fbpx
sábado, 20 de abril de 2024
Planta fotovoltaica Carpio de Tajo en Toledo.
Naturgy trabaja para impulsar su papel en la transición energética - 18 abril 2023 - Toledo

Naturgy avanza en la transición energética con la tramitación de cinco proyectos para instalar baterías en otras tantas plantas fotovoltaicas de la región, concretamente en Picón I, II y III y La Nava, en Ciudad Real, y en Carpio de Tajo, en Toledo, dos de las provincias con más irradiación solar de España. En estas instalaciones, la compañía en las que se podrá acumular electricidad de origen renovable y volcarla a la red cuando se requiera.

Castilla-La Mancha, una región clave para la energía renovable

El sol es una fuente de energía renovable e inagotable, pero tiene un problema: no siempre está disponible cuando lo necesitamos. Durante la noche, en días nublados o cuando la demanda de energía es alta, la generación de energía solar puede disminuir drásticamente, lo que hace que sea difícil de integrar en la red eléctrica y de satisfacer la demanda energética de manera constante.


Es por eso que el almacenamiento de energía solar se ha convertido en un reto y Castilla-La Mancha en una región clave en la transición hacia un modelo energético más sostenible, al ser una de las comunidades de España con mayor potencial para la generación de energía solar, debido a sus condiciones climáticas y geográficas favorables. Un paraíso perfecto para la generación de energía renovable fotovoltaica, con sus más de 3.000 horas anuales de media de luz solar, 500 más que la media de todo el país, y para el almacenamiento de la misma.

Naturgy apuesta por el almacenamiento energético híbrido

Naturgy ha convertido la desventaja que supone la intermitencia solar en una oportunidad para reforzar su compromiso con la transición energética, mediante una apuesta por desarrollos de hibridación con almacenamiento energético en España y la tramitación de cinco proyectos para instalar baterías en plantas fotovoltaicas en Castilla-La Mancha, en las de Picón I, II y III y La Nava, ubicadas en Ciudad Real, así como la planta de Carpio de Tajo, en Toledo.

Son dos de las provincias con más irradiación solar del país y en las que la fotovoltaica se presenta como la mejor opción para el desarrollo de las energías renovables. Es el caso de Ciudad Real, con 3.295 horas anuales, donde Naturgy tiene en operación un complejo solar de 150 MW formado por las plantas Picón I, II y III, en Porzuna, y la planta de 50 MW La Nava, entre Almodóvar del Campo y Puertollano; o el de Toledo, donde, con 2.815 horas de sol anuales, la compañía cuenta con otra planta de 50 MW, Carpio de Tajo, en el municipio del mismo nombre.

Uso de baterías para lograr la descarbonización del sistema eléctrico

Estos proyectos forman parte de la estrategia de la empresa para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, así como para mejorar la eficiencia y la flexibilidad de su sistema energético, ya que estas son un elemento clave para la integración de las energías renovables en la red eléctrica y para la estabilización del sistema, ya que permiten compensar las fluctuaciones de la producción de energía renovable.

Las baterías son una tecnología clave para avanzar en la descarbonización del sistema eléctrico español y en esta línea la compañía ha comenzado ya a tramitar los primeros proyectos de hibridación de baterías con fotovoltaica en España. Se trata de siete proyectos de estas características, de los que cinco se desarrollarán en Castilla-La Mancha.

De esta forma, en esta región se podrán almacenar hasta 100 MW de energía solar sobrante producida en los momentos de mayor capacidad de generación, para utilizarla cuando aumenta la demanda y los recursos renovables escasean, contribuyendo así a reforzar la calidad del suministro del sistema eléctrico español y permitiendo una mayor introducción de energía renovable en la red.

Estos cinco proyectos de hibridación solar con baterías que Naturgy construirá en Castilla-La Mancha, así como los de Tabernas I y II, en Almería, junto con la instalación de sistema de almacenamiento con baterías stand alone en Vigo (Pontevedra), serán las primeras infraestructuras de este tipo que la compañía instale en España. Fuera del país, cuenta ya con experiencia, puesto que el pasado mes de febrero puso en funcionamiento en Australia su primera instalación de estas características a nivel mundial, lo que supuso un hito histórico para la compañía en el negocio de las renovables.

Para el desarrollo de estos ocho proyectos de almacenamiento con baterías, que está previsto que se pongan en operación en 2025, Naturgy invertirá 117 millones de euros.

El almacenamiento, clave en el PNIEC

Estos sistemas de baterías permiten almacenar energía renovable para suministrarla cuando sea necesario en momentos de escasa producción, flexibilizando la producción de energía renovable y garantizando su integración en el sistema.

Según las proyecciones del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), en 2030 el mix energético estará compuesto en un 74% por energías renovables, donde las energías eólica y fotovoltaica tendrán un papel más relevante.

Esta situación plantea al sistema energético el reto de dotarse de herramientas de flexibilidad para gestionar la producción, acompasar generación y consumo, evitar caídas bruscas de la producción y dar capacidad firme al sistema.

En este escenario, el almacenamiento es clave en la seguridad y calidad del suministro, y por ello el PNIEC prevé la instalación de 2,5 GW de baterías y de 3,5 GW de bombeo hasta el 2030. Además, en febrero 2021 el Gobierno de España publicó su Estrategia de Almacenamiento Energético, donde las baterías estacionarias son una de las claves para la flexibilidad del sistema eléctrico.

Impulso a las renovables y compromiso con Castilla-La Mancha

Naturgy trabaja para impulsar su papel en la transición energética y en la descarbonización, con el ambicioso objetivo de alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050 y una potencia instalada de fuentes renovables cercana al 60%.

Actualmente, la compañía suma más de 5,5 GW de potencia en operación a nivel internacional y cuenta con una cartera de más de 195 proyectos en España, Australia y Estados Unidos.

En España, la compañía prevé iniciar a lo largo de este año la construcción de medio centenar de proyectos renovables en España, que suman una potencia acumulada superior a los 2 GW y que entrarán en operación entre 2023 y 2025.

En Castilla-La Mancha, la compañía iniciará este año la construcción de tres nuevas plantas fotovoltaicas de 50 MW en Ocaña (Toledo) y Zorita de los Canes (Guadalajara), reforzando así su compromiso con la transición energética en esta Comunidad, donde actualmente opera más de 1.000 MW eólicos, fotovoltaicos e hidráulicos en 26 instalaciones.

(Visited 317 times, 1 visits today)