fbpx
martes, 5 de marzo de 2024
Audiencia Provincial de León, donde se celebra el juicio.
Audiencia Provincial de León.
Se enfrenta a 10 años de cárcel - 29 mayo 2023 - León

Un sacerdote de Toledo, para quien la fiscalía pide una pena de 10 años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales, ha negado este lunes los cargos en la primera jornada del juicio que se sigue contra él y ha explicado que la supuesta víctima, que entonces era menor de edad, sufre trastornos de personalidad con un desmedido interés por llamar la atención.

El supuesto primer abuso fue en La Bañeza (León)

El juicio ha comenzado este lunes en la Audiencia provincial de León al dictaminarse durante la instrucción que el primer abuso tipificado como tal se cometió en la localidad leonesa de La Bañeza durante unos ejercicios espirituales.


El acusado ha negado los hechos y ha insistido en que el menor que lo denunció es una persona problemática que buscó su apoyo al sufrir acoso por parte de sus compañeros en el seminario menor de Toledo en el que estudiaba.

La supuesta víctima ha relatado que los abusos comenzaron en 2005 y se prolongaron hasta 2007, cuando tenía entre 14 y 16 años, y que los más graves tuvieron lugar en La Bañeza durante unos ejercicios espirituales que duraron 8 días, aunque habían comenzado antes en el seminario y durante un viaje a Valencia para asistir el Encuentro de las familias que se celebró en julio de 2006.

El cura se fue ganando su confianza y…

Ha explicado que el cura se fue ganando su confianza y que los abusos comenzaron poco a poco y se fueron intensificando y haciendo más graves con el paso del tiempo.

También ha incidido en que los abusos que sufrió le causaron desconcierto y no supo entender muy bien lo que estaba pasando porque el cura la repetía que lo que hacían era lo normal entre personas que se querían como era su caso.

Igualmente, ha desvelado que lo sucedido le sumió en un estado de depresión y ansiedad por el que lleva muchos años en tratamiento.

El cura fue apartado de sus labores

Ha declarado que denunció a otro sacerdote lo sucedido en 2009 pero al comprobar que no se tomaban medidas optó por llevar el caso a la justicia en 2016.

Durante la instrucción del caso, el acusado fue apartado de sus labores docentes por la Diócesis de Toledo y paso temporadas en el seminario de Moyobamba, en Perú.

(Visited 551 times, 1 visits today)