fbpx
martes, 30 de noviembre de 2021
Fotografía: Rebeca Arango
Paco de la Rosa 28/05/2021mayo 30th, 2021 - Toledo

¿Puede vivir dignamente una familia española hoy con 950 euros de ingresos al mes? Es la pregunta que nos invita a hacernos el secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa. Decidido a repetir cuatro años más al frente del sindicato, este albaceteño que lleva cotizando desde los 14 años y afiliado a Comisiones Obreras casi desde 1984, tiene claro que hay que seguir subiendo el Salario Mínimo Interprofesional. Lo pide por justicia y por sentido común. Acudirá al X Congreso Regional de COOO los días 16 y 17 de junio pidiendo apoyo para él y su nueva Ejecutiva, que será más pequeña y con algunos cambios, también en la estructura.

Sus mensajes son claros, rotundos y centrados en tres prioridades: una nueva subida del SMI, el apuntalamiento del sistema público de pensiones sin basarlo en prolongar la vida laboral y evitar que la precariedad sea la norma en el empleo del siglo XXI, especialmente con la juventud.


Este es el resultado de la entrevista que mantuvimos en su despacho de la sede de CCOO, situada en el corazón del casco histórico toledano, casi al final de una cuesta empinada. ¿Se ha acostumbrado a ellas un nativo del llano…? Sin duda.

Hacia un cambio de modelo productivo más verde

¿Por qué y con qué plan acude Paco de la Rosa al X Congreso para ser reelegido secretario general de CCOO en Castilla-La Mancha?

Me presento porque he sido animado por mis compañeros y compañeras de Ejecutiva y porque creo que nos quedan un montón de cosas por hacer. Hemos tenido un periodo de cuatro años complicado, pero que ha servido para reafirmar el papel del sindicato y de sindicalismo de clase. Me siento con fuerza para afrontar este nuevo periodo en el que vamos a tener que asumir el reto de ir a una transición de modelo ya anunciada, aunque precipitada por el Covid.

El tiempo de los combustibles fósiles ha finalizado y con ello hay que hacer un cambio de modelo productivo y de formas de vida. La agenda 2030 debería ser casi el catecismo de todos los que somos agentes económicos y sociales para transitar a otra forma de vivir, de producir, de reciclar… A una forma mucho más decidida de pensar en verde para que este plantea sea lo más sostenible posible y el mundo del trabajo tiene que adaptarse a esa realidad. Y los sindicatos tenemos que dar un salto cualitativo y cuantitativo.

Una Ejecutiva más pequeña, más eficiente

¿Qué planes tiene con respecto a la Comisión Ejecutiva que presentará al X Congreso?

Estoy haciendo una ronda con los diferentes dirigentes de las uniones provinciales y de las federaciones regionales. Sí puedo adelantarte que no quiero que sea un equipo excesivamente grande, si no dinámico, que exista complicidad entre las secretarías para que el trabajo sea lo más transversal posible.

¿Algún cambio relevante en la estructura?

La estructura del sindicato se asentará sobre dos columnas, una más interna y organizativa, con una coordinación; y otra coordinación que tendrá que ver con el diálogo social y la acción sindical. Quizás el cambio más importante es reorganizar todas nuestras secretarías para poder hacerlas más eficientes.

ERTE: «El objetivo era que el Covid no arrasara a la mayoría de las empresas»

La figura de los ERTE, un éxito del diálogo social, ha salvado probablemente cientos de miles de puestos de trabajo que hubieran sido despidos por la crisis desencadenada con la pandemia de coronavirus… 

Hay que adaptar la norma a la realidad de los sectores. Los sindicatos estamos en la clave de que hay que seguir protegiendo a los empleos más vulnerables, con mayor número de empresas con menor volumen, que son seguramente los que podrían enfrentarse al cierre si no somos capaces de darles esa cobertura. La normalidad en algunos sectores no ha llegado. Por ejemplo, en los servicios, como se ve en una ciudad como Toledo. La recuperación va a tener un pico importante, pero la capacidad de recuperar no va a ser la misma en las pequeñas que en las grandes empresas. El objetivo era que el Covid no arrasara con la mayoría de empresas de España y de esta comunidad.

¿Qué permanece y qué ha quedado arcaico del sindicalismo del siglo XX y del mercado laboral?

Lo que queda en esencia es la clase trabajadora y lo que ha cambiado o está empezando a cambiar son las formas de trabajar y de contratación. Pero somos clase trabajadora, en pugna diaria y permanente con otra clase, la empresarial, que al mismo tiempo es necesaria para los trabajadores. Los trabajadores no serían nada sin la empresa ni la empresa sin los trabajadores. En esencia la lucha de clases no varía, porque existe la tendencia perversa de que el cambio de modelo transite por lugares en los que los derechos están ausentes. Como hemos visto con los riders, que ya se están buscando fórmulas alternativas para burlar la sentencia que dice que deben ser dados de alta por la empresa de origen.

