fbpx
lunes, 22 de julio de 2024
Alcalá del Júcar
Alcalá del Júcar. Foto: Turismo Castilla-La Mancha.
Castilla-La Mancha en Primavera - 22 febrero 2023 - Toledo

Viajar es un placer. Da igual el día que elijas, la estación, el momento… y si me apuras, hasta el lugar. Porque siempre vas a disfrutar y nunca lo olvidarás. Nadie duda de que España son algo así como 17 países en uno solo… Con su gastronomía, culturas, costumbres y tradiciones propias. Y lo mismo podemos decir de Castilla-La Mancha, cinco provincias a cada cual más «rica» en patrimonio, en empatía, en callejeo, en… En definitiva, en lo que al final busca el viajero: disfrutar de la tierra, de la piedra, de la gente, del momento… Volver a su casa con esa sensación de… ¡Cómo me ha gustado!

Os vamos a proponer 10 citas ineludibles si quieres conocer un poquito más de esta comunidad autónoma. Sí, son solo 10, podrían ser muchos más, por lo que agarra tu mochila, cárgala de buenas intenciones y ponte las zapatillas de la ilusión, esas que caminan solas cuando estás en el lugar adecuado. Y, sobre todo, abre los ojos y la mente… ¡Disfruta!


Algunas de ellas, Patrimonio de la Humanidad. Palabras mayores. O, lo que es lo mismo, esos lugares, monumentos o conjuntos que tienen un valor universal excepcional. Y que, seguro, no te van a dejar indiferente.

Toledo, una ciudad para perderse

De Toledo se ha escrito prácticamente todo. Es una referencia mundial, es Patrimonio de la Humanidad. Su casco histórico, el más grande de España y segundo de Europa, es imponente por su historia, su monumentalidad y su valor artístico. Crisol de las religiones y civilizaciones más importantes, sede y cuna de reyes y musa de artistas e intelectuales, Toledo es fuente de leyendas y destino inevitable del viajero que busca lugares únicos, cargados de memoria y donde las piedras hablan.

10 lugares monumentales de Castilla-La Mancha para disfrutar, en imágenes

Desde que Alfonso VI reconquistara Toledo… Aquí nació Alfonso X El Sabio, convivieron cristianos, judíos y musulmanes, es ciudad de la tolerancia, tiene visitas patrimoniales para varios días, El Greco la pintó y la hizo un poco más inmemorial, Garcilaso de la Vega la escribió y Federico Martín Bahamontes la televisó.

Puertas, murallas, museos, cobertizos, plazas… De la Catedral a la judería; pasión, silencio, cirios y piedra; conventos y palacios; acero, oro y bocados de mazapán… Y su Corpus, especial. Todo ello bañado por el río Tajo. Una ciudad museo, se mire por donde se mire. Con olor, sabor y color.

Para saber todo, o casi, de la ciudad de Toledo, pincha en este enlace.

Mezquita del Cristo de la Luz. Foto: Rebeca Arango.

Mezquita del Cristo de la Luz. Foto: Rebeca Arango.

Cuenca, la ciudad que no se resume, nos resume ella

Si vas a Cuenca pensando que en dos horas has solucionado tu curiosidad viajera, creo que te confundes. Porque Cuenca es apta para reposar, para diseccionar sus calles, ilusionarte con el sol de la mañana, maravillarte con su luz nocturna y disfrutar cada momento del día. Ciudad de callejones, fachadas y callejuelas, nunca puedes tener prisa en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Ciudad con arte en su historia y con arte abstracto contemporáneo, se asoma al río Júcar colgada desde la pared que la mantiene. Que invita desde su percha a transitarla con calma, degustarla y llevársela prendida. Cuenca es la ciudad que no se resume, nos resume ella y nos hace vulnerables ante su esplendor y su belleza.

Imprescindibles el Museo de Arte Abstracto, la Catedral y el Parque Natural Serranía de Cuenca. Solo tres ejemplos, podríamos poner muchos más. Si vas con niños y quieres ver su cara de asombro, llévalos al Museo de Paleontología y al Museo de las Ciencias.

Mención especial para las Casas Colgadas, probablemente el edificio (en exterior) más conocido de la ciudad. Tres antiguas casas palaciegas restauradas en el siglo pasado, en dos de ellas se sitúa en Museo de Arte Abstracto; el puente de San Pablo, las hoces de los ríos Júcar y Huécar, la Plaza Mayor…

Y el río que nos lleva…

Para saber todo, o casi, de la ciudad de Cuenca, pincha en este enlace.

