Empleo de la Junta de Comunidades y del Ayuntamiento de Azuqueca y su padre en la fábrica Bimbo, también en la localidad guadalajareña.

Usman es el mayor y le siguen Sediq, de 13 años; y Uki, de 7. Ojo a los dos últimos, quienes también apuntan maneras. De hecho, continúa Escudero, «Sediq es otro fuera de serie que mide 1.85 metros y pesa 76 kilos. Un alero que se proyecta en ataque de forma brutal y que ya pertenece, igual que Usman, a la cantera del Real Madrid. Las dos son perlas de la cantera de la Escuela Municipal de Azuqueca. Y Uki, la hermana, mide 1.36 metros y también apunta maneras».

De hecho, hay una anécdota que Escudero recuerda entre sonrisas… «Los dos chicos han sido alumnos del colegio La Espiga, de Azuqueca, donde la cancha de baloncesto parece diminuta a su lado y hubo que subir los techos para que cupiesen».

Usman Garuba, una máquina de rebotear, taponar, encestar y machacar…

La historia baloncestística de Usman comenzó en la Escuela Municipal de Azuqueca hace ahora seis años, en noviembre de 2011. Apenas 24 meses después le fichó el Real Madrid, cuando apenas tenía 11. Hasta ese momento había formado parte del equipo benjamín B de la Escuela Municipal de Azuqueca y lo compaginaba con el alevín A y el infantil regional. Y, como no podía ser de otra forma, formó parte de la selección de Castilla-La Mancha de minibasket que participó en el Campeonato de España en San Fernando (Cádiz), «donde tuve la ocasión de acompañarle».

Su proyección es tal que ha jugado con la selección de España sub-16, a pesar de que todavía es infantil, en el Campeonato de Europa, donde fueron campeones y él fue elegido MVP (jugador más valioso) del torneo. Algo que no era nuevo para él, puesto que ya fue elegido también MVP de los Campeonatos de España infantil tanto en 2015 como en 2016.

Un auténtico jugador de presente pero sobre todo de futuro, una máquina de rebotar, taponar, encestar y machacar… Mide 2.01 metros y pesa 103 kilos. Con 15 años. Realmente impresionante.

Usman es todavía cadete de segundo año y lidera el equipo junior, siendo además una de las piezas clave en el filial que juega en EBA. En palabras del propio Escudero, «su progresión no es solo ilusionante, sino que hay quienes le colocan potencialmente por encima del propio Pau Gasol».

El día que «regresó» a Azuqueca, donde vive, con el Real Madrid

Hace apenas tres semanas fue un día muy especial tanto para Usman como para los vecinos de Azuqueca, donde él sigue viviendo, porque «regresó» a su casa tras cuatro años, el mismo tiempo que lleva jugando con el Real Madrid. Llegaba con el equipo blanco, el filial, para jugar contra el Basket Azuqueca en la cancha del polideportivo La Paz, donde tantas tardes pasó.

¿Cuál fue el resultado? Pues que Usman se salió, como no podía ser de otra forma. Firmó unas cifras espectaculares, un doble-doble, aunque… Ganó el Azuqueca por 68-64.

En esta maravillosa historia de Usman no puede faltar un nombre, el de David Serrano, «Dave». Monitor y coordinador de la Escuela Municipal de Baloncesto de Azuqueca y descubridor de talentos, se ha volcado con la familia y los ha ayudado en todo lo que ha podido.

(Visited 1.224 times, 1 visits today)