Por debajo de la media nacional

La pensión media de jubilación en marzo en Castilla-La Mancha fue de 995 euros

Por comunidades autónomas, la pensión media de jubilación más alta se registró en el País Vasco (1.333,81 euros), seguido de Asturias (1.310,62 euros) y Madrid (1.272,28 euros)

Pensionista.

Castilla-La Mancha tuvo en marzo una pensión media de jubilación de 995 euros, inferior a la media nacional, que se situó en 1.079,16 euros mensuales y supuso un 1,94 por 100 más que en marzo del año pasado, según los datos que ha publicado hoy el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Por comunidades autónomas, la pensión media de jubilación más alta se registró en el País Vasco (1.333,81 euros), seguido de Asturias (1.310,62 euros), Madrid (1.272,28 euros), Navarra (1.223,17 euros), Cantabria (1.147,34 euros), Aragón (1.128,92 euros), Cataluña (1.097,71 euros), Castilla y León (1.058,17 euros), La Rioja (1.023,34 euros) y Canarias (1.012,70 euros).

La jubilación media más baja se dio en Extremadura (889,65 euros), Galicia (899,51 euros), Murcia (953,13 euros), Andalucía (972,85 euros), Comunidad Valenciana (984,36 euros), Islas Baleares (992,48 euros) y Castilla-La Mancha (995 euros).

En el ámbito nacional, el gasto en pensiones alcanzó los 8.946,9 millones de euros en marzo, lo que supone un 3,02 por 100 más que el mismo mes de 2017.

La pensión media de jubilación se situó en 1.079,16 euros mensuales, un 1,94 por 100 más que en marzo del año pasado.

En el ámbito nacional, el gasto en pensiones alcanzó los 8.946,9 millones

Por otro lado, la pensión media del sistema -que, además de la de jubilación, incluye las de viudedad, incapacidad permanente, orfandad y a favor de familiares- alcanzó los 933,37 euros, un incremento del 1,85 por 100 con respecto a marzo de 2017.

La Seguridad Social abonó en marzo 9.583.617 pensiones -un 1,15 por 100 más interanual- de las cuales más de la mitad correspondieron a las de jubilación (5.895.603), seguidas de las de viudedad (2.357.725), incapacidad permanente (949.714), orfandad (339.379) y a favor de familiares (41.196).

En lo que respecta a la cuantía, la mayor parte del gasto correspondió a las pensiones de jubilación (6.362,3 millones de euros), seguidas de las de viudedad (1.539,1 millones), incapacidad permanente (893,2 millones), orfandad (129,9 millones) y a favor de familiares (22,3 millones).

Dentro de la jubilación y diferenciada por regímenes, la pensión media más alta correspondió a la minería del carbón (2.137,83 euros mensuales), seguida de la de enfermedades profesionales (1.647,32 euros), la general (1.223,53 euros), la de trabajadores del mar (1.219,55 euros) y la de accidentes de trabajo (1.130,74 euros).

En el lado contrario, las pensiones más bajas fueron las del Seguro Obligatorio de Vejez y Enfermedad (380,65 euros) y las de trabajadores autónomos (720,09 euros).