Casco antiguo de Cuenca. Foto: David Romero.

Casco antiguo de Cuenca. Foto: David Romero.

Minas de Almadén, Parque Minero, una asombrosa aventura

¿Quieres ver el interior de una mina? ¿En Castilla-La Mancha? Sí. Y si además te cuento que la zona de la que hablamos, el Parque Minero de Almadén, incluye los principales bienes españoles inscritos en la lista de Patrimonio Mundial con el nombre de «Patrimonio del Mercurio. Almadén e Idrija», pues…

Almadén (Ciudad Real) cuenta con un centro temático en el que exhibe su historia. Un Parque que nos da la posibilidad de contemplar las técnicas del proceso que sustentó la actividad industrial durante siglos. Visita al Museo del Minero o al Museo Histórico-Minero Francisco Pablo Holgado. Es la historia de Almadén, que en los siglos XIX y XX fue líder mundial en producción y venta de mercurio.

Fue en 2003 cuando la mina cesó su actividad, acometiendo la ciudad un proceso de reconversión y regeneración productiva.

Sinceramente, si quieres vivir una aventura asombrosa e inesperada, este es el lugar que buscabas.

Para saber todo, o casi, del Parque Minero de Almadén, pincha en este enlace.

Arte rupestre en Castilla-La Mancha, la huella visible

Arte rupestre: «Dibujo o boceto que existe en algunas rocas o cavernas, especialmente los prehistóricos». ¿Y si te cuento que en Castilla-La Mancha hay documentados más de 400 lugares con manifestaciones rupestres? Impresionante, ¿verdad?

Podemos destacar algunos de ellos, como la Cueva de la Vieja, en Alpera (Albacete), más de 100 figuras del arte levantino con motivos figurativos de hombres, mujeres y animales. La cueva es Patrimonio de la Humanidad.

O la Cueva del Niño, en Ayna (Albacete), de 60 metros de profundidad. Hay 22 figuras del arte paleolítico. También es Patrimonio de la Humanidad.

Sin olvidar Abrigo Grande, en Minateda (Albacete), una pequeña cueva de 20 metros de anchura por 4 de altura con nada menos que 600 imágenes pintadas: animales, entre ellos un gran toro, arqueros, una mujer que lleva de la mano a un niño o niña. Considerado uno de los yacimientos de arte rupestre más importante de la Península, es Patrimonio de la Humanidad.

Son solo tres ejemplos, pero podríamos citar también Solana de las Covachas, en Nerpio (Albacete); La Batanera, en Fuencaliente (Ciudad Real); Peña Escrita, en Fuencaliente (Ciudad Real); Abrigo de Selva Pascuala, en Villar del Humo (Cuenca); Abrigos de Peña del Escrito, en Villar del Humo (Cuenca); Cueva de los Casares, en La Riba de Saelices (Guadalajara); o Estación Rupestre de Casa del Oro, en Quero (Toledo).

Y otros muchos más…

Para saber todo, o casi, del arte rupestre en Castilla-La Mancha, pincha en este enlace.

Cuevas de Ayna, con pinturas rupestres. Foto: Turismo Castilla-La Mancha.

La Arquitectura Negra, mejor ve y que nadie te lo cuente

La Arquitectura Negra. Estamos en las tierras altas del noroeste de la provincia de Guadalajara y atravesaremos varios pueblos, muy pequeños pero muy singulares, que conforman un conjunto muy singular porque las lajas de pizarra negra se utiliza, sí o sí, en la construcción de sus edificios. Y que tiene un atractivo muy, pero que muy particular y reconocible.

Cogolludo, Retiendas, Campillejo, El Espinar, Campillo de Ranas, Robleluengo, Majaelrayo, Almiruete, Palancares, Valverde de los Arroyos, Umbralejo, Matallana…

Zonas boscosas, hayedos, pinares de pino silvestre, enebrales… Con una riqueza faunística sin igual, donde podrás contemplar águilas reales, halcones peregrinos, buitres leonados, búhos reales, corzos, zorros, gatos monteses…

Mejor ve y que nadie te lo cuente, mejor disfruta un paso tras otro, ojos abiertos, los sentidos en alerta…

Para saber todo, o casi, de la Arquitectura Negra, pincha en este enlace.

Arquitectura negra en la provincia de Guadalajara. Foto: Sara M. Trevejo.