«Solo unos pocos privilegiados pueden cambiar de trabajo para progresar»

¿Ha cambiado el perfil de trabajadores y empresarios?

Está empezando a cambiar. El modelo de trabajador estándar, que debería ser el más razonable, el de un contrato indefinido en una empresa donde estar toda su vida laboral, está empezando a cambiar. Creo que el trabajador tendría que poder elegir si quiere pasar toda su vida en una empresa y si no es así, cuáles son las opciones.

No creo que todos los trabajadores busquen hoy una empresa para toda la vida, si no que muchos esperan cambiar y promocionarse en varias… Sobre todo la juventud y en especial en el sector de las tecnológicas.

Hemos tenido un mercado de trabajo que nos ha impedido transitar de una manera progresiva, porque normalmente las condiciones que uno tiene que asumir cuando cambia de trabajo son a la baja. Cambiar de trabajo para progresar es algo que está en manos solo de unos pocos privilegiados. Pero el caso más habitual es el de un trabajador joven que empieza en condiciones infrahumanas, como el ejemplo que poníamos del reparto. Nadie puede vivir con 400 euros al mes y además poniendo el vehículo, internet… Lo que queremos que ocurra es que los trabajadores puedan ir formándose para tener la oportunidad de transitar por el mercado de trabajo con la legítima aspiración de mejorar sus condiciones de vida.

«La patronal de Castilla-La Mancha es más reacia al cambio»

¿Ha cambiado el perfil del empresario? ¿Más joven, más formado, más respetuoso con las condiciones laborales…? ¿O no es así en su opinión?

Con carácter general, la patronal de Castilla-La Mancha parece que es más reticente al cambio. Se han acostumbrado a una fórmula de empresa que cada vez es menos competitiva…

¿Se refiere sobre todo a las micropyymes…?

Claro… tienen pocas posibilidades de supervivencia si no afrontan cambios radicales en su forma de producir, distribuir, darse a conocer y generar bienes y servicios. Es muy de aquí tener empresas de tradición familiar, a las que todos aplaudimos y premiamos, pero tienen que dar un salto cualitativo en cuanto a la dirección de a la empresa, no podemos parecernos a la empresa de nuestros abuelos. Creo que es clave que los nuevos empresarios tengan como cómplices a sus trabajadores.

Las grandes empresas tecnológicas tipo Google han tenido siempre una gran complicidad con sus trabajadores que les ha hecho situarse en lugares preminentes en su mercado.

Complicidad es la palabra…

Sí, tan importante como la que debe haber entre la Cecam y los sindicatos. El diálogo social nos ha llevado a ser un país que a pesar de que arrancó muy tarde su camino hacia el futuro hemos sido capaces de equipararnos en muchos espacios y sectores a empresas europeas.

«El Covid ha sido un pretexto más para utilizar la parte más fea de la política»

¿Ha descubierto ya por qué es posible que empresarios y sindicatos sean pacten figuras tan importantes como los ERTE y en la política sea imposible, aunque la situación sea de emergencia? En ese sentido, ¿se sienten un poco huérfanos los agentes sociales?

No tanto huérfanos como cabreados. Parece que los ciudadanos nos hemos acostumbrados a que estas cosas ocurran. CCOO, UGT y la patronal estamos acostumbrados a entendernos. Incluso hemos llegado a acuñar frases como la de que estamos condenados a entendernos; pero es que la realidad es tozuda, la supervivencia del sector productivo en este país desde que tenemos uso de razón democrática solo ha tenido momentos positivos cuando nos hemos entendido. Es imposible que un sector funcione sin negociación colectiva, que ha sido el maná caído del cielo para trabajadores y trabajadoras. En pandemia no podía ser de otra manera, aunque es verdad que hemos tenido un Gobierno propicio que ha puesto sobre la mesa muchos miles de millones de euros para que los ERTE pudieran ser una realidad. El Covid ha sido un pretexto más para utilizar la parte más fea de la política, que es intentar machacar al enemigo político, al que gobierna que es el que más se desgasta, y más en una pandemia como esta no conocida por ninguno de nosotros. La política tiene todavía mucho que aprender, no solo de los agentes sociales, si no también de otros países.

