fbpx
martes, 16 de julio de 2024
Detalle de la reunión entre Emiliano García-Page y Ximo Puig
Ximo Puig y Page en una imagen de archivo.
Acuerdo total de los dos presidentes - 20 enero 2018 - Valencia

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, han reclamado un nuevo sistema de financiación autonómica que blinde los servicios públicos básicos que prestan las comunidades autónomas y equipare a los ciudadanos independientemente de donde residan.

 


Ambos presidentes autonómicos han suscrito hoy, tras reunirse en el Palau de la Generalitat, una declaración conjunta sobre la reforma del sistema de financiación, en la que también coinciden en la «insuficiencia» de los recursos asignados por el actual modelo para dedicarlo a los servicios públicos.

El nuevo sistema de financiación -opinan- debe proporcionar estabilidad a la financiación al menos de la sanidad, la educación y los servicios sociales, y debe asegurar la aplicación efectiva de la lealtad institucional entre el Estado y las Comunidades autónomas, así como entre estas.

[ze_summary text=»Page: El Gobierno está agarrotado»]Page: El Gobierno está agarrotado[/ze_summary] 

El president de la Generalitat ha afirmado que no van a «bajar los brazos» ante estas reivindicaciones, en tanto que Page ha manifestado que el Gobierno está «totalmente agarrotado», una postura «propia de quien en los grandes problemas juega a lanzarlos a la generación siguiente».

También han coincidido en que es necesaria una armonización fiscal que evite la competencia desleal y en que se eliminen las entregas a cuenta del Gobierno a las comunidades como elemento «de chantaje político».

[ze_summary text=»Coinciden en señalar que los ajustes en las CCAA ha sido tres veces mayor que en la Administración central»]Coinciden en señalar que los ajustes en las CCAA ha sido tres veces mayor que en la Administración central[/ze_summary] 

Han denunciado que el esfuerzo en la reducción de gasto público ha sido desigual entre las Administraciones, y así las comunidades autónomas han soportado el 62,2 por 100, las corporaciones locales el 28,1 por 100 y la Administración central el 20,5 por 100 de los ajustes.

 

Pese a ello, las comunidades han aumentado su deuda, y en el caso de Castilla-La Mancha con el gobierno de Cospedal se ha duplicado en cuatro años, de 7.000 a 13.600 millones, ha señalado Page, quien ha reconocido que una de las fórmulas para restablecer el equilibrio sería incorporar la quita de la deuda a la negociación del nuevo modelo.

Puig ha insistido en que acordar posiciones dentro del debate de la financiación no es «ir contra nadie, sino a favor del sistema autonómico y de los ciudadanos», y ha criticado que el incumplimiento del Gobierno de cambiar el sistema en 2017 conlleva «un desgaste» en la confianza en las instituciones.

«Se trata de cumplir las leyes y la Constitución; existe el (artículo) 155, pero también el 156», ha manifestado Puig.

Page, escéptico ante un Gobierno «agarrotado»

Page se ha mostrado «escéptico» ante un Gobierno «agarrotado», con el que las comunidades se han comportado de forma leal en el conflicto de Cataluña pero no pueden estar «permanentemente a la espera» para abordar el problema. «Ni Cataluña puede ser la excusa para Rajoy en la solución del problema», ha agregado.

«Nosotros nos hemos comportado con enorme lealtad en el conflicto de Cataluña y en la inestabilidad de un año sin gobierno», ha dicho el presidente castellanomanchego, para quien el año 2017 «se ha aprovechado muy mal y muy poco» para la financiación autonómica.

A su juicio, ahora comienza un ciclo distinto en el que es razonable que se empiecen a abordar los problemas desde una dinámica cooperadora» entre las autonomías, mientras que el presidente valenciano ha defendido una cooperación y una intercomunicación más efectiva entre las regiones.

Ambos dirigentes han destacado las relaciones entre ambas regiones, una cuestión que tratarán en una próxima reunión que celebrarán en Toledo sobre el desarrollo económico y el empleo.

En la Comunitat Valenciana residen 215.000 personas de Castilla-La Mancha y el 10 por 100 de las ventas valencianas tienen como destino esta comunidad, el mismo porcentaje que las compras, según los datos ofrecidos por Puig.

[ze_summary text=»Page: la situación del agua es de emergencia en el país»]Page: la situación del agua es de emergencia en el país[/ze_summary] 

Por otro lado, el presidente de Castilla-La Mancha también se ha referido a la necesidad de abordar un debate para alcanzar un auténtico acuerdo nacional en materia hídrica y en el papel que tanto la región como la Comunitat Valenciana deben jugar al respecto. En este sentido, el presidente regional ha asegurado que “ambos presidentes mantenemos un objetivo común, que es intentar acercar posiciones”, a pesar del respeto mutuo por las diferentes opciones que se defienden desde los ejecutivos castellano-manchego y valenciano.

“La situación del agua es de emergencia en el país”, ha reconocido Page, quien también ha adelantado que el Gobierno de España está ya hablando con los diferentes partidos políticos para plantear escenarios si persiste la actual situación de déficit hídrico.

Necesidad de consenso

En cualquier caso, ha apostillado el presidente castellano-manchego, “para que pueda haber un acuerdo nacional, ese acuerdo necesita del consenso previo de Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia”; un escenario para el que García-Page ha mostrado su disposición a mantener los encuentros públicos y “discretos” que sean necesarios, bajo la base de los diferentes posicionamientos que existen en este momento. Se trata, además, de una “exigencia que nos está planteando Europa, el clima y la realidad”, ha remarcado.

Del mismo modo, ha reiterado que la necesidad de alcanzar este acuerdo pone de manifiesto que el llamado Memorándum del Tajo-Segura fue un pacto “estéril” y una “falsedad” y que, por tanto, “no existe política de acuerdo sobre agua en España”.

 

(Visited 46 times, 1 visits today)