Arquitectura negra en la provincia de Guadalajara. Foto: Sara M. Trevejo.

Consuegra, gigantes de brazos largos que vigilan desde lo alto

«Porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren 30 o pocos más desaforados gigantes…».

«¿Qué gigantes?», dijo Sancho.

«Aquellos que allí ves -respondió su amo-, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas…».

Hasta aquí la cita de El Quijote.

Esos gigantes que eran molinos de viento. Como los de Consuegra (Toledo), sobre el cerro Calderico, una estampa de cuento pero que es real. «Estos 12 gigantes han vigilado desde lo alto el devenir de Consuegra y sus gentes. Algunos con una antigüedad que se remonta al siglo XVI», afirman en la página web oficial de la localidad.

Quien piensa en Consuegra lo hace en sus molinos y en Cervantes. Pero esta localidad toledana tiene mucho más que ver y saborear. El castillo, la Casa de la Tercia, la Plaza Mayor…

Para saber todo, o casi, de Consuegra, pincha en este enlace.

Fotos: Sara M. Trevejo.

Almagro, ¡puro teatro!, pero del bueno…

Hablar de Almagro (Ciudad Real) es, sobre todo, hacerlo de teatro. ¡Puro teatro! Pero del bueno… Su Festival Internacional de Teatro Clásico está considerado como el mayor centro mundial de creación teatral y pensamiento de los siglos XVI y XVII en el mundo hispano. Y su Corral de Comedias (no te lo pierdas) es el único que se ha conservado intacto y en activo hasta nuestros días. Un festival que llega cada julio a una monumental ciudad, durante 25 días y en unos 20 espacios diferentes. Sí, es único…

Como su Museo Nacional del Teatro, que es un viaje por la historia de las artes escénicas de España. En los Palacios Maestrales, al lado de la Plaza Mayor, cuenta con más de 8.000 obras sobre papel, colecciones de pintura, escultura, fotografías, maquetas, programas y trajes. Y en su claustro mudéjar se realizan exposiciones temporales, representaciones teatrales y talleres pedagógicos.

Cuando salgas, aprovecha para ver la Plaza Mayor, de planta rectangular, irregular, con soportales de columnas de orden toscano bajo galerías… Entras y te transportas al pasado.

Almagro merece una visita pausada, disfrutar por sus calles, comerse una berenjena, sentirte protagonista de una de sus obras… No te arrepentirás.

Para saber todo, o casi, de Almagro, pincha en este enlace.

Almagro, Ciudad Real. Foto: © Turismo de Castilla-La Mancha / David Blázquez.

Sigüenza, te entrará por los ojos…

Celtíberos, romanos, visigodos y árabes. Sigüenza (Guadalajara) bien vale una visita porque te vas a encontrar con una ciudad que ya habitaron en el Paleolítico y en el Neolítico. Las diferentes capas de la historia en sus rincones, calles, piedras… Llegas y verás una Sigüenza medieval que te llenará los ojos.

Con su imponente castillo en lo alto, tienes que ver el Doncel de Sigüenza, quien reposa en la Catedral, «la más bella escultura fúnebre de España», en boca del gran filósofo y ensayista José Ortega y Gasset; los restos de las murallas y, por supuesto, la Catedral en su conjunto. No te olvides, por cierto, de entrar en la iglesia de Santiago, que acoge el Centro de Interpretación del Románico de Guadalajara.

Plaza Mayor, Barrio Humanista, Palacio Episcopal… Y el mejor consejo cuando llegamos a una ciudad con tanta historia: que tus pasos te lleven allá donde tu mirada alcance, piérdete por sus calles porque seguro que volverás a encontrarte y lo que verás te sorprenderá aún más…

Para saber todo, o casi, de Sigüenza, pincha en este enlace.

Sigüenza, Guadalajara. Foto: Rebeca Arango.

Alcalá del Júcar, las casas «escarbadas» en la montaña…

Está considerado como uno de los 35 pueblos más bonitos de España y, por lo tanto, también lo es del planeta. Y si crees que exageramos, solo tienes que pasarte, efectivamente, por Alcalá del Júcar (Albacete), declarada Patrimonio Histórico-Artístico gracias a la belleza de sus casas «escarbadas» en la montaña, que hacen que tu mirada se pierda en el espacio durante unos segundos, y a su castillo del siglo XII.