La oposición tiene que servir para confrontar modelos, pero en momentos de dificultad no puede servir para derrocar gobiernos si no para fortalecerlos, porque un gobierno fortalecido en un momento como este no hace sino gestionar mejor. La crítica y el ataque no pueden ser las únicas armas. Parece que seguimos empeñados en que las siguientes elecciones tengan menos participación que las anteriores y eso es un demérito de los que hacen política.

«Sabíamos que la gente lo estaba pasando muy mal y necesitaba consensos»

¿Es generosidad del Gobierno de Castilla-La Mancha o habilidad de empresarios y sindicatos haber conseguido un número mayor de acuerdos y ayudas para pymes y autónomos durante la pandemia?

Tanto el Gobierno, como Ángel Nicolás por Cecam, la gestora de UGT y yo mismo hemos tenido muy claro que teníamos que avanzar en llegar acuerdos para intentar echar una mano en la medida de nuestras posibilidades y en un momento que se estaba pasando muy mal. Se ha intentado buscar fórmulas para las empresas, para los autónomos, para los trabajadores, para la posibilidad de conciliar la vida y el trabajo, para adaptar a nuevas fórmulas de trabajo como el teletrabajo. Creo que todos hemos sido generosos y todos hemos tenido que ceder porque seguramente nos hubiera gustado conseguir un poco más para nuestros colectivos. Hemos dado un ejemplo de entendimiento y diálogo, también a otras comunidades autónomas donde seguramente no ha sido tan fácil.

Éramos conscientes de que la gente lo estaba pasando muy mal y necesitaba que los discursos fueran uniformes y los consensos generales. Hacerlo de otra manera hubiera sido un error garrafal y yo no me hubiera visto cómodo en una fotografía de confrontación. Tiempo habrá para criticar lo que se haya hecho mal, ahora tocaba arrimar el hombro.

¿Quién controla a la banca?

¿Escapa la banca al control sindical y al consenso social de mantener el empleo y más en empresas con importantes beneficios con subidas de sueldo a sus máximos ejecutivos?

Me sorprende mucho que cada mañana los telediarios no abran diciendo que una empresa de banca con pingües beneficios hasta en los peores momentos suba de manera escandalosa los salarios de sus directivos y al mismo tiempo despida a personas o deteriore el servicio a sus usuarios. Entiendo que la banca on line tiene que ser una realidad en los hogares de todos; es más, hay aplicaciones que facilitan mucho cualquier tipo de operación y que cualquier persona puede hacer. Pero eso no justifica que la banca sea uno de los grandes lobbies de presión que tiene cualquier gobierno nacional o internacional. El mundo está en manos de la banca y ha sufrido mucho por los desmanes de la banca. La banca ha sido rescatada en este país con los riñones de todos…

La banca no, las cajas de ahorro… Fueron las cajas, generalizadamente…

Es verdad, la mayoría eran cajas; pero los sistemas financieros nos han hecho pasar por situaciones muy complicadas, han generado millones de despidos…

«La legislación es la única solución para meter en vereda a la banca»

¿Cómo se para eso?

Eso solo cambia de una manera, empezando por Europa. La legislación es única solución para controlar a estas empresas y a otras que se dedican a evadir impuestos. Los políticos necesitan tener leyes que puedan meter en vereda a este tipo de empresas que se escapan al control social y político. Los políticos están inermes ante el poder económico ante las grandes entidades financieras. En su tendencia de fusión se hacen aún más fuertes y poderosos. Pero la legislación podría controlar todo eso: qué fiscalidad tienen que tener, qué servicios deben prestar obligatoriamente… porque conseguir efectivo puede ser imposible en una zona rural por la desaparición de las oficinas. ¿Es razonable que alguien tenga que pagar por tener su propio dinero en una entidad financiera? Si no compras un seguro o te haces un plan de pensiones te pueden cobrar por especular con tu propio dinero… ¿Por qué los telediarios no abren diciendo que es una vergüenza absoluta que el director de la última fusión de Caixa se suba no sé si un 300 o un 100 por 100 el sueldo mientras la mismo tiempo se está despidiendo a trabajadores? Luego se justifica diciendo que es la media mundial que cobra un consejero delegado.

«La condición natural de un trabajador es tener un empleo estable, no la precariedad»

 ¿Qué dicen los delegados sindicales de Comisiones Obreras de la situación y la realidad hoy de las empresas en Castilla-La Mancha?

