domingo, 11 de abril de 2021
Javier Rodríguez Torres.
Javier Rodríguez Torres. Foto - Rebeca Arango
II Jornadas "Soy Mujer" (5) - 22 marzo 2019 - Toledo

“Fue en 2007 cuando, trabajando en mi tesis sobre las TIC, me planteé ser feminista y me hice feminista, porque vi la necesidad de investigar en ese campo. Las tecnologías tienen género masculino, y ese capítulo fue de los más valorados por el tribunal. Hay defectos en el sistema educativo y formativo y me planteé la radical igualdad de hombres y mujeres. Hace falta un cambio cultural, de organización, de gestión… Y recurro a que la educación siempre tiene un carácter moral que exige un compromiso de futuro a los profesionales”. Quien así habló es Javier Rodríguez Torres, profesor de Didáctica y Organización Escolar del departamento de Pedagogía de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), en su ponencia “Educación y género”. Ojo a lo que dijo sobre los micromachismos en la educación…

Es parte del testimonio que narró a los cerca de 300 estudiantes que se dieron cita en la UCLM durante la II Jornada “Soy Mujer”, que encastillalamancha.es organizó el jueves 14 de marzo y en la que actuaron como colaboradores el Instituto de la Mujer de la Junta de Comunidades, la Diputación de Toledo, el Ayuntamiento de Toledo, la UCLM y el Colegio de Enfermería de Toledo.

Rodríguez Torres participó en la segunda mesa, denominada “Avanzando en la igualdad”, en la que compartió experiencias junto a Charo Navas, directora provincial del Instituto de la Mujer de Toledo; Noelia Martín, vicedecana de la Facultad de Enfermería; Ana Carretero, vicerrectora de Estudiantes y Responsabilidad Social y doctora en Derecho; y Rocío Baquero, profesora de la Facultad de Ciencias Ambientales. Mesa que moderó Mar G. Illán, directora de este periódico.

Educación que tuvo como referencia “el artículo 14 de la Constitución. De ahí parto, y de la ley de igualdad efectiva para mujeres. Me tengo que comprometer a favor de la igualdad y empiezo a trabajar con compañeros, además de que hay gente que me anima a meterme en una asociación de mujeres investigadoras”.

Micromachismos, los pelos de punta, el modelo de la casita…

Y fue entonces, como docente, “cuando me doy cuenta de lo desastroso que es el currículo educativo. Un auténtico desastre, y nadie se da cuenta de ello. Que es, además, con lo que aprenden nuestros alumnos. Porque hay montones de micromachismos, no respetan nada con referencia al género, hay textos donde todos los referentes son masculinos, hasta los anatómicos, no ves un cuerpo femenino en un libro de anatomía. Y pienso… ¿Pero esto de qué va? Es más, el referente de la evolución humana siempre es masculino en cualquier libro de Ciencias, nunca femenino”.

A Rodríguez Torres le preocupa mucho “el análisis del currículo, soy muy pesado en eso con mis alumnos. Estamos analizando todos los centros de Educación Infantil de la la provincia de Toledo por si hubiera sesgos de mala práctica en cuanto a género. Porque en la mayoría de los centros se trabaja por el modelo de la casita, son macromachismos que los alumnos llegan a ver como normal… Y eso me pone los pelos de punta”.

Por eso tiene claro que hay que “trabajar el presente para ver el futuro. Me he puesto la tarea de garantizar una educación inclusiva y equitativa, que para mí es la palabra clave. Y mi meta es conseguir la igualdad pensando en las personas vulnerables, en la discapacidad… En discapacidad y mujer tenemos también mucho que avanzar”.

Y su decálogo de conclusiones sobre la II Jornada “Soy Mujer” es muy ilustrativo. Lean…

1.- Conservar la esencia de mujer para transformar, porque la desigualdad tiene muchas caras.

2.- Transformar las dificultades en oportunidades: búsqueda y empeño, darlo todo para vivir sueños.

3.- Ser mujer, madre y científica es posible, pese a todas las cargas. Nuestra propuesta para el empoderamiento, la necesidad de educación.

4.- Tomar el espacio público para visibilizarnos.

5.- Atajar una pandemia que afecta a 3.700 millones de personas, el virus EVA, ¿qué podemos hacer?

6.- Coherencia, asunción de retos, tenacidad y tomar partido para cambiar la sociedad.

7.- Destruir las estrategias de aislamiento con el apoyo de los contextos, los protocolos y la información.

8.- Sensibilización y prevención como itinerario inicial para enfocar y avanzar en igualdad.

9.- La privación de recursos legítimos desencadena otros tipos de violencia que dificultan derechos básicos, como la violencia económica.

10.- Se vislumbra un nuevo horizonte que pasa por ponerse las gafas que más nos descubran un futuro más igualitario y más femenino.