Es uno de los destinos preferidos para hacer turismo rural, donde podrás planearte un fin de semana aventurero. Parajes naturales, casas cueva, monumentos… Es, probablemente, el pueblo más pintoresco de la provincia de Albacete.

A orillas del río Júcar, su curso forma una garganta que dibuja un sinuoso paso que le da una belleza especial a la silueta de la localidad. Las casas por encima terminan de conformar una fotografía que nunca se te olvidará.

Para saber todo, o casi, de Alcalá del Júcar, pincha en este enlace.

Alcalá del Júcar (Albacete). Foto: Turismo Castilla-La Mancha.

Alcalá del Júcar (Albacete). Foto: Turismo Castilla-La Mancha.

Belmonte, el susurro de los siglos está por unas calles de cine

El susurro de los siglos se hace presente por sus calles, a los pies del castillo, imponente, con mando, en lo alto, clara referencia de una localidad llamada Belmonte (Cuenca) llena de piedra y cultura. Pueblo de ensueño, la muralla cuenta con tres puertas de entrada al núcleo urbano.

Belmonte es internacional y el cine la busca. De hecho, sirvió como escenario para el rodaje del torneo a caballo en la película «El Cid»; por aquí pasaron también los actores y actrices de «El crimen de Cuenca», de la siempre recordada Pilar Miró; o una de las numerosas versiones que se han rodado del Quijote, la protagonizada por Carlos Iglesias y Juan Luis Galiardo.

Tienes que patearte Belmonte. Su exterior y sus interiores. El castillo, antes citado, la colegiata de San Bartolomé, el Palacio de Buenavista, la Casa de Comedias… Belmonte, «monumental y gloriosa», cuando vayas por primera vez siempre querrás volver.

Para saber todo, o casi, de Belmonte, pincha en este enlace.

Foto: Turismo Castilla-La Mancha.

Hospederías de CLM, ideal para alojarse

Si quieres que tu experiencia sea más completa, puedes mirar en la página de Hospederías de Castilla-La Mancha si cerca del sitio que visitas hay una de las hospederías de la región. La marca impulsada desde Turismo de CLM para distinguir algunos alojamientos singulares, en enclaves especiales. Calidad, buen gusto y una experiencia que engrandecerá la del viaje si optas por una hospedería.

La gastronomía, seña de identidad de Castilla-La Mancha

La gastronomía es otra de las señas de entidad de la región, con una despensa inagotable, ligada a la tierra, a la cocina de raíz y a la mejor tradición culinaria española fusionada con la aportación de los grandes chefs nacionales del momento. Producto y técnicas ancestrales son ingredientes de una gastronomía que llega al plato convertida en cocina de calidad, diversidad y a prueba de todos paladares.

No en vano, Castilla-La Mancha tiene 11 restaurantes distinguidos con Estrella Michelín, dos de ellos con doble estrella. Otros tantos con soles Repsol y decenas con la calidad suficiente como para acogerse a la marca gastronómica Raíz Culinaria, que la comunidad autónoma ha impulsado para distinguir a todos los restaurantes cuyos fogones representan lo mejor de la cocina de Castilla-La Mancha.

Vayas donde vayas de la región encontrarás un restaurante del sello Raíz Culinaria y estrellas Michelín en las provincias de Toledo, Albacete, Ciudad Real y Guadalajara. En este enlace puedes ver el que te pilla en la zona que visitas y el que se adapta mejor a tu bolsillo. ¡Buen provecho!

Los 11 restaurantes con estrella Michelin en CLM

  • Maralba, de Fran Martínez, en Almansa (Albacete), dos estrellas Michelin.
  • Iván Cerdeño, Toledo, dos estrellas Michelin.
  • El Molino de Alcuneza, de Samuel Moreno, en Sigüenza.
  • El Doncel, de Enrique Pérez, en Sigüenza.
  • El Bohío, de Pepe Rodríguez, en Illescas.
  • Raíces, de Carlos Maldonado, en Talavera.
  • Retama, de Javier Aranda en la localidad de Torrenueva (Ciudad Real).
  • Coto de Quevedo, José Antonio Medina, en Torre de Juan Abad (Ciudad Real).
  • Ancestral, Víctor Infantes, en Illescas (Toledo).
  • Oba-, de Javier Sanz y Juan Sahuquillo, en Casas Ibañez.
  • Ababol, de Juan Monteagudo, de Albacete.

Acción patrocinada por:

(Visited 8.648 times, 1 visits today)