Son conscientes de que la post pandemia puede acarrear una pérdida de condiciones y una pérdida de empleo. Están muy preocupados, como lo estamos todos, sobre lo que va a ocurrir con esa reforma laboral que no llega. Necesitamos alcanzar a un acuerdo cuanto antes para apuntalar nuestro sistema de pensiones. Y nos preocupa mucho que no vayamos situando los niveles de supervivencia mínima en unos salarios mínimos que vayan avanzando. Es verdad que hemos tenido un avance exponencial, pero es que con poco más de 900 euros las familias no pueden vivir. Invito a cualquiera de los que lo critican a vivir aunque sea solo un mes con 950 euros una familia. Países vecinos como Francia tienen un salario mínimo por encima de 1.200 euros. Y preocupa saber qué va a pasar en el futuro, cómo nos vamos a enfrentar a esos cambios que se avecinan y sostener el empleo. Nos preocupa que la digitalización de los sistemas productivos vaya a tener consecuencias en la destrucción de empleo que no se vaya a convertir en la creación de otro nuevo. Nos preocupa que cómo vaya a ser capaz de encontrar un nuevo puesto de trabajo la banda de personas analógicas y cómo van a ser capaces esas empresas de adaptar ese trabajo al futuro.

En aquellos sectores donde la tecnología disruptiva es una realidad ya, ¿vamos a un mercado laboral donde los menores de 30 son empleo precario y los mayores de 50 son parados?

Eso es lo que tenemos hoy. Quiero pensar que de cabeza vamos a lo contrario, a que la condición natural de un trabajador es tener un trabajo estable y a que la legislación nos diga que no es la precariedad lo que marca el mundo del trabajo, sino la estabilidad. Las empresas que tienen empleo estable son la que tienen mayores beneficios, en cualquier rango de volumen de trabajadores y facturación.

El apuntalamiento del sistema de pensiones no puede ir en la línea de prolongar la vida laboral, si no en permitir que los jóvenes se incorporen al mercado de trabajo. Pronto va a entrar el baby boom, los nacidos en los 60 y primeros años de los 70, que es verdad que es la generación más numerosa, pero es que llevamos muchos años de cotización, mucha gente desde los 14 años.

«Insostenible no está en el vocabulario de CCOO referido a las pensiones»

¿Cómo se hace sostenible un sistema en el que cada vez se cotizan menos años, menos gente y se cobran prestaciones más tiempo, más gente?

Desde luego Comisiones Obreras no se ha inventado la palabra insostenible. No es algo que esté en nuestro vocabulario. ¿Por qué cuando hablamos del sistema público de pensiones decimos que es insostenible? Las pensiones son un servicio esencial que debe prestar un estado a sus ciudadanos para garantizar una vida digna a personas que ya no están en condiciones de trabajar. Están consagradas en nuestra Constitución. Nuestro sistema público de pensiones es perfectamente sostenible si lo que conseguimos es que los ingresos sean suficientes. ¿Por qué vías? Fundamentalmente por la cotización, pero tenemos que hacer que las personas coticen por lo que realmente cobran, también los trabajadores por cuenta propia, porque con los trabajadores por cuenta ajena es muy facilito. En muchos países europeos hay complementos presupuestarios para garantizar las pensiones, como para cualquier otro servicio esencial, como la Sanidad.

El sistema público de pensiones tiene que tener la garantía de sostenibilidad, porque es un bien de los ciudadanos. Solo con sacar fuera a todos los funcionarios que gestionan el sistema bastaría, como ocurre en otros países. En las negociaciones con el Gobierno ya hay un compromiso puntual de ingresar 13.900 millones, con el compromiso de llegar a otros 7.000 más. Si saneamos el sistema eliminando prestaciones que no tienen que ver con él, como las contributivas… Con todo eso no es insostenible. Y si lo fuera, la Constitución dice que el Estado debe garantizar una pensión a cualquier ciudadano.

«Lo mejor que les puede pasar a los trabajadores es la unidad sindical»

¿Paco de la Rosa cree que cobrará una pensión similar a la que se paga ahora o se está haciendo un plan privado por si acaso?

Estoy absolutamente convencido de que voy a cobrar una pensión acorde a la cotización de los últimos años. Estoy convencido de que el diálogo social va a dar ese fruto, no podemos renunciar a ello. Es mentira que sea insostenible.

¿Cómo son las relaciones con UGT tras la renovación y elección de Olga Arribas como secretaria general en CLM?

Olga Arribas y yo nos hemos echado todos los piropos del mundo, hemos manifestado los dos que somos parte de la misma moneda. Lo mejor que quizás hizo el sindicalismo hace casi 30 años fue la unidad de acción, que es lo mejor que le puede pasar a los trabajadores. Estoy seguro de que vamos a llevarnos muy bien y trabajar mucho juntos.

“Vamos a pedir que todas las nuevas plazas en residencias sean públicas, no concertadas”

Paco de la Rosa.

Paco de la Rosa.

(Visited 386 times, 1 